martes, 4 de junio de 2013

Ensoñación 20ª - Muerta en vida


Yukino - [Despeinada, pálida y ojerosa, escribiendo en dos o tres papeles ya más negros que blancos a la vez como si le fuera la vida en ello, sobre una mesa muy repleta y con un destartalado bolígrafo mordisqueado que se ha empeñado en que pronto pase a mejor vida]

Yuno-dono - [Dirigiéndose hacia las paredes y dándose de cabezazos contra las mismas una y otra vez]

AngelYukino y YukinoDemonio - [Volando hacia el techo y chocando contra él una y otra y otra vez]

Locura - [Haciendo la croqueta por todo el ancho suelo de la casa, que en realidad no es tanto, una y otra y otra...]

Aoi - [Bailando el baile de la felicidad desnuda]

Nánana - [Inmensamente feliz] Uaah...

Yui - Sé que estás en temporada alta de exámenes y por tanto en alerta roja, fucsia y violeta escandaloso, pero... pero... [Al borde de destrozar los preciosos bajos de su delantal de trabajo hogareño de los nervios] Por favor te lo pido y te lo suplico...

Y - Los... ¡sí! ¡Te carcomen! ¡Sí! Porque 1+1 no es igual a 2 si le restamos 1 y le sumamos 0 porque Lope de Vega y su preceptiva marcaron un antes y un después en Europa. ¡Sí...!

Yukipersonalidades al completo - ¡Sí!

Yui - Y-Yuki-sen, que esto es muy alarmante.

Locura - [¡Pop!]

¡PATOM!

Aoi - [Baile de la felicidad desnuda: versión de bruces en el suelo]

Nánana - ¡Uaaah! [Aplaudiendo, porque ha sido una caída desnuda espectacular]

Y - [Todavía escribiendo, enfrascada en un frenetismo sin más límite que el físico] ¡Mmm!

Yukipersonalidades zombie - Mmm...

Yui - ¡Escúchame! ¡Que toda tú estás fatal! ¡Si hasta Yuno-dono ha perdido el norte y la cordura estás oficialmente sentenciada!

Aoi - [Incorporándose al ritmo de la danza desnuda] Insignificante insecto en comparación con mi grandeza... ¡cómo se nota que esa minúscula mente que encierra tu cabeza hueca no alberga el conocimiento e inteligencia superior del incomparable, enorme Aoi!

Nánana - Enorme...

Aoi - ¡Desperdicia este momento de oro, desperdícialo, que el formidable Aoi devorará todo ápice de carne!

¡RRRRAS!

Yui - [Delantal rasgado]

Y - ¡Destrózalo!

Nánana - [Entusiasmada] ¡Sí~! ¡Quítatelo todo!

Yui - Esta pervertida se piensa que está en una despedida de soltera. [Aunque tampoco es de extrañar] ¡Yo no lo soporto más! [¡Súbitamente, agarra a su sensei del hombro y la gira hacia sí!]  ¡Yuki...!

Y - [Lo mira] ¿Sabes?

Yui - [Hemorragia nasal] No sé.

Y - [Párpados bien abiertos] Cervantes y Lope de Vega se llevaban muy mal.

Yui - ¡Ayyy! ¡Yuki-sen, que se suponía que te estaba agarrando yo! ¡Las uñas, las uñas...!

Y - [Párpados muy abiertos] ¡Se llevaban muy mal!

Yui - No me mires con esos ojos tan grandes y tan espantosamente abiertos. ¡Por el amor del...!

Aoi - ¡Gran Aoi!

Yui - ¡...tienes las pupilas en espiral!

Y - ¡MUY MAL!

Yui - ¡ME ESTÁS ASUSTANDO!

Y - Je, je... a mis amigas también las asusto, y a Héctor... Las primeras, cuando las miro fijamente, me acusan de infiltrarme en sus pensamientos. Me temen, me temen porque mis ojos verdes parecen escudriñar hasta el último escondrijo de su alma (apenas atormentada por mi causa)... El miércoles pasado, de hecho, le pregunté a Héctor en Gramática Descriptiva, con los ojos bien abiertos, ladeando la cabeza, permitiendo así que mi cabello cayera en ¿quizá tétrica? cascada, y dibujando mi sonrisa encantadora y característicamente psicótica...: "¿Qué tal llevas los exámenes?". Estos exámenes que nos llevan por la calle de la amargura. Y él me imitó. Ladeó la cabeza, dibujó una sonrisa similar bajo su bigote becqueriano y, levantando cuanto pudo los párpados, me preguntó: "¿Por qué me lo preguntas con esos ojos de psicópata?". ¡Qué ojos tan expresivos y tan útiles debo de tener, qué útiles son sin duda! Sí... [Lo mira más] ¿Tú quién eres?

Yui - ¡¡Sensei!!

Y - Bien, Sensei... te diré... te diré una cosa. Y te clavaré las uñas en la mano mientras lo hago como no me la quites de encima.

Mi cerebro no da para más imaginación.

Yui - [Mano sangrante] ¡Deja de estudiar! ¡AHORA!

Y - Pero tengo que continuar por mucho que mis ojos, otrora verdes, refuljan en un rojo más reluciente que esta sangre mía que no se acaba y mis vívidas anécdotas se interpongan en mi proyecto de estudio máximo...

Yui - [Gime] He visto los garabatos incomprensibles de esos papeluchos que tu viva imaginación eleva a la dignidad de "repaso", ¡y tú escribes con una letra tan clara como el cristal de los vasos que limpio cada noche! Es como esa insistencia tuya por tirarte por las ventanas: ¡no te va a servir de nada! ¡Descansa ahora mismo!

Y - ¡No me des órdenes, desconocido!

Yui - [Envolviendo fuertemente su cabeza entre sus brazos, comprimiéndola en ese pecho cubierto por un delantal sumamente rosa y masculino] ¡Yo estoy a tu lado! ¡No te abandonaré nunca!

Y - Hay un árbol detrás de ti.

Yui - He limpiado la casa y te he hecho las cuatro comidas del día hasta ahora, pero si eso no basta, si hace falta... ¡Si hace falta tomaré tu lugar, copiaremos juntos, seré tu cómplice!

Y - Y un sombrero engalanado con rosas. Y una mujer que emana malas vibraciones.

Yui - [Llorando de la presión] Por Dios te pido que te tomes el descanso que te has ganado. ¡Estás muy mal, estás para el arrastre, estás...!

Ace de Corazones - ¡Guapa!

Sombra de Sombrero - ¡Jumf! Te habría permitido este magnífico estado de agotamiento si hubiéramos estado a solas. Mala mujer...

Kao - [Con ojos relucientes] Yukino-san parece haber ingerido algo interesante una vez más...

Aoi y Nánana - [El uno bailando, la otra marcando el ritmo con sus palmadas] ¡Es agotamiento!

Yui - ¿¡Es que me van a venir todos los moscardones juntos de golpe y porrazo?! [Manos a la cabeza] ¿¡Dónde está ese medicucho cuando se lo necesita?!

Y - Falta Alicia.

Yui - ¡Ah! ¡Para eso sí que tienes memoria!

Ace de ♥² - ¿Y esas orejas?

Y - Fomentan la concentración. =^=

Ace - ¡Ja, ja, ja!

Y - Cada uno estudia a su manera. ₪^₪

Ace - [Asiéndola del brazo, estirando hasta levantarla y llevándosela hacia sí sin mucha dificultad] ¡Ven aquí!

Kao - ¡Yukino-san, Yukino-san! ¡Aquí, aquí!

Aoi - ¡Nadie le hace competencia al gran Aoi!

Y - ¡Ja, ja, ja~☆!

Ace - ¿Ja, ja, ja?

Y - [Sus ojos bailan] ¡He sacado un 8,9 en Realismo y Naturalismo! La profesora me dijo que podía llegar al sobresaliente, que reflexiono y que redacto muy bien. Me ruboricé, me puse muy contenta... porque no estoy acostumbrada a semejantes perlas. ¡Ah! Y el otro día un señor mayor, suramericano, diría, me piropeó al cruzar la calle. Me calificó de la siguiente forma: "¡Guapa!". Y yo: "¡Oh!". [Toda ella baila un vals]

Ace - [Él también baila] ¡Ja, ja, ja! [Más que eso: la dirige] ¿Y quieres... celebrarlo?

Y - ¡Mira, Sensei, estoy bailando un vals con el árbol! ¡Porque el conde-duque de Olivares y Juan Ruiz de Alarcón no se llevaban mal!

Yui - ¡No, de eso nada!

Y - [Dando vueltas] Es verdad...

Ace - [Dándole vueltas] ¡Es verdad!

Yui - ¡Eh, no la agarres de la cintura! ¡¡Y tú no te abraces al árbol por inercia!! ¡¡AAAAH!! ¿¡Y ese sombrerero por qué no pone de su parte y se que...?!

SS - [Ocupado insertando un anillo en el anular de una Yukino en movimiento (qué pericia)]

Y - ¿Que si sé? No sé.

Kao - [Distracción principal] Yukino-san tiene un anillo de boda en el dedo.

Y - Tengo muchas cosas.

Yui - ¡ARGH! [Manos a la cabeza (repetición)] ¡Está rodeada!

Kao - [Ojos húmedos] ¿Yukino-san no tiene curiosidad?

Y - La energía cinética de la leche de fresa me aporta mayores quebraderos de cabeza. Los señores del universo opinan que...

Yui - ¡Yuki-sen, sal de ahí, que ahora no estás en tus cabales!

Y - ¿Lo he estado alguna vez? No tengo esa sensación, aunque en estos momentos los señores del universo y mi sentido poco arácnido me impiden recordar nada más allá de este presente y de hace varios siglos en retrospectiva libresca. Ahora mismo me apoyo agradecida en el tronco suave y rojizo de un castaño cuyas ramas me sujetan por la cintura para que no me caiga y me mecen para seguir un ritmo inexistente, un sombrero engalanado con rosas me pide y atrapa la mano izquierda y, a mi diestra, una especie de mujer rosa que por alguna razón me da escalofríos intenta captar mi atención e insiste en repetir mi nombre a la par que me contempla con ojos húmedos. Si hay algo fuera de lo normal en todo esto es ese absurdo delantal rosa que te has empeñado en desgarrar.

¡Ni siquiera has sabido rasgarlo como Dios manda!

Y - ¿Y tú te haces llamar "Sensei"? ¡Coge unas tijeras!

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¡Estás más cuerda que nunca!

Kao - Yukino-san debería escucharme...

Yui - ¡No la escuches, sensei, que equivocas, que...!

Kao - ¡Yukino-san tiene una novia!

¡PLAF!

Yui - [En el suelo. Temblando como un flan. En una pose tan masculina como el delantal, cubriéndose la enrojecida, ardiente mejilla bajo su mano y un foco de dramatismo] P-p-p-p-¿¡pero por qué?!

Y - He sentido un repentino e irreprimible impulso de violencia doméstica no satisfecha recorrer todo hueso, músculo y cartílago de mi brazo. =~=

Aoi - ¡Lástima, desventurada ama mía! El gran Aoi jamás permitirá que mancillen el escultural cuerpo que ilumina este mundo horroroso.

Nánana - ¡Vaya, cachorrita! [Llevándose la mano al cuello, ladea la cabeza] Sorprende que hayas sido capaz de tanta movilidad entre tanto hombre.

Yui - ¿¡Y tú por qué te sonrojas?!

SS - ¡Jumf! No esperaba menos de esta mala mujer.

Yui - ¡Se acabó! Ahora vuelvo.

Y - ¿Adónde vas, Sensei?

Yui - ¡Al paragüero!

Y - ¡Coge unas tijeras!

27 segundos de ida y vuelta después...

No ha cogido las tijeras.

Y - ¡Ah! ¡Mi esposita!

Yui - ¿Eh...? [Rubor in crescendo]

AoiKao e, inexplicablemente junto a ellos para sumarse a la voz en grito, SS - ¿¡Qué?!

Y - ¡Dame de comer!

Yui - No, no, no, no... ¡concentración, concentración!

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¡Grandísima idiota!

Y - Árbol descerebrado.

Ace - ¡Boba!

Y - ¡Tontaina! [Tirándole del espeso follaje de la cabeza]

Ace - [Haciendo lo propio y pellizcándola por todas partes] ¡No es estás tan mal como quieres hacernos creer!

Yui - [Quitándola de en medio]

Y - [Dándose un golpe contra un rincón otrora muy usado] ¿No es sorprendente que haya espacio suficiente para todos en este piso tirando a mediano? [Cabecea, porque cuando está sola el cansancio ataca de nuevo] Es sorprendente... mmm... sorprendente...

Yui - ¡FUERA de aquí! ¡TODOS!

Todos - [Sus miradas de conmiseración fingida gritan: "¡Ja!"]

Y - [¡Ah! ¡Ha arrancado una "hoja"!] ¿No sabes que 1+1 es igual a 1 si le restamos 1 con leche de vaca?

Yui - ¡Y tú vas a tomarte un descanso! ¡AHORA!

Y - [Refunfuño] ¿Por qué?

Yui - Ya has tenido suficiente excitación por hoy.

Y - Pero tengo que memorizar. =^=

Yui - Déjalo. Cuando te sobrecargas pierdes el norte, te conviertes en un zombie que para más inri se ha pasado la noche en vela, acabas por no saber ni lo que estudias y por alguna extraña razón aparecen frente a tus turbias pupilas un montón de librejos absolutamente inútiles para tu carrera. ¿¡Por qué demonios te tienes que poner a estudiar matemáticas?! ¿¡Qué tienen que ver las sumas y las restas con nada en esta vida literaria tuya?!

Y - [Ojos abiertos (repetición)] ¡Hereje!

Yukipersonalidades medio muertas - Perdónalo, madre, porque no sabe lo que dice.

Y - La gramática, el análisis y la lógica de las sumas y las restas me llevan a concluir que los autores de estas resplandecientes Edad de Oro y de Plata (Realismo y Naturalismo) que  mi cerebro no cesa de procesar se llevaban muy mal... alguno.

Yui - [Es inútil] Me dispongo a correr a escobazos a este montón de ratas: deja de chistarme, vete a darte un baño y déjame la ropa en la cesta de la lavadora, por favor te lo pido.

Y - Pero si es no es una escoba...

Yui - ¿¡Vas a quejarte o vas a darte un baño?!

Y - ¿Voy a bañarme?

Yui - ¡Vas a bañarte!

Y - Tengo muy mimada a mi esposita. [¡Fuera ropa!]

Yui - ¡!

Mayoría de los presentes - ¡¡Ohh!!

Nánana - [Decepcionada]

Yui - ¡¡ARRRGH!! ¡Lo han visto! ¡¡Lo han vistooooo!!

Diversos minutos (37) de censura con rivales volando y un Yui sorprendentemente agresivo una vez lo ponen contra las cuerdas después, mientras se efectuaba una escabechina no muy sangrienta...

¡La lógica no me abandona!

Y - [Tambaleándose de un lado a otro conforme avanza por la sala, en albornoz. Exudando una distensión general no muy duradera] He sacado también un 9,5 en el examen de Teatro de la Edad de Oro... podría haberme puesto muy contenta, pero mi dicha en medio de este éxito estudiantil se vio menguada por el desengaño que me llevé con la profesora de la mentada asignatura. Resulta que había cogido confianza con ella, porque es una profesora muy cercana y divertida, y creía que entendía mis bromas cuando se las hacía y que se le podía hablar sin tapujos. Sin embargo, ¡craso error!: aquel aciago día en el que me entregó el examen corregido, una vez hecho esto, me dedicó una reprimenda de unos cinco o seis minutos sobre mis formas. Más que mis modales, diría que se refería a mi forma de expresarme.

Debo decir que en su momento me supo muy mal. Más que eso: me sentí traicionada. Aunque no me lo dijo con malas palabras y yo le aseguré que no me había conducido con maldad alguna, yo estaba convencida de que había una complicidad entre la clase y ella y que me comprendía cuando, por ejemplo, minutos antes le había expuesto las terribles consecuencias de enviar el mensaje que enviaba a cada alumno de forma individual para convocarlo a la revisión de exámenes a las once de la noche. ¡Por Dios, no son horas! ¿Quién mira el correo a esas horas?

Personalmente, desde que en España se decidió derribar la barrera que existía entre profesor y alumno en un determinado momento de nuestra existencia, ya no sé cómo tratarlos: a cada uno hay que tratarlo de forma diferente, a la mayoría hay que tutearlos, y no obstante, a la postre, confianzas las justas. En definitiva, la experiencia me ha confirmado que esa norma es inquebrantable en toda relación con un superior.

¡Pero no todo son desencantos en esta vida que nos brinda el cielo con pájaros agoreros! El jueves pasado hice una representación teatral de los Entremeses de Cervantes y el examen final de Español de América al mismo tiempo que fuera de las aulas se llevaba a cabo una manifestación extraña que parecía que iba a terminar como el Rosario de la Aurora. Mis compañeros de penas universitarias (puesto que mis compañeras de andanzas son Bestia Parda y Smille) y, lo que es lo mismo, mis amigos Candy, Claudia, José y una servidora lo pasamos francamente mal durante unas tres horas seguidas.

Ejem. Antes de proseguir con la descripción de mis vivencias, debo esclarecer ante todo que no. No es uno de los apodos con los que bautizo a mis amistades en este mi Otaku Hen. Candy es su verdadero nombre. ¡Jum, qué suerte que ella no vaya a leer esto!

Como iba diciendo, ese día fue un suplicio auditivo. Comenzó bien: nada más comenzar las clases, Candy y yo, que hacíamos pareja para el examen de la representación teatral, nos lanzamos de cabeza al aula en la que nos esperaban nuestros profesores en cuanto preguntaron: "¿Quién es el primero?". ¡Nosotras! Hubo quien quiso adelantarnos, pero su grupo no estaba completo y el nuestro sí. ¡Ja, ja! Fue un éxito rotundo. Como éramos las primeras, no tenían con quién compararnos, y lo cierto es que lo hicimos la mar de bien.

La escena que tuvimos que representar formaba parte del entremés El Viejo Celoso. Candy hacía de Cañizares y yo de Compadre. Si bien es cierto que inevitablemente formábamos un dúo de amigos bastante femeninos, debo decir en nuestro favor que lo compensábamos con nuestra comicidad: ella era un anciano muy indignado y yo un compadre que se divertía con el mal ajeno. Para mayor dramatismo añadí un par de cosas de mi propia cosecha a nuestra actuación: le dije a Candy que fuéramos caminando hasta la puerta y que, llegado el momento, me diera un portazo en las narices. No llegó a salir del cuarto (supongo que porque no quería dar vanas esperanzas a los alumnos en espera), pero sí me dedicó un estupendo, estruendoso portazo. La profesora se rió unas cuantas veces y todo, ¡y eso que debía de saberse esa escena de memoria!

Poco después volví a la misma sala la mar de dicharachera con Claudia y José como técnica de sonido, quienes interpretaron la misma escena. Al llegar al momento en el que en nuestro caso Cañizares le daba con la puerta en las narices a su compadre, mi momento estelar llegó al punto álgido de clicar un botón para que sonara un ¡TA-TÁAAN! catastrófico. Tras ese apoteósico final nuestra crítica teatral del día nos preguntó si habíamos hecho teatro alguna vez. Yo sí: en sexto de primaria. Escenificamos El Malalt Imaginari ("El enfermo imaginario"). Hacía de mala, ¡cómo no!  [Pose malvada] Ahí fue cuando la profesora exclamó: "¡Ahh, es la segunda vez que oigo que eres mala! ¡No eres mala, Yukino, no eres mala!". A lo que, por supuesto, contesté: "¡Porque no me conoces!".

Tras eso nos dirigimos a la biblioteca para repasar antes del examen que no nos dejaba dormir por las noches. Aunque, en mi caso, la pesadilla que inundó mi noche de sueño de la vigilia de la representación giró en torno a la susodicha. Soñé que Candy estaba borracha, que José se burlaba de mí, que por alguna razón había un balneario en la universidad para estos casos... Claudia no aparecía. A José le hizo especial gracia mofarse de mí y sopesó la idea de hacer realidad mis pesadillas, pero por suerte, más pronto que tarde se olvidó de tan nefastas intenciones.

Nos encontramos el acceso a la biblioteca general cerrado. Los manifestantes se habían encerrado dentro (viva...), de modo que tuvimos que ingeniárnoslas yendo en busca de la biblioteca perdida. No tardamos mucho en encontrar sitio en la biblioteca de griego, pero... ¡fue insoportable! No porque las instalaciones no fueran cómodas, aunque ciertamente hacía frío para estar a 30 de mayo, sino porque había más manifestantes en algún otro lugar y alguno de los susodichos tuvo la ocurrencia de encender un megáfono y dejarlo así por los siglos de los siglos en los que se convirtieron las tres horas de aquel día larguísimo, produciendo así, como resultado, un chirriante sonido agudo que nos perfonoró los tímpanos y taladró todo atisbo de concentración que pasara por nuestra mente. A pesar de los pesares, no obstante, conseguimos terminar el control. ¡Y me fue mejor que el primero!

Poco después supe que la princesa de Jordania y varios jeques árabes habían visitado la universidad aquella mañana tan agitada con motivo de una conferencia relacionada con el plan Bolonia.

Yui - [Radiante y sudoroso] ¡Cómo me alegro!

Y - ...

Yui - [¡Toma, un abanico!]

Y - [Abanicándose] Tu optimismo resulta insultante. ¿Y los demás?

Yui - [Embutiendo ollas, cacerolas, sartenes, un cazo, tres cucharones y un par de espumaderas en una maleta que, visto lo visto, bien podría utilizarse como bolsillo de Doraemon o maleta de Mary Poppins] ¡En el balcón!

Los demás - [Unos aporreando los cristales, otros acurrucados contra el frío (todavía hace frío para estar desnudo en la intemperie). Hasta las yukipersonalidades, ahora más repuestas, están ahí fuera]

Yui - ¡Seguid probando, ineptos! [Mano-bocina en acción] ¡Reforcé esas ventanas con cristales de seguridad a prueba de Yuki-senseis hace muuucho tiempo!

Y - Oh. Bueno. ¿Y por qué acabas de guardar una olla hirviendo en una maleta? ¿Y la tapa? ¿Es que no tienes tapa? ¿Cómo planeas llevar esa maleta del demonio para que no se moje todo? ¿Y el vapor? ¿¡No has pensado en el vapor?

Yui - [Jugando al tetris con ropa y cuatro maletas más] Primero una pregunta de nada, Yuki-sen: ¿te acuerdas de cómo me llamo?

Y - [Destello] Sensei. *^*

Yui - ¡Señor, estás recuperadísima! [Cof, cof] ¿Y qué soy yo para ti?

Y - [Abre los brazos hacia el cielo] ¡Mi esposita~♥!

Yui - Nos vamos de vacaciones.

Y - ¿¡Qué?!

Yui - ¡Ya no salimos nunca!

Y - [Lagrimitas] ¡Es que no puedo recordar cuánto llevamos casados!

Yui - ¿¡Y quién te crees que te ha sacrificado la juventud?! ¡Y para qué! ¡Para que me tengas encerrado entre estas cuatro paredes como un esclavo!

Y - [Atrapa su mano entre las suyas. Se la lleva al corazón a la par que lo mira con los ojos de quien se deja llevar. Dramatismo] ¡Te compensaré...!

Yui - [Fingiendo una indignación muy dulce, rehuye su mirada] Se acabó la entrada.

Y - ¡No puedes hacerme esto! ¿Qué haré yo si acabas con la Ensoñación de hoy? ¿Y mis anécdotas? ¿¡No has pensado en lo mucho que me queda por contar?! ¿¡Cómo puedes terminar con esto así como así, sin entrañas?!

Yui - ¡Tendrás que reservártelas para otra ocasión! ¡Es que me obligas, Yuki-sen, me obligas a llevarte a un balneario!

Y - ...¿balneario?

¡Uy, que no me puedo negar...!

4 comentarios:

  1. [Masa irreconocible se arrastra por el suelo tomando forma humana (?)]

    Yu-Yuki-chan, parece que no soy la unica con una temporada de examenes dura.

    A mi me faltan tres examenes y luego el dia 15 presento el examen de ingreso a la Normal.

    Es terrible! No me dejaron mucho tiempo para prepararme! Malvados!

    Ehhh?! Tan mal estas Yuki-chan?! Al menos debes recordarme a mi, a Kiri-chan! La gran y poderosa Kiri-chan!

    Espera... Si no me recuerdas entonces... Entonces debes saber que soy muy aaaaaltaaaa, gigante! Como un Titan de Shingeki no Kyojin!

    Eh, Cervantes y Lope de Vega se llevaban mal? Ammm... Ok, supongo XD.

    Q-Que?1 Yui no te aproveches! Desgraciado! Que clase de ser malvado se aprovecharia de una linda chica para decirle una mentira tan grande como una casa?! AUCH! Me mordi la lengua ;_;

    Bueno Yuki-chan, yo sigo esperando a que mis piernas y brazos regresen a la normalidad, mientras tanto te escribire teclando con la nariz.

    Bye bye mi cansadisima Yuki-chan!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Pero si es mi Kiri-chan de gelatina estudiantil! ¿Quién quiere meterse en mi nevera para que me la coma luegooo~♥? XD

      ¡Siempre son muy malvados, nos lo acumulan todo en un par de semanas, y eso si tenemos suerte! ¡Ven, hermana mía, compañera de penas...! TwT

      Jamás podría olvidarme de mi pequeeeña Kiri-chaaaan ni de su adorable estatura. XD
      ¡Guau, todo el mundo ve esa serie, se está convirtiendo en toda una revolución otaku! Yo todavía no la he visto porque parece ser que es gore, pero después de ver tantos doujins, imágenes y tiras cómicas sobre el mismo... me he ENAMORADO del sargento. ¿Un sargento bajito, diminuto, con complejo de minúsculo y completamente S? ¿Un protagonista uke más alto que él y completamente masoquista? ¿¡¡Un S bajito, tsundere y monísimo?!! ¡¡¡S!!!
      [Alarido imbuido por el poder del moe]
      ¡...AAAAH! Yo me desangro viva aquí mismo. XD

      Y por todo lo dicho, en definitiva, voy a ver el anime. Si es que juntarme uniformes, S&M, esas correas y un complejo de baja estatura es llamarme a gritos. =¬=

      ¡Se llevaban muy mal! ¡Muy mal! ¡MUY MAAAL! XD

      ¿Te has hecho sangre? *^*
      Quiero decir, por supuesto que Yui es un aprovechado malvadísimo. ¡Perverso! ¿Cómo es posible que alguien se aproveche de otra persona en una situación semej...? ¡Qué un rayo me fulmine ahora mismo si yo...! [¡SHAS!]

      [Yukino en polvo XD] Ni me han dejado terminar la frase. XD Bueno, Kiri-chan, ¿te ha gustado el drama de falso matrimonio entre Yui y yo del final de la entrada? XD

      ¡Yo también estaré esperando esa solidez... cuchara en mano! *¬*

      ¡Bye bye, mi monísima y gelatinosa Kiri-chan! XD

      Eliminar
  2. ¡¿E-Eh?! ¡No quiero que me comas, no tengo buen sabor! Ademas, ¡mira! ¡Ya estoy casi regenerada![Intenta acomodar la masa que corresponde a sus piernas]. ¡¿Lo ves?!

    Exacto, quiero decir, tienen TODO el ciclo escolar para hacer eso, TODO el maldito ciclo escolar... ¡Pero no, ellos prefieren dejarlo para los ultimos dias! Si Yuki-chan, somos hermanas del mismo dolor [La abraza].

    XD ¡Malvada! ¡Dejame decirte que ahora mido 1.59, he crecido!

    Si, Shingeki realmente se ha hecho famoso. Jajaja, esos dos, el sargento enano se llama Rivaille y el giganton uke se llama Eren Jeager.

    Aun asi, yo le atribuyo el exito de la serie al opening, se llama Guren no Yumiya y fue creado por Revo (e/////e Mi cantante y compositor favorito). La hermana mayor de mi amiga Kairi ve Shingeki en el manga desde hace un buen de tiempo y apesar de eso y de tener una gran trama, nunca escuche NADA de Shingeki en los foros.

    En realidad, los Laurants (fans de Revo), nos emocionamos mucho cuando supimos que sacaria nuevo material y de ahi todos se pusieron a ver Shingeki.

    ¡Oh si, todos los personajes en ese anime son hermosos, y a mi me ha encantado la pareja RivailleXEren tanto como a ti! Lo que mas me gusta de esa pareja es que Rivaille apesar de que se ve como un maldito, en realidad es bueno y cuida mucho de Eren.

    ¡Eso es malo, todos deberian ser amigos! Y... ¡¿Y si en realidad, ambos se amaban pero eran demasiado orgullosos para admitirlo? ¡LO SABIA!

    No, por suerte no. Jajajaja, deberias alejarte de los rayos, no son buenos para tu salud.

    Ha sido muy gracioso, ya veremos si Yui tiene suerte despues, a Doctor Medico no le gustara que alguien haya tocado su propiedad, tampoco al Sombrerero le gustara.

    ¡Y-YA ESTOY CASI REGENERADA, ALEJA ESA CUCHARA!

    Bye bye, mi canibal Yuki-chan XD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No te resistas y métete ahí dentro! *¬*

      ¡Oh, Kiri-chan...! [Le devuelve el abrazo rompe-huesos y...] ¡ÑAM!

      ¡Eso lo dices porque eres una fan incondicional del cantante! XD
      Son una pareja super mona, ¡ains, qué ganas tengo de leer más doujins suyos! >w<

      ¡No saques conclusiones precipitadas, Cervantes le sacaba bastantes años a Lope! XD Además, se llevaban mal por el tipo de preceptiva teatral y literaria en general que llevaban a cabo. XD

      Jo, jo, eso pronto lo verás, si la dicha es buena. Ya voy por la mitad de la Ensoñación que continúa esta trama. XD

      ¡NO! XD

      ¿No eras un conejo divino? ¡Esto no es canibalismo, ni siquiera sacrilegio, es...! La cadena alimenticia. [Alza la cuchara] ¡Bye, bye~♥...! XDD

      Eliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas