viernes, 14 de septiembre de 2012

Ensoñación 14ª - Anticipo trémulo

Yukino - El otro día vi Los Juegos del Hambre.

Ace de Corazones - Ja.

Y - Desde entonces, estoy enganchada a los libros que es cosa mala. ¿Te he comentado que adoro a Peeta? ¡Y a Finnick!

Ace de ♥² - Ja, ja.

Y - Este miércoles mismo me acabé el primer libro, y debo decir que, así como yo soy una autora más bien complaciente, Suzanne Collins es una auténtica sádica. Soy consciente de que soy la mar de emocional, que es fácil hacerme sufrir con el sufrimiento de los personajes... ¿¡pero se puede saber por qué me rodean los sádicos?! ¡Ni que fuera un imán!

Ace - Ja, ja, ja.

Y - ¡No te consiento que me hables sin exclamativos!

Ace - ¡Ja, ja, ja!

Y - No lo soporto más: así no hay quien se concentre. No puedo permanecer empotrada contra el banco eternamente. Cuando dije que iba a dedicar atención a mis chicos de pesadilla que todo lo saben ¡no me refería a esto!

Sombra de Sombrero - [Arrodillado y abrazándola por la cintura, con la cabeza y más concretamente el oído pegado a su vientre] No me voy a mover, señorita.

Y - ¡No vas a escuchar nada! ¡Ni siquiera tengo el hambre necesaria para componerte una sinfonía orgánica!

SS - Shhh.

Y - [Gime] ¡Ighm! [Ruborizada hasta la cúspide de sus orejas, con el ceño fruncido, tan disgustado como preocupado, y apretando los dientes. Hay que añadir que sus manos y más concretamente sus dedos se enredan en esa oscura cabellera que no se despega de ella]

Ace - [Y él sentado a su vera] ¡Cómo habrá acabo así!

Y - ¡No te atrevas a ayudar al narrador! ¡No hace falta! ¡No viene a cuento! ¡Nadie tiene por qué saberlo!

Hará quince minutos...

Y - ¡Eh!

...porque SÍ viene a cuento...

Y - ¡Cariño!

M - ¡Aléjate de mí!

Y - ¡Espera, espera! ¡Ya me he matriculado para este segundo curso universitario! ¡Cariño! ¡No te vayas, que te vas a alegrar con la sorpresa que me llevé ayer! ¡Me han rebajado 303,24€ el precio de la matrícula! ¡Por las dos matrículas de honor que saqué el curso pasado! ¡Por fin estudiar sirve para algo inmediato! ¡Y lo mejor es que mis padres dicen que es mío, que me lo he ganado! Bestia Parda no tardó en interesarse por tan maravillosa noticia exclamando que la próxima vez que salgamos invito yo. Y así fue...

¡Portazo!

Y - [Enganchada a la puerta] Sigue siendo cara porque cuesta más de mil euros, pero un dinero nos hemos ahorrado. Ya comenzaba a pensar que nos iba a costar dos mil mínimo, teniendo en cuenta la subida del IVA. No me ha parecido para tanto. Y así se acaba mi última semana de vacacioOOOOH! ¿Desde cuándo está ahí el techo? ¡Agh, mi espalda...! [Efectivamente en el suelo. Y bajo un peso muerto] ¡Un placaje! [Se tantea hasta hallar un cabello largo, sedoso y fácil de atrapar] ¿Pero qué...?

SS - Qué buena eres.

La pesadilla se repite.

Y - [No puedo mantenerme rígida eternamente, mi cuerpo empezará a sudar de un momento a otro y no creo que eso me ayude a deslizarme discretamente del agarre. ¿Corro o ataco? ¿Ataco o corro?]

SS - [¿Tengo que recordarte que no hay nada que un buen marido no sepa sobre su esposa? Incluido el pensamiento]

Y - [¿Me permites? Estoy intentando pensar, so entrometido]

SS - [Mi mujer no necesita pensar]

Y - [Hum... no necesito pensar]

SS - [Ni actuar, señorita]

Y - ¡Ataco!

SS - ¡Oye!

Y - ¡CORRO! [Hacia la ventana, cómo no]

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¿Llamas "ataque" a un empujón?

Y - ¡Apártate, apártate, vamos a estrellarnos! [Haciéndole señas con el brazo, corriendo todo lo que los músculo son capaces de permitir]

Ace - [Se aparta]

¡PATOM!

Ace - [Y la alza por el pelo]

Y - Podrías haberme dicho que estaba cerrada..., para no mancharla.

Ace - ¿Yo? ¡No puedo hacer dos cosas a la vez!

Y - ¡Qué ocurrente! ¡Qué irritante! Fuf. Debería cortar por lo sano y pintarlo todo de rojo, tiñendo mi ropa a juego ya puestos. ¡Mira cómo me has dejado tú y solo tú! Mana de mi frente y fluye por todas partes, poniéndolo todo perdido. ¡Suéltame! ¡Suelta! ¡Te arañaré hasta la muerte!

Ace - ¡Asesina!

Y - ¡Burro! Anda, déjame. ¡No querrás que salga con mi maridín así, toda roja y pegajosa! [...] No he dicho nada, pero suelta, ¡suelta!

SS - Jumf. No tienes sentido de la educación ni de la decencia. Por suerte para ti, estoy tan satisfecho con tu buen comportamiento previo que lo pasaré por alto.

Y - [Lanzándole la zapatilla de una patada]

SS - [Esquiva] Dado que mi mujer ni debería ni tiene permitido salir con otra persona que no sea yo, hoy tendré el placer de brindarte una velada romántica, violenta y obligatoria.

Y - Pásame la pistola, Ace. =_=

Ace - ¡Hoy también me toca a mí!

Y - ¿Qué? ¡No me irás a decir que os habéis confabulado! Más importante, ¿qué os hace pensar que voy a salir con vosotros? [Llueven fotografías ante su ahora convulso ojo derecho]

Ace - Me pregunto qué pensará él de tanto besuqueo.

SS - [Asiéndola de una muñeca] Nada se me antoja más interesante que presenciar cómo comprende finalmente qué posición ocupa ese amante tuyo en el tablero.

Y - ¡Ch... chantajistas!

SS - Pocas formas me quedan para arrancar de raíz ese comportamiento caprichoso tuyo.

Y - ¡No me convenceréis! ¡Las romperé todas!

SS - Jumf. Te invitaré a cenar.

Y - [Destellos y sombra]

SS - Una excusa como otra cualquiera para que te permitas doblegarte sin postergar innecesariamente lo inevitable. Mi mujer no debería darle tantas vueltas a la cabeza. [Sonrisilla altiva, desvía la mirada] Siempre y cuando te portes bien.

Y - ...pero solo podéis llevarme a un sitio por cabeza.

Y aquí están, en el parque de atracciones anónimo

Había hambre.

Y - [Llorosa y bebiendo de su pajita] Yui está enfurruñado conmigo, le ha puesto un candado a la cocina y llevo dos días alimentándome a base de fruta. ¡No me juzguéis!

SS - La futura madre de nuestra hija no debería succionar...

Y - ¡Ni sueñes con empezar a llamarme así! ¡Es absurdo! ¡Casi tanto como utilizar mi estómago como caracola de mar! ¿¡Es que no te han enseñado nunca de dónde vienen los niños?! [Bebé Bel] Brrr. [Se enciende una bombilla] Un segundo. Si viniera de cualquier otro, no me preocuparía, pero, ¿por qué una niña?

SS - No te permito que lleves dentro a otro hombre.

Y - [Tortazo]

SS - Mujer descarada...

Y - Decidido: Ace va primero.

SS - Dejas lo mejor para el final. [Besa su mano] Como cabe esperar de mi mujer.

Y - Por lo más sagrado: no te despidas así de mí, ten compasión. Haces que me tiemblen las piernas y no puedo soportar el calor. [De su encendido cuerpo] ¿Me estás provocando o has decidido sentenciarte directamente? =_=* [Sinceramente preocupada]

SS - Qué encantadora voz sollozante.

Y - [Succionando como una loca]

Ace - [Que se ha contentado y divertido hasta ahora como mero espectador] ¿Qué haces?

Y - Bebo para olvidar.

Ace - ¿Y?

Y - ¡Me acuerdo de todo!

Ace - ¡Ja, ja, ja! [La coge de la mano] ¡A la montaña rusa!

Y - ¡Ihhh!

Tras más de media hora de cola, empujones y tirones de brazos entre Yukino y Ace hasta que este se la echó al hombro y la dejó fuera de combate con la barra protectora y las correas de momento dudosamente salvavidas...

Y - [Aferrada a todas partes con cada una de sus extremidades y como buenamente puede] Estoy tan triste...

Ace - ¡Estás temblando!

Y - ¡Deja de reírte! Centrémonos en las anécdotas. Sí, en las anécdotas. Nada de cinturones medio desvencijados.

Ace - ¡Estás blanca!

Y - El 23 de agosto visité con mis amigas la Fuente Mágica. Por primer vez recordada, ya que la primera vez real fue hace tanto tiempo y era tan pequeña que me es imposible recordarlo.

Empleado del Parque de Atracciones - [Comprobando los cinturones]

Y - [Está roto] Seguramente sabes a qué me refiero. Es un espectáculo turístico de sobrada fama en Barcelona que se encuentra en Plaza España: una exhibición de color, luz, movimiento, música y acrobacias acuáticas. [Muy roto] Lo cierto es que, una vez presencias el espectáculo, se acerca a lo imposible no concluir que el nombre le sienta como anillo al dedo. ¡Cómo sube! ¡Cómo baja! ¡Cómo se tiñe y llena de colorido, cómo se transforma y convierte en niebla para formar multitud de formas! ¡Cómo cuesta de plasmar en fotografía!

Mismo Empleado - ...

Y - [Sudor] Según lo que me contó Bestia Parda, Usagi Chairo tuvo el antojo repentino de ir sin más, al día siguiente. Por suerte, la primera me avisó con el tiempo suficiente como para tomarme dos minutos e informarlas de que en verano la fuente se pone en marcha únicamente de jueves a domingo. ¡No bromeo cuando afirmo que las más de las veces soy la informante del grupo!

Empleado Incompetente - ¡Vamos a empezar!

Y - Quedamos el jueves, ya que era el único día que Tornillo tenía disponible. Incluso así, se ausentó por indisposición. Pero nos cuesta de creer, ahora que vuelve a estar emparejada... De modo que al final solo fuimos Bestia Parda, Usagi Chairo y yo, ¡grupo animal! [Apretujada] ¡Me preparé bien mi cámara, me arreglé y me fui, pulsando botones a diestro y siniestro nada más llegar y encontrarme con mis amigas para, finalmente, sacarles a la fuerza la inmortalización de nuestros recuerdos!

Ace - ¡Estás a punto de desmayarte!

Y - [Respirando rítmicamente] Gasté una memoria considerable solo para fotografiar los brazos y piernas de mi gran y bestial amiga Bestia Parda. ¡Pero tuve éxito! ¡Lo tuve! Ahora tendré para siempre su sorprendida y ocasionalmente enfurecida cara entre mis infinitas copias. No obstante, el porcentaje que hacía de mí una fotógrafa victoriosa se vio tan afectado en el momento de retratar la Fuente Mágica que tambaleó y destruyó de un plumazo mi reciente título. ¡Qué pérdida de espacio y de entretenimiento! ¡En vez de disfrutar del espectáculo, yo ahí, como una tonta con la cámara! ¡Si es que era imposible! De más de ochenta tomas, solo voy a poderte enseñar cuatro escogidas. Y no le hacen justicia.

Hubo alguien, cuyo nombre no revelaré, que me pregunto si lanzábamos monedas dentro para que nos diera suerte o se nos cumpliera un deseo. Bueno, si alguien lo hiciera, el precio completo de ese hipotético deseo le sería reembolsado en metálico directo a la cabeza. A no ser que el susodicho tuviera algo que ver con agujerear la coronilla de algún desconocido. Incité a mis acompañantes a animarse, pero nadie pareció muy interesado. Si pueden lanzarme las monedas directamente al cráneo, ¿para qué utilizar a la fuente como sicaria? ¡Tampoco es tan sucio el trabajo ni poca la satisfacción!

Traca-traca-traca

Y - [Están subiendo, están subiendo] Recuerdo perfectamente nuestra gran aventura bajo tierra, media hora en metro. Habíamos entrado en su boca justo en el momento en el que llegaba el tren. Obviamente iba a ser toda una proeza conseguir meternos dentro, más aún teniendo en cuanta las sandalias romanas que llevaba puestas. ¡Pero ahí íbamos nosotras, bajando a la carga, a peldaño doble y saltos mortíferos al mismo tiempo que me percataba de cuánto disfruta Bestia Parda de las carreras bajo presión! Por eso estoy segura de que morirá atropellada un año de estos.

Contrariamente a lo que cabía suponer, conseguimos meternos entre las puertas cuando el pitido que el conductor había activado silbaba su tercera advertencia. En aquel instante, entre los juzgadores ojos de los pasajeros cuyas pupilas reflejaban que o estábamos locas o éramos ridículas, tras chocarla con la corredora bestia de mi amiga, me percaté de que nos faltaba la saltadora del grupo. ¡Estaba bajando los escalones de uno en uno y sonriendo de forma rara y sospechosa! ¡Y mira que le había gritado que saltara como si no hubiera mañana! O que saltara a secas, pero que saltara, caray.

Huelga decir que hicimos todo lo posible. Al mismo tiempo que Bestia Parda hacía un uso temerario de su fuerza de exboxeadora para separar las puertas hasta que llegara, le grité (de forma bajita) que se diera prisa, que entrara. Y entonces, cuando las dos celebrábamos nuestra indiscutible e intachable victoria, tras haber corrido como locas para no perder el tren... Usagi Chairo tiró la toalla y tuvimos que esperarla en la siguiente estación. A Bestia Parda pareció hacerle gracia que le narrara lo acontecido hace 20 segundos con toda al efusividad de que soy ¡capaAAAAAAAAAAAAZ! [Bajada]

Ace - ¡Ja, ja, jaaaa!

Y - [Subida. Se acercan los giros, círculos y guadañas de la Parca] Urf, urf... [Cada vez más cerca] También estuvimos a punto de bajarnos donde no era por problemas visuales de los dos animalillos que son mis amigas, pero eso no fue tan divertido. [¿Por qué no se aleja el horizonte?] Al llegar finalmente y sin equivocarnos de camino, dimos un paseo hasta la Fuente ¡Mágicaaaaaaaaaa! [Vuela]

Ace - ¡Ja, ja, ja! [Agarrándola]

Y - ¡No me sueltes! ¡NO ME SUELTES!

Ace - ¡A partir de aquí es todo bajada! ¡Cómo me necesitas!

Y - ¿¡Por qué tu correa no está rota?! ¿¡Por qué nadie más está volando?!

Ace - ¡No pares!

¡FRUUUUU!

Y - ¡AAAAAAAHHH! Todo... Todo estaba abarrotado hasta decir basta de turis... turistas... Algunos lanzaban lucetitas de color azul al cielo mediante un tirachinas, incorporado en ellas, que caían como cae un paracaídas agujereado. Otros se acercaban lo suficiente a la fuente como para fotografiar su oscura silueta y caer dentro. No cabía un alma, por lo que terminamos encima de unas... piedras, medio encaramadas entre nosotras y con un árbol muy molesto en medio que aparece en prácticamente todas las fotos a partir de la mitad. Tras estar al borde de la muerte aérea durante un intervalo más que suficiente para mis pies y piernas, me concentré en hacernos fotos a nosotras delante de los monumentos. Después nos fuimos a ¡casaIIIIHHHFH! [Más bajadas] ¿¡Por qué está atracción no se acaba nuncaaaaaaaaaaaaaa?!

Diez minutos después, que a cierta persona supieron a cien y a cierta otra, a dos...

Y - Mis ojos dan vueltas... Mis rodillas tiemblan... Mi estómago baila...

Ace - ¡Suena a diversión!

Y - Acabemos de una vez, ¡estoy harta de esta entrada!

El mejor momento para darse un banquete: tras una montaña rusa de más de cien minutos mentales y el baile moderno del estómago.

Y - [¡Qué más da!] ¡Ñam~♪!

SS - ¿Qué tienes que contarme?

Y - ¿Hay algo que no sepas?

SS - Fingiré que sí.

Y - ¡Smille ha vuelto de China!

SS - Oooh.

Y - ¡Jum! ¡Con ese tono más desganado que neutro no engañas a nadie! [Traen el lenguado] Mmmm~♥. [Que es su favorito] ¿Sabes que cuando era pequeña, apenas un bebé si consideramos que tendría tres años, le quitaba los lenguados del plato a mi hermano mayor para comérmelos?

SS - [Bufido altivo de barbilla alzada] ¿Lo sé?

Y - Sabes demasiado. He de decir en mi favor que las más de las veces él me los colocaba en mi plato no tan discretamente como cabía esperar ni como él creía que lo hacía. Al carnívoro sin causa ni remedio de mi hermano nunca le ha gustado el pescado, mientras que yo me pirro por él. ¿Qué haces mirándome por encima del hombro? ¿Cómo puedes hacerlo estando sentado frente a mí? ¡Bebe! ¡Tú no, Ace, dedícate a comer! ¿No te emborrachas nunca? ¡Ufm! [Come. Mastica con la boca cerrada. Traga] ¿Qué te decía? ¡Ah! ¡El 3 de septiembre nuestra Smille volvió a Barcelona! Tenía planeado de antemano ir a recibirla aquella misma tarde, a las seis, una vez hubiera tenido tiempo de sobra para descansar y dormir. No obstante, me costó una semana convencer a Bestia Parda.

Tal y como sabéis por cómo la he descrito en innumerables (a no ser que alguien se ponga a contarlas) ocasiones, esta amiga mía tan deportista puede personificar cualquier tipo de bestia, desde una pantera hasta una más frecuente ardilla. Pues bien: siempre que yo llevo la iniciativa, ella se echa para atrás. Que si se enfadará por perturbar su letargo (a pesar de que jamás la hemos visto enfadada), que si habrá echo amigas nuevas y chinas y ya no querrá saber nada de nosotras porque nos habrá sustituido (¿¡soy la resuelta del grupo?!), que si tal, que si cual y vuelta la mula al trigo. ¿No se supone que soy yo la cobardona? ¡Ejem, la prudente! ¡Qué falta de respeto arrebatarme mi tan estudiado papel! ¿Qué me queda si no, ser la desenfadada descarada a quien no le importa estar en público, que hablará alegre e igualmente sobre el yaoi y sus teorías infinitas contra viento y marea? No sé, soy muchas cosas. De todas formas, ¿a quién puede importunar mi conversación habitual? Por lo común no deberían ni de inmutarse, al fin y al cabo la jerga otaku lo esconde todo bajo su oscura capa.

Por suerte, a la séptima va la vencida, de modo que nos encontramos frente al telefonillo de su edificio Bestia Parda, nerviosa; Tornillo con su maletita roja de ruedas, que planeaba marcharse una hora y media más tarde a Sabadell con su novio; y una servidora. Me disponía a pulsar el botón de su piso, el 39 de la décima planta, cuando, ¡de repente!, vimos su cara sonriente a través de la puerta de cristal de su portal.

Nada más verla ya no tuve tiempo ni para pensar ni para controlar mi cuerpo. ¡Se movió por voluntad exclusiva sin que tuviera nada que ver!

Naturalmente, no iba a permitir que alguien la abrazara antes que yo, la profesional por derecho propio. De modo que me lancé a sus brazos y risillas. Según palabras textuales de Bestia Parda: vio la cara de Smille, y acto seguido yo había desaparecido. Cualquiera que me conozca bien podrá imaginarse la escena: ella buscándome con la mirada, moviendo la cabeza de un lado a otro, yo abrazada Smille como si no hubiera mañana y Tornillo dando a luz en su rostro a un gesto hórridamente aterrador, puesto que, sin querer ni darme cuenta, he provocado la caída de su maletita roja, donde lleva el portátil. Más tarde me vi obligada a sufrir su cólera, ¡pero pasamos la tarde juntas tan ricamente! Smille nos contó unas cuantas cosas sobre China, lo mucho que se había aburrido y lo ¡indudablemente muchísimo! que nos había echado en falta.

Nosotras le contamos un poco de todo y fue entonces cuando Tornillo soltó la bomba: se nos muda a Sabadell con su novio. Tiene gracia, la más joven de nosotras y la primera en independizarse. Asegura que vendrá cada domingo para salir con nosotras, ¡más le vale!

Cuando la independizada se fue, nosotras seguimos con la fiesta en otra parte, Bestia Parda nos compró limonada, un par de pastelitos y patatas y nos fuimos directas a su casa, donde pronto Smille se nos durmió.

Me sorprendió sobremanera descubrir, más aún por boca de la misma Smille, que había estado siguiendo un horario tan estricto en China como para llegar hasta el punto de acostarse a las ocho de la noche. Es una campeona nata en temas de sueño, podría dormir doce horas sin despeinarse metafóricamente, y se pasa las horas de clase en el mundo del descanso inconsciente. Llega a clase, se sienta, espera a que entre el profesor para saludarlo y ¡POM! ¡Se desmaya sobre la mesa! Luego se despierta cinco segundos antes de tocar el timbre, con suerte, vuelve a casa, duerme... y se pasa la noche en vela. Con la luz del alba se inicia la repetición.

Estuvimos una hora más mareando la perdiz hasta que Smille decidió que era hora de trasladarse a su auténtica cama. No obstante, tres días después volvimos a salir porque tenía ganas de verla. Como de costumbre, acabé por convencer a Bestia Parda, ¡al final será ella quien no sepa decirme que no!

Una vez en el bar de Smille, a la que siempre hay que ir a recoger, me topé con un problema suyo relacionado con la matrícula de este año. Supuse que no saldríamos hasta resolverlo y no era más que una ampliación del número de materias máximas a cursar, de modo que le dicté directamente la carta destinada a su jefa de estudios para que le hiciera el favor. Por lo que sé, la carta tuvo éxito, pero eso no es lo importante. ¡Tres líneas sin una sola falta! ¡Estoy orgullosa! La apretujé hasta el mareo para aplaudirla por ello. ¡Ah, el castigo habría sido el doble de apretujones!

No tengo mucho más que añadir sobre la velada, exceptuando el acontecimiento histórico de los ojos Bestia Parda divisando en su red social particular una de mis imágenes yaoi por error sin que lo supiera o pudiera evitarlo. No habría querido hacerlo, pero lo inesperado siempre resulta doblemente regocijante. ¡Expulsó espuma por la boca, los lacrimales lloraron sangre y en su mente quedó grabada a fuego la eterna imagen que la traumatizaría de por vida, hasta que se acostumbrara!

Desde entonces, se la recuerdo cada vez que la veo. =w=* [Malvada]

Camarero - La sopa.

Y - ¡Ah, camarero! ¿Puedo?

Camarero - Faltaría más...

Bang

Camarero - [Chamuscado] M-m-me... me voy...

Y - Homicida... [Levantándose]

SS - Jumf. ¿Te importa?

Y - Por supuesto que no, ¿por quién me tomas? Tengo un plato recién servido delante.

¡Con fideos, las penas son menos!

SS - ¿Y bien? ¿Qué me dices, señorita? [Sorbe] ¿Prefieres a ese vulgar y entrecomillado "caballero" o a mí? [Mano sobre mano] Tu buen marido.

Y - [Pellizco]

Palma de SS - [Qué dolor]

Y - [Bebe] ¡Ace, te elijo a ti!

SS - [Se atraganta]

Ace - ¡Ja, ja, ja!

Y - ¿Por qué no escupes? Hum. [Echa la espalda hacia atrás, acomodándose en la butaca] Nadie escupe en Otaku Hen si puede evitarlo.

SS - ¡Phgf! ¿¡Qué?!

Y - ¿No te habías percatado? En Otaku Hen nos mantenemos limpios siempre y cuando las circunstancias lo permitan.

SS - Me estás tomando el pelo.

Y - La sangre no cuenta. La sangre es hasta bonita en dos dimensiones. ¿Te has fijado en lo bien que nos decora la piel? Personalmente, adoro el rostro compungido, fatigado y manchado de sangre craneal o frontal de un hombre atractivo. Como mi auténtico marido, si bien nunca está compungido ni expresaría otro gesto que no fuera de pura satisfacción ante alguien que consiguiera tamaña hazaña con su frente. Como Niisama, quien siempre se mantiene arrebatador, pero despeinado, cansando y sangrante resalta su exuberancia. Como Ace, de cuya perpetua costumbre de mancharse las mejillas de sangre ajena no sabría si pensar que es un cochino o si lo tiene planeado para irritarme, estremecerme e incitarme al mal. Como tú mismo, que posees un atractivo innegable que te ha salvado hasta ahora. ¡Brindo por ti!

SS - [Manotazo y copa al suelo de un ¡crash!]

Y - Estarás contento. No estoy segura de la existencia de un cielo para el cristal.

SS - Jumf. Parece que no te basta con ser una chica tan mala.

Y - ¡Basta! ¡Vas a romperme la ropa! Me has hecho una pregunta y te he dado una respuesta, ¡como corresponde!

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¡Porque me adoras!

Y - Y te odio, Ace, te odio ¡mucho! [Mirando a SS a los ojos, medio desafiante, medio enfurruñada. Porque es una estúpida] ¡Guárdate las opiniones para ti! [¡Me tienes en aislamiento!] ¡Cállate! [¡No me callo!] Aunque quizá lo más acertado sea no escoger a ninguno de los dos, prefiero las espadas a las balas. Por otra parte, solo te falta añadir calificativos entrecomillados como "inmejorable" delante de las referencias en tercera persona que a ti mismo te haces para convertirte en una parcial imitación de Aoi, como ya lo eres de mi auténtico esposo. ¿Se puede saber qué hacemos sentados en butacas y rodeados de las mismas? Mi instinto me alerta constantemente, como si en cualquier momento Aoi fuese a emerger de entre los arbustos espinosos, herido y loco, para lanzarlos todos al lago con nosotros encima. [Ras] Por el amor de... ¡¡INDECENTE!!

Ace - ¡No te tapes!

Y - ¡Déjame! ¡Libera mis brazos! ¡Libera mi cuerpo!

SS - [La tira al suelo]

Y - ¡Que acabo de comer...! ¿Qué demonios pre...?!

SS - Darte una niña.

Y - [Boca abierta]

SS - El matrimonio no ha resultado ser control suficiente para ti.

Y - ¿¡Y quieres quitarme lo malos hábitos con eso?!

SS - Chica malísima...

Y - [Revolviéndose y dándose de cabezazos contra el suelo de pura y desesperada frustración inmovilizada] ¡No te acerques! ¡No me inmovilices más! ¡No me obligues a notar tu aliento por todas partes! ¡¡No estamos casados...!!

POMG

SS - [Inconsciente]

Y - [Debajo]

Ace - [Con la pata de la mesa como bate] ¡Ja, ja, ja!

Y - Lo has matado, animal.

Ace - ¡Si te ayudo, soy malo! ¡Si solo miro, también!

Y - ¡No es que te tenga manía, es que no importa cuanto te repita que en Otaku Hen no muere nadie! Aunque se intente matar.

Ace - ¡Me adoras!

Y - Fum... [Echando a un lado al cuerpo inerte, pero vivo, e incorporándose] Voy a por la pala.

2 comentarios:

  1. Pobrecita Yuki, ¿estás sufriendo mucho? ¿Es muy triste la historia? OwO

    Si estas tan enfurruñada, ¿por qué jugas con su cabello de esa forma tan cariñosa? XD

    Me parece que cada vez te llevas peor con el narrador. Ahora que lo pienso, ¿es hombre o mujer? XD

    Uy, uy~ ¿Tu marido usando exclamativos? Eso es llamativo. XD Jaja, asique tuviste que pagar todo. Es tan gracioso, nosotras hacemos algo parecido o pagamos entre todas todo. XD
    Me alegro mucho de que te haya salido mucho más barato el precio de la matricula. XD

    Qué linda sonrisa la de SS y qué sorprendida estabas. XD
    ¡Es increíble que SS hasta te diga que no necesitas pensar! De todas formas están iguales ya que vos también escuchas sus pensamientos. XD
    ¡Menos mal que la ventana estaba cerrada! XD Aunque te diste un buen golpe, no caíste desde tan alto. XD
    Tenes un cabello muy fuerte, lo cual eso es buenísimo, si no ya estarías calva. XD

    Qué combinación más interesante, una velada obligatoria, violenta y de paso romántica. SS sabe lo que te gusta. XD Pero me pregunto, ¿por qué Ace quiere compartirte con SS cuando podría tener una velada solitaria con vos? Quizás se pondrían nerviosos y un silencio incomodo los haría confesar sus verdaderos sentimientos. XD

    ¡Quéee feaaaa esa actitud! Eso no se hace, ¡¡son unos tramposos!! XD
    ¡Oooh, que equilibrio más envidiable! ¡Quien pudiera llevar un vaso de jugo en su cabeza!*w*
    Umm, se me antojan unas papas fritas. XD
    ¿Qué clase de persona podría juzgarte por tener hambre? Es adorable tu manera de comer. XDD

    Qué caballero puede ser SS, pero esta tan desequilibrado que me preocupa. XDD
    El único que te ayuda a olvidar es Ace, en una montaña rusa solo se puede disfrutar de la velocidad y nada de pensar. XDD
    Si que no paran, son tan violentos. XD
    Ese empleado, ¿no tenia presente la idea de que podrías haberte caído? XD Qué descuidado. XDD

    ¡Es una hermosísima fuente, hermosos colores! Y de hecho, les toco una hermosa noche. XD
    Qué gracioso es Ace cuando te ayuda y te lo saca en cara. No da punta sin hilo. XDD

    Pobre Camarero… OwO ¿No es incomodo comer parada? XD Cómo brilla el caldo mientras los fideos bailan de esa forma. XDD ¿Le salpicaste a SS un poco de caldo? XDD

    ¡Ufaa, encima que queres brindar por él y su atractivo! ¡Qué chico tan malo! XD

    En esta ocasión al narrador se le escaparon algunas opiniones un tanto descalificativas. XD
    ¿SS te rompió la ropa? OwO ¡Esta perdidamente desesperado por controlarte! XDD
    Y Ace pidiendo que no te tapes, es de lo peor. XDD
    Sería interesante saber, ¿por qué te ayudo? Algún motivo tiene que tener ese risueño muchacho. XD
    ¿No es un tanto desmesurada tu manera de intentar concluir con su vida? Luego, te va a costar caro el hecho de intentar enterrarlo. XDD

    ResponderEliminar
  2. No estoy segura de qué decirte. Es arrebatadoramente apasionante, ¡te hipnotizará! Y sin embargo, ¡hay qué ver qué mala es la autora (como sádica, no como escritora XD)!

    Porque el cabello de SS ¡también! es hipnótico. XD

    Una vez hablamos él y yo sobre eso. Concluí que era un hombre y él contestó "ojalá fuera tan sencillo...". ¿Te acuerdas? Para no complicarme la vida, uso términos masculinos que pueden abarcar el neutro... más o menos. XD

    Es que lo tengo harto de amor. XD
    Era una ocasión especial y me remordía la consciencia no invitarlas. ¡Estúpida consciencia! XD
    Sigue siendo caro, pero por lo menos nos hemos ahorrado un dinerín. Ahh, fui tan feliz en aquel entonces... =///=;

    Aterrorizada es la palabra. XD
    ¿¡Por qué todo el mundo me lo dice?! ¡Ni que diera tantos problemas que piense...! XD
    No, no puedo leerlos: es él quien se comunica conmigo a su antojo. ¡Se mete en mi cabeza...!
    No obstante, parece haber límites: tiene que estar presente y dentro de mi campo visual. Por lo menos para que su voz resuene en mi interior. XD
    Hace tanto que no me tiro por esa ventana... TwT
    ¡Tengo que amortizarla, Debrah! *^*
    Oh, el cabello sano es muy fuerte, puede soportar muy bien el peso. Aunque con los tirones que me dan, acabaré como Rapunzel. XD

    Por eso es un desgraciado, ¡por eso! XD
    Porque es más divertido verme agitada y convulsa. Oh, esa situación es imposible, Debrah, bien lo sabes: la única que podría perder los estribos soy yo. Ace siempre se comporta tal y como lo siente. ¡Es perverso! ¡Es inteligente...! XD

    ¡Oh! ¿Te pones de mi parte? ¿O solo te hace gracia? XD
    Jo, jo, ¡jo! ¡La cinta ayuda! Cuando era pequeña me encantaba ponerme libros y cosas en la cabeza para hacer equilibrio. XD
    Me podéis juzgar por haber caído tan fácilmente. XD
    Hum, es raro que estés siendo tan benevola conmigo... =·=*

    Este mi Otaku Hen está plagado de desequilibrados (yo incluida), tendrás que concretar tu preocupación. XD
    Ciertamente bastante trabajo tenía ya con olvidarme de la dichosa montaña. XD
    Pasó olímpicamente. Mis teorías conspiratorias me indican que quizá está compinchado con Ace, pero probablemente no sea más que un vago. XD

    Ni me deja morir ni me deja vivir: así es Ace, un sin vivir. XD

    El engullir provocativo de los fideos tiene sus requisitos. XD
    Si SS se salpicó de algo, fue de sangre del camarero que se atrevió a dirigirme la palabra. XD

    ¿Chico? ¿¡Chico?!
    ¿No soy yo? =-=

    En algún momento todo el mundo se harta de mí. Jo, jo, jo, ¡es mi magia...! XD
    Va a tener que remunerarme por esto. XD
    Acostumbra a actuar aparentemente por capricho, pero diría que sus derechos sobre mi vida son más extensos que mi mera muerte. En cierto sentido, él y SS se parecen. XD
    No es desmesurada: es lógica, ¡lógica! Es decir, ¿qué voy a hacer yo con un cadáver en mi casa? XD

    ResponderEliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas