martes, 26 de marzo de 2013

KiLLER LADY


Resulta curioso cuanto menos comprobar cómo la mente humana olvida hechos de su relativo pasado reciente. Hace apenas unos días tuve la dicha de trabar amistad con un colega de mi universidad al que conocía de vista desde mi primer año, debido a que coincidíamos tanto en mis clases favoritas como en las no tan preferidas, y charlar con él sobre mi condición como otaku, lo cual tuvo como consecuencia su asombro ante el desconocimiento de dicha denominación, me indujo a facilitarle la información que elaboré en el pasado ("¡Para más información, visita mi blog!") y conllevó el contento de recibir un cordial comentario suyo referente a mi trabajo El Mundo Otaku.

Todo desembocó en una relectura de mis antiguas entradas con la que pude comprobar en qué he mejorado, qué he corregido y qué he perdido. Me percaté de que la mayor parte de lo perdido era más que prescindible, incluso recomendable que lo perdiera, y esto, lectores míos, me hizo vislumbrar el camino que he seguido hacia mi relativa y recóndita madurez.

De modo que en esta ocasión hablaré de sexo, erotismo y amor. ¡Qué indecencia!

La canción que hoy nos ocupa es, aunque pueda no parecerlo en un primer momento debido a su temática... voluptuosa, ¡una prolongación de la eterna lucha entre yandere y tsundere que he venido haciendo en estos últimos tiempos! ¡La coyuntura de la entrada de hoy recae en el lado tsundere!

En primera instancia, es necesaria la explicación previa para aquellos lectores que desconozcan el término estelar en torno al que gira el análisis y la canción misma o que lo hayan olvidado y les dé pereza buscarlo en entradas pasadas: un tsundere es aquel que se muestra fuerte, hosco y agresivo con aquellos que le rodean, sin hacer una excepción siquiera con las personas por las cuales siente algo (de hecho, con dichas personas dicha agresividad se acentúa y las más de las veces acaba golpeándolas cada vez que se siente incómodo, avergonzado) pero que, a pesar de ello, en el fondo es una persona tan cariñosa como tímida. Se trata de un tipo de persona que utiliza una barrera de inconformismo y agresividad para esconder sus verdaderos sentimientos, del estereotipo de personalidad que describe a una persona fría, cerrada y combativa al principio, pero que en el fondo es modesta y amorosa.

En este caso, nos encontramos con una tsundere dominante y no más tonta que un zapato como Orihime (ejemplo por excelencia del machismo japonés que exige como icono de belleza la estupidez femenina). ¡Extremadamente! dominante. ¡Olvidáos de Luka en Ggkrs! Pero lo más importante no es este hecho ya de por sí insólito, refrescante y sumamente agradable, ¡sino que finalmente toca una canción con la vocaloid Gumi como protagonista!

¡Megpoid Gumi!
¡Para ser una vocaloid principal, ha tardado!

Esta vocaloid del motor Vocaloid2 y Vocaloid3 tuvo su fecha de lanzamiento el 26 de junio de 2009 y dispone de cinco versiones de sí misma: Megpoid Power, Megpoid Wishper, Megpoid Adult, Megpoid Sweet y Megpoid-Native. Su nombre proviene del apodo que la seiyuu que le proporcionó la voz en la que la suya está basada, Megumi Nakahima, tuvo durante su infancia. El diseño de su atuendo y cabello está concebido de forma que remita a su atributo, la zanahoria, tal y como se advierte en su vestimenta naranja, su cabellera de un verde brillante y sus gafas de color rojo sobre la cabeza.

La temática de sus cantos acostumbra a girar, en su abrumadora mayoría, en torno al tema del amor no correspondido (por culpa de Miku), del amor secreto a punto de ser confesado o, en suma, del desamor, del enamoramiento insatisfecho, como podemos comprobar con canciones como Datte Datte Datte, Difficult Love o Sorry to you. A pesar de la melancolía intrínseca que implica dicha temática, letra y melodía suelen encarnar una dulzura notable que, si bien puede ser agridulce, demuestra siempre una actitud optimista.

La canción a la que me dedicaré a continuación difiere de esta temática modelo. Es más: le da la vuelta. ¡Me encanta!

En un principio no era muy conocida, todo hay que decirlo, e incluso llegaron a componer canciones sobre su "precaria" situación como la eterna ignorada. Ejemplo de ello es el vídeo musical Tsuman-nai. Sin embargo, con el tiempo alcanzó tal popularidad que su música se introdujo en las listas del ranking de nico nico y se convirtió en una más de los vocaloids principales.

¡Gumi sabe ascender!

Con todo, podemos advertir la serie de elementos que diferencian esta canción vocaloid del resto y la convierten en algo especial: en primer lugar, se trata el tema tsundere en un segundo plano, de forma sutil, indirecta, ingeniosamente; en segundo, es una excepción a la norma, se desvía del prototipo temático de sus dulzonas canciones incluso en el ritmo; y en tercero y por tanto por último, relacionado con el elemento anterior, Gumi da un giro de 180º a su papel más bien sumiso de chica enamorada y se transforma en una mujer dominante que toma las riendas de acción, relación y canción.

Hasta el momento, las canciones de Gumi que he podido disfrutar eran o realmente puras o estaban realmente inmersas en una orbe de ilógica (todo vocaloid cae en alguna canción de asesinato o de mundo al revés en el que impera el absurdo y/o el terror), pero siempre eran ante todo más o menos castas. Esta es la primera y, en lo que a mis conocimientos respecta, única en la que se observa en su virtual persona ya no digo un atisbo de libidinosidad, sino lujuria franca, abierta y explícita. Hay que admitirlo: ¡cuando se pone, se pone!

Es posible que otros expertos que hayan elaborado un análisis de esta obra musical vocaloid (en caso de que haya otros que lo hagan. Hum. Cuando comencé, si no me equivoco, fui la primera. ¡Me pregunto...!) difieran en cuanto a centrar el tema en el lado tsundere de Gumi en lugar de en su personalidad dominante. No obstante, considero que estas dos facetas son una sola en su carácter, por lo menos en lo que a esta canción se refiere.

Ya he adelantado bastante, ¡sin más dilación y con las facilidades que os facilito ya por tradición otakuheniana que me autoimpuse hace años para verlo a lo grande si así se quiere, KiLLER LADY de nuestra respetadísima Megpoid Gumi!

KiLLER LADY

video
¡Franca, abierta, explícita!

Debo alabar el gran trabajo que es esta buena traducción. Muchas veces encuentro traductores que se las ven y las desean para hacer equivalente el orden sintáctico japonés con el español, lo que, si bien comprendo que se pretende con la mejor de las intenciones para que facilitar el aprendizaje de las palabras, supone incurrir en un gran error ya que son muy diferentes y acabamos no entendiendo nada (y con mi corazón filológico hecho pedazos. ¡Suerte que tengo recambios!). Esta traducción respeta el decoro del idioma como Dios manda, ¡sí señor!

Bien, bien, como de costumbre, esta canción se puede dividir en tres partes a las que denominaré "edictos". ¡Si se puede, se hace! Quizá esté abusando de este método tripartito, ¡pero es que es tan útil...!

¡Comencemos!

Con la dotada adulta experimentada Killer Lady.

El primer edicto, "¡aprende cuál es tu posición!", comprende el primer minuto con veintiséis segundos. Bien, soy consciente de que la orden sintetizada da lugar a un juego de palabras de índole sugestiva, pero no nos dejemos llevar por las risotadas internas, ¡que me distraéis!

En esta presentación de la temática de la canción y del cariz que toma nuestro estimado personaje femenino se advierte lo que os he ido avanzando a lo largo de la introducción de la entrada (si es que no me callo nada...): Gumi mantiene un interesantísimo diálogo íntimo con un interlocutor mudo cuyas acciones, reacciones y respuestas hemos de imaginar forzosamente a través de la información que nos facilita la primera, la cual, sin necesidad de conocer a ciencia cierta las intervenciones de su receptor, es indudablemente quien lleva el peso de la conversación.

Se exhibe ante nuestros ojos una personalidad fuerte, arrolladora, impasible y ante todo ¡dominante! Desde la primera sentencia que sale de sus labios quedan de manifiesto sus rasgos más notorios, así como más significativos. Gumi está llevando a cabo el adiestramiento de un perro que puede ser varias cosas, como por ejemplo un amigo con reciente derecho a roce, un flamante amante nuevo e inexperto, o un hombre que entra en la categoría de amante esporádico destinado a encuentros exclusivamente amatorios.

Ya se trate de un perro nuevo o de uno viejo, carece de importancia: lo primordial es que llevan a cabo sus encuentros en diversas ocasiones (cabe pensar que con regularidad, siempre y cuando apetezca a nuestra mandona favorita) y que este perro se va volviendo codicioso en lo que respecta a su relación con su dueña a medida que se acumulan los días y las noches de entrenamiento exhaustivo con Gumi. No digo que no sea posible que la canción tenga como referencia un único tiempo presente, ¡pero por Dios, entonces qué clase de aguante tiene Gumi!

La reina de la resistencia pone las cartas sobre la mesa y deja bien claro a nuestro insistente perrito que no conoce su lugar qué puede hacer, cuándo y cuáles son los límites. A la señora no le gusta el ruido excesivo, como refleja su lenguaje, es una dama refinada, y sabe muy bien lo que quiere. Una relación sentimental profunda está fuera de cuestión. Por supuesto, la única que puede hacer lo que quiera es ella. Puedes hacer todo lo yo quiera. Si no aguantas como un hombre, prescindiré de ti. Por supuesto, no tengo la más mínima intención de empezar otra búsqueda de cero, de modo que más te vale estar a la altura.

A pesar de toda este caudal de elegante altivez y dominancia, se observa en las frases finales de la primera parte una asombrada fascinación, un embebecimiento por parte de la hasta ahora implacable Gumi ante las artes amatorias de este hallazgo de hombre. ¡Has pasado la prueba!

Dudo que sea necesario mencionarlo, pero como nunca se sabe, afirmo aquí y ahora lo evidente al aseguraros que no se trata en absoluto de encuentros eróticos con S&M, es decir, sadomasoquistas, por mucho que hable sin cesar de "perro", "dueña" y "dominancia". A Gumi todo eso no le hace falta. Si se recrea en algo, es en el placer sin ambages.

¡Pasemos al segundo edicto!

Esta materia no le interesa.

El segundo edicto indirecto e interrogativo, "¿pretendes convertirte en una molestia?", se inicia en el minuto 1:27 y culmina en el 2:12. ¡Algo más corto!

Muy a pesar de los esfuerzos de Gumi, este perro no aprende la lección. Ha resultado ser más revoltoso de lo que en un principio parecía. A juzgar por las palabras que Gumi articula en su nombre, como una repetición, parece ser que dueña y mascota se conocen fuera de las cuatro paredes en las que se suceden estos apasionados encuentros y este se pregunta si debería disimular. O llevan su relación en secreto o esta es más que una táctica amorosa una táctica amatoria. Sea lo que fuere, la actitud de la reina no deja lugar a dudas: ¡este chucho se está encariñando! Las relaciones profundas están fuera de cuestión, ¿entendido? Tu insistencia solo puede aspirar a irritarme.

Sin embargo, aquí es cuando comenzamos a vislumbrar su ligero pero indiscutible tsundereísmo. Si realmente le resultara tan mortificante su comportamiento efusivo y afectuoso, por mucho trabajo que le llevara encontrar otro perro se habría deshecho de él a la voz de ya. Por otra parte, si bien puede interpretarse como indiferencia, refleja cierto enojo por su parte la respuesta que le brinda a la pregunta "¿Deberíamos actuar como si nuestros sentimientos se hubieran vuelto fríos?", y el posterior intento de domesticación aparenta gritar: "¡Cállate y ámame ya!".

Las sutilezas no funcionan: este buen chico no solo no lo capta como es debido, ¡encima se emociona y se pone efusivo con los ladridos! Muy probablemente en lugar de amarla, la llenase de besos entre ladrido y ladrido. ¡Este chico es listo! ¡Este chico ha sabido ver a través de ella! ¡Este chico acaba de saltarse la norma de no adentrarse en sus pensamientos! Pero no parece querer dejarlo ir. Hemos pasado de "no permitiré que digas que no puedes más" a "diría que eres patético si no puedes más" y "fascíname con tu técnica" (con lo que se comprueba su talento en estos lances). Burlándose de él con coquetería, goza con su compañía.

¡Su relación estalla en colores!

El edicto tercero y final, "¡no te tomes libertades que no te he dado!", nos lleva del minuto 2:13 al 3:56. ¡El más largo!

Se observa aquí la evolución emotiva que esta soberana en fase de negación ha sufrido hacia el perrito mascota que ni se rinde ni la deja sola y queda de manifiesto tanto su enamoramiento como su faceta tsundere, ya que no cesa en su intento por demostrar lo contrario. No es ella quien está enamorada, sino él. Al fin y al cabo es una killer lady, una femme fatale. No piensa a caer en sus tácticas. No tiene elección: sí o sí.

¡Sabe ser obediente cuando es oportuno! Seguir la corriente entusiasmadamente como un buen can puede llegar a ser una estrategia extraordinariamente fructífera, puesto que es lo que hace que Gumi se delate en medio del acto. Si bien procura disimular su exclamación afirmando que lo ha hecho como una gracia, ¡no engaña a nadie! Posiblemente el perro le dedicó una mirada cómplice con su consecuente sonrisa, porque asegura que no volverá a tolerarlo, es decir, que no volverá a dejarse llevar. Para entonces o nuestro interlocutor mudo estaba muy ocupado como para prestar atención o fue lo suficientemente perspicaz como para ignorar a esta tsundere y cosechar sus beneficios, desencadenando así que finalmente se abriera a él. Muy bien. ♥

Se puede decir que, definitivamente, el chico es verdaderamente astuto. ¡Esta pareja tiene futuro!

Demos paso al punto final de esta mi entrada. ¡Con nosotros por primera vez, la zanahoria más exuberante de nuestro huerto!

Gumi, la educadísima hortaliza que siempre te reserva un sitio en el sofá.

Gumi - Buenas noches.

Yukino - ¡Buenas noches, verdura naranja tumbada! ¿Preparada para contestar unas preguntas?

Gumi - [Cruza las piernas] Me lo pensaré.

Y - [Hace lo propio y cruza los brazos] ¿Qué sientes al ser el primer vocaloid con una planta herbácea como atributo?

Gumi - No pienso dignificar eso con una respuesta.

Y - ¿Y qué sentimiento anidó en tu corazón al percatarte de que eres, en sentido estricto, la primera vocaloid cuyo diseño y vestimenta se basa totalmente en su atributo? Comprendo que puede ser discutible, pero si somos minuciosos...

Gumi - No puedo seguir contigo mientras digas esas tonterías. [Se levanta y se va descalza]

Y - ...cada vez duran menos.

¡La polifacética Gumi, señores!

12 comentarios:

  1. muy buena descripción de la canción Yukino-san, tiene como medio año que escuche esta cancion, y para mi fue normal ver a gumi con tal pechonalidad! xD.... pues no a sido la única canción en la que me he topado que ella tiene una personalidad fuerte... (cuando a los que hacen las canciones se les da la gana)aunque debo decirte que en si tienes razón predomina mas las canciones en que ella es una chica tímida y romantica, pues en la compañía quien lleva el rol de fuerte es Gakupo... muchas gracias por tan hermosa entrada ahora ya pondré en mi lista de chicas fuertes y tsunderes a Gumi por fin!.... ya que con esto entiendo que ella también tiene su lado fuerte y por que no sensual! nwn

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Gracias, Sora! La verdad es que, en lo que encuentro que resalta y se diferencia más que nada esta canción, es por su temática erótica más que por su personalidad dominante. La personalidad fuerte sí que podemos encontrarla en otras de sus canciones, si bien no hasta tal grado, ¡pero esta indecencia sí que no tiene parangón! XDD

      Eliminar
  2. ¡Por fin Gumi tiene una entrada para ella solita!

    Efectivamente, casi todas (después de oir esta canción, ya no puedo decir todas) las canciones de Gumi son de desamor, amores imposibles, amores que no han sido confesados... ¡pero la pobre a conseguido salir de esa espiral de dolor y sufrimiento para convertirse en una mujer adulta y fuerte! ¡Bien por ella!

    Pero es evidente que en el fondo está enamorada de su actual mascota, por lo que queda al descubierto que esa mujer autosuficiente y que lo único que quiere es pasarlo bien, no era más que una fachada, una imagen que mantener.
    Bueno, lo único que nos queda por hacer es rezar para que nuestra vocaloid peliverde no vuelva a caer en las canciones puras y deprimentes.

    Oh, parece que yo también evolucioné a "chan" en la última tira traducida. ¡Logro desbloqueado!

    ¡Hasta otra entrada, Yuki-chan!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ey, Alice-chan! Está claro que tengo que escribir más entradas de estas, ¡comentas con la velocidad del rayo, últimamente! XD

      Tarde o temprano tenía que cansarse la pobre mujer. ¡Esta canción es consecuencia directa de su infancia de desamores! XDD

      Yo creo desde el fondo de mi corazón que su intención era asumir esa fachada, justamente, pero que no pudo evitar enamorarse. Tan harta como estaba de amores no correspondidos, y justo cuando se pone tsundere y rechaza el romance, ¡va y conquista! Qué frustración tan irónica, por Dios. XD
      ¡Uf, lo secundo, ojalá se mantuviera siempre tan refinadamente dominante como en KiLLER LADY! XD

      Si me llamas y tratas amigablemente, en seguida cojo confianza. ¡La culpa es tuya, señorita Alice! XD

      ¡Te estaré esperando, Alice-chan! >w<

      Eliminar
    2. Es lo que tienen las vacaciones, ¡tiempo infinito para vaguear y moverse por la red!

      Gracias a Dios que se ha cansado, ¡ya me daban ganas de llorar por la desesperación que me provocaban sus canciones! La pobre no daba para disgustos.

      Es lo que tienen los tsuderes y los no tan tsuderes. En cuanto les hacen daño, se crean una barrera para no cometer el mismo error, ¡y justo entonces llega el amor verdadero! Todo juego otome que se precie tiene un personaje de esos...
      ¡Es que parece que el resto de vocaloids se han desentendido de los dramas y Gumi es la que tiene que cargar con todos!

      ¡Culpable me declaro! Suelo tomarme confianzas muy rápido, tal vez demasiado. De hecho, soy de esas que te da un abrazo nada más conocerte, lo cuál puede llegar a molestar a algunos, ¡pero es que no puedo evitarlo!

      ¡Estaré impaciente por otra entrada! El tiempo libre es muy malo...
      ¡Hasta otra, Yuki-chan!

      Eliminar
    3. ¡Dios, cómo te envidio! XD

      Pero, a decir verdad, solía acabar las canciones con bastante optimismo. XD

      ¡Hay que respetar los clásicos! Y los gustos de las jugadoras. XD
      ¡Hum, así que a ti también te gustan los otomes! ¿Cuál es tu tipo favorito? A mí... a mí me gustan todos (aunque los tsundere son agotadores a la larga). XD
      ¿Eso crees? Pues mira que Len tampoco se queda atrás cuando se convierte en una princesa... XD

      ¡Ah~, simpaticona! ¡Yo también soy de las que da abrazos a la mínima de cambio! La gente huye de mí... ¡pero es que no hay nada que me guste más en esta vida que abrazar (y verlos retorcerse, quejarse, pegarme y huir)! XD

      ¡Entonces tendré que darme prisa! Mientras tanto, no se puede decir que no tengas entretenimiento en Otaku Hen: ¡he llegado ya a las 325 entradas! XD

      ¡Hasta la próxima, Alice-chan querida! >w<

      Eliminar
  3. Bueno, supongo que dejarás de envidiarme cuando los exámenes vuelvan a atosigarme...

    Ciertamente, su optimismo arrojaba un rayo de esperanza, pero llegaba la siguiente canción y vuelta a los desamores. Eso era lo que me hacía llorar. ¿Quién es el desalmado que le componía las canciones a Gumi?

    Uf, yo siempre me enamoro de TODOS los personajes, lo cual hace que me caliente la cabeza: ¿A quién elijo? ¿Cuál es el mejor? ¡¿Cuantas veces tendré que volver a pasarme el juego para encandilarlos a todos?!
    Aunque los tsuderes suelen llamarme la atención (porque quiero creer que podré sacar a relucir su lado tierno) pero tengo la habilidad de darles siempre la respuesta incorrecta, por lo que termino cansándome y mandándolos a la porra.

    Ahí tienes razón, pero Rin y Len son para darles de comer aparte. Sus dramas se basan en que se muera uno o en que, directamente, se mueran los dos. ¡Con ellos también lloro! Sobretodo con la saga de Syncronicity, tanto tiempo para que dejaran ese final un tanto incierto. Parece que intentaron terminar a toda prisa y, en mi opinión, la historia se merecía un final más épico.
    Bueno, pero yo quiero creer que no murieron.

    ¡¿Tú también?! ¡Y yo que creía que era rara! Cierto, la gente huye, y yo no les dejo. ¡No me he tomado confianzas para que rechaceis mi abrazo, desagradecidos!

    La verdad es que ya me he leído un montón de entradas. Me siento como si hubiera estado en Otaku Hen desde el principio.

    Adiós, mi queridísima Yuki-chan. Parece que estamos condenadas a seguir despidiéndonos. ¡Hasta otra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo más probable es que me congratule por ello, por aquello de "mal de muchos, consuelo de tontos". XD

      ¡Ja, ja, gran pregunta! Quizá sea por el rango de voz de Gumi, que es muy adecuado para este tipo de canciones en las que puede mantener su tono de voz bajo. ¡No es una gritona como los gemelos! XD

      ¡Uy, uy, te pasa como a mí! Aunque, a decir verdad, siempre hay alguno que no es de mi agrado. Como por ejemplo, el oji-sama del director en el Tokimemo1. XD
      ¡A la porra, a la porra todos los tsundere!
      Hablando de esto, ¿conoces el juego de citas en español llamado Corazón de Melón? ¡Yo hace un año que lo juego! XD

      Y un poco más feliz también. ¡Honestamente! ¿A ti no te da la sensación de que si se acaban muriendo no ha servido de nada toda la confrontación, la lucha y la canción? ¡Arf! >^<
      Si bien reconozco que vocaloid es uno de los pocos que consiguen que en ocasiones, a pesar de la muerte que abunda en sus canciones, no me importe. =-=···

      ¡Eso, eso! ¡Esto no es pesadez, es amor y/o afecto profuuundos! XD

      ¡Oh! ¿De veras? ¡Eso es fantástico! Rara vez encuentro a lectores tan devotos como para que se lo hayan leído casi todo. >w<

      ¡Hasta otra, mi compañera de condenas! XD

      Eliminar
    2. Pues voy a darte una alegría dentro de poco, pues empiezo con exámenes nada más acabar las vacaciones...

      Nadie es tan gritón como los gemelos. Sí, tal vez sea su rango de voz el que hace que sea perfecta para cosas tristonas, pero eso no excusa a nadie, ¡que la pobre Gumi también tendrá sus sentimientos!

      ¡¿Corazón de melón?! Al final vamos a tener más en común de lo que yo me esperaba.
      Yo lo conocí como "Amour sucré" y tuve que empezar a jugarlo en francés. Menos mal que me enteré de que también estaba en español, que sino aún estaría tratando de formar frases con mi amigo, el traductor Google. Me soltaba cada una...
      Y como te dije, enamorada de todos los personajes y con mil sucrettes para complacerlos a todos.
      ¡Castiel! ¡Mi habilidad funciona con él a la perfección! Aunque últimamente llevo una rachita en la que le gustan mis respuestas, así que aún no lo he mandado a freír espárragos, pero tú dame tiempo...XD

      No, en eso si que no coincidimos. Cierto que algunas de sus historias se quedan en nada si alguno no se muere, ¡pero un final feliz de vez en cuando no hace daño a nadie!

      El problema es que en este mundo son todos unos sosos, incapaces de apreciar nuestra capacidad de amar. ¡Ya echarán de menos mis abrazos!

      Lo que te dije, muuuuuuucho tiempo libre. Para mí, vacaciones significa vaguear por internet.

      ¡Hasta otra, que tengo que irme a tu nueva entrada vocaloid para que quedes saciada de mis comentarios! XD

      Eliminar
    3. ¡Oh, Alice-chan, lo siento tanto por ti! XD
      Mm, Alice-chan, ¿y tú de dónde eres? ¿Eres española cómo yo? ¿Y qué edad tienes? ¡Me embarga la curiosidad ante tanta coincidencia en el advenimiento de exámenes! XD

      ¡La pobre! XD Sin embargo, también tiene sus canciones en las que se redime de tanta pena. Canciones muy raras. XD

      ¡Vaya, llevas más tiempo que yo! ¿Será esto lo que llaman Destino y yo denomino suerte? XD
      Jo, jo, yo a Castiel lo mandé a freír espárragos hace mucho. ¡Prefiero mil veces a Nathan! Aunque Lysandro, Kentin y los gemelos también me encantan. XD
      Quiero un final harem. *^*
      Por cierto, ¿tú también sabías desde el principio que Kentin volvería hecho un sex-simbol militar? ¡Se veía a venir, cuando finalmente volvió en el cap.13 no paré de echar en cara a quien se me pusiera delante que "lo sabíiiia"! XD

      No, no, ¡no me has entendido bien! Lo que quiero decir es que cuando por ejemplo en una película se muere el protagonista, me deja la sensación de que toda la película no ha servido para nada. Es decir, ¡para mí tienen que sobrevivir! ¡Y bien! XD

      Eso es lo que me digo yo cada día, y no para consolarme ni nada de eso... TwT*

      ¡Jo, jo, yo hago lo mismo! Eso, escribir y jugar un montón. XD
      Si no me hubieran dejado tantos trabajos... XD

      ¡Esa es mi chica! XD

      Eliminar
  4. Una descripción a concienca de una canción.
    No parece "indecente" en absoluto, aunque hable de amor, sexo, y erotismo. A mi nivel de mero aficionado ocasional, Yukio-san, el manga (con excepción del keitai) siempre me ha parecido el producto de una sociedad extremadamente represiva en lo moral como la japonesa. Su forma de dibujar la silueta humana tiende a destarcar aquellos rasgos sexualmente más apetecibles, que siempre se dejan ocultos a la vista, con lo que se agraba el éxtasis de la represión.
    Al margen de que compartas o no este punto de vista, enohorabuena por la entrada. Y respecto a lo que dices al principio, seguro que cada vez escribes mejor todo lo que cuelgas aquí.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Anda, Eduardo, no me imaginaba yo que volvería a verte por aquí! XD

      Muchas gracias por tu comentario y por tus intentos de escribir mi pseudónimo. ¡Veo que te cuesta, llámame Marina si te es más fácil! En cuanto al resto (imagino que te refieres al hentai, ya que el keitai es un tipo de móvil japonés), si bien es cierto que Japón es muy represivo, se puede observar en el manga, el anime y los videojuegos una amplia gama de géneros en los que desatan todo deseo oculto. En ocasiones se trata de algo encubierto, en ocasiones de algo explícito y abierto, pero siempre podemos encontrar de las fantasías más inocentes (estilo cuento de hadas) a las más escabrosas y maduras. Con esto no quiero decir que sea un oscuro mundo (que también XD), sino que cuando se vive en una sociedad conservadora en la que la represión moral está a la orden del día, siempre hay una vía de escape contraria que encauza lo reprimido.
      Por otra parte, estas cosas no solo se ven en la parte otaku de la vida japonesa, sino también en aspectos mundanos de carne y hueso como los Host Club.

      ¡Para más información, Plectro Nipón...! XD

      ¡Uy, uy, que me subes los colores! D

      Eliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas