domingo, 21 de julio de 2013

Free!


¡Estoy tan entusiasmada!

Solo eso podría explicar que después de un año entero y algo más vuelva a las andadas con esta sección. Mira que intento contenerme hasta que acabe el anime para recomendarlo a diestro y siniestro en este mi bienamado Otaku Hen, ¡pero no hay manera! Hice el mismo intento con Psycho-Pass y, para cuando se terminó, me había olvidado por completo del noble deber de redactar la ficha, por no mencionar que la depresión había diluido todo enardecimiento por redactarla de mi cuerpo. ¡Qué frustración!

De modo que, como de costumbre, opto por la correctísima senda de dejarme llevar por el torbellino de mis impulsos. ¡Ayer, hoy, mañana, me invade el moeee...!

De todas formas, este anime ha empezado tan bien y produce tan buenas vibraciones cosechando la popularidad de las otakus, fangirls y fujoshis de todo el orbe, que dudo mucho que decaiga. ¡Toco madera! Sí, abrumadora mayoría de lectoras mías, me refiero nada más ni nada menos que al anime que ha revolucionado nuestros corazones y cuyo título ha obstaculizado de mala manera su búsqueda por la red, compañeras amantes del fanservice para chicas...

Free!

Si una pone únicamente Free! en Google, le sale de todo menos lo que le tiene que salir.
  • Título (he aquí un apartado redundante): Free!
  • Género: Shonen, Deportes (concretamente y como salta a la vista, natación), mayormente Comedia con un ligero toque de Drama y (si bien no estoy segura de si se puede considerar dentro de la clasificación de los géneros XD) una estupenda cantidad de Fanservice de lo más agradable para todos los públicos. Sí... para todos... =¬=
  • Episodios: Mejor no saberlo.
  • Duración: 24 minutos por capítulo (para variar).
  • Año: 2013.
  • Detalles importantes:
Si bien este anime puede parecer inspirado en el famoso tráiler de KyoAni y Do Animation que nos revolucionó a todas el pasado marzo, está basado, en realidad, en una de las novelas que recibieron una mención especial en la segunda entrega de los premios de Kyoto Animation el 2011: la obra titulada High☆Speed! de Kouji Ouji, que narra las aventuras de los protagonistas cuando estaban en primaria. Dicha obra, además, se centra más en la amistad entre Haru y Makoto.

El opening, Rage on, está interpretado por el grupo OLDCODEX, mientras que el ending, Splash Free, lo cantan los dobladores de los cinco protagonistas.

Haru es un delfín, Makoto una orca, Rin un tiburón, Nagisa un pingüino y Rei una mariposa.

Por último, aunque esto no venga a cuento, la profesora de literatura clásica, que es a su vez tutora del club de natación, ¡tiene de nombre mi pseudónimo!

Y con esta imagen de mi club de natación favorito desde ahora y para los restos si no se tercia, ¡vamos con otra sinopsis más de mi cosecha! 
Porque, de nuevo, las que había no me acababan de convencer.
  • Sinopsis:
La historia gira en torno a Haruka Nanase, un muchacho cuyo amor al agua y pasión a la natación de estilo libre supera con mucho los límites de lo habitual, hasta el punto de llevar siempre puesto el bañador de natación profesional y de desnudarse cada vez que ve agua cerca. Dicho muchacho, antes de graduarse de la escuela primaria, participó en un torneo de natación junto a sus compañeros del club de natación que los unió con un lazo de amistad: Makoto Tachibana, Nagisa Hazuki y Rin Matsuoka. Pese a ello, tras conseguir la victoria cada uno de los integrantes del grupo siguió su propio camino. 

La trama se inicia con un paso del tiempo que nos lleva a conocer a Haru y a Makoto, su amigo de la infancia, que no se ha separado de él, a principios de su segundo año de instituto. Este año es diferente a los anteriores, puesto que se reencuentran con Nagisa y prácticamente vuelven a formar el antiguo grupo. Sin embargo, las cosas han cambiado: Haru ha abandonado la natación (de competición) y van a demoler su antiguo club. Puesto que eso último no tiene solución, deciden ir allí para un último adiós. ¿Y a quién se encuentran? ¡Al que faltaba! 

Rin aparece y repentinamente, sin tiempo, sin mesura, ¡se da lugar a un desafío entre él y Haru! Una carrera acuática que demuestra las habilidades de ambos. Gracias a esta carrera, Haru recupera la convicción de que su lugar está en el agua, de modo que, Makoto, Nagisa y él, así como a un nuevo miembro llamado Rei Ryugazaki, forman el club de natación del Instituto Iwatobi. Haruka, Makoto Nagisa, Rei y Rin vivirán juntos una historia de natación, juventud y amistad, así como una de rivalidad entre Rin y su némesis particular, Haru.

Sobra decir lo que opino yo sobre esta rivalidad, los amigos de la infancia, los triángulos y todo lo demás. XD
  • Opinión:
Probablemente estaréis hartos o más bien hartas de mis positivísimas consideraciones en esta sección, pero se trata de algo inevitable teniendo en cuenta que solo pongo las series que más me gustan, absorben y casi (¿casi? ¿Casi?) obsesionan. Y dicho esto... ¡Ji, ji, ji, ji, ji...!

¡Me derrito!

¡Me derrito! ¡Me derrito como la bruja mala de Oz! ¡Me derrito sobre la abrasadora arena, sobre las limpias baldosas de todas las piscinas, sobre el más bien insalubre cloro...!

Pero, quitando el hecho de que me derrito por lo obvio como debe ser, porque al fin y al cabo, ¿quién no se derrite? ¿Eh? ¿¡Eh?! ¡No hay nadie que no se derrita! ¡Nadie en absoluto! ¡Nadieeee...! Y quitando de en medio la conclusión general de que el mundo entero se derrite, esta serie es, ante todo, mucho más que simple fanservice. ¿Lo recalco? Lo recalco, que hay gente que solo lo lee si lo pongo en negrita: esta serie es, ante todo, mucho más que simple fanservice

¿Que el fanservice es bueno? ¡Por supuesto! ¿Que el fanservice ayuda? ¡Lo secundo! ¿Que el fanservice para chicas debería dominar el mundo como el yaoi lo hará algún día lejano? ¡Sin duda! Pero eso no significa que una buena serie deba depender exclusivamente de él en lugar de utilizarlo como apoyo tanto cómico como acústico-visual, es decir, para alegrarnos la vista y regalarnos los oídos. Esta opción de apoyo que defiendo es, justamente, la estela que sigue Free!

Con solo tres capítulos de emisión ya ha logrado ganarse a pulso su posición en uno de los puestos más altos del ranking de popularidad. El argumento es bueno y no cae en estereotipos del shonen gracias al diseño de los personajes cuyas fascinantes personalidades, si bien a las fujoshis nos harán temblar leyendo entre líneas (por Dios, podría hacer un estudio psicológico de todos ellos y de cada uno de sus actos, tecleando hasta el amanecer del día y el anochecer de mi alma retorcida en este magnífico paraíso de oscuridad sin fondo que es el otakismo fujoshi [Desvaríos, desvaríos]... >¬<~♥), son capaces de agradar y arrancar sonrisas a cualquier espectador, sea lego en el asunto o no. 

La música, tanto ambiental como opening y ending (sobre todo el ending), dentro de los límites del anime en cuestión merece calificarse como perfecta en temática y sonido. Los gráficos son difícilmente superables, el movimiento es fluido y natural hasta en la brusquedad de las escenas de quitarse la camiseta. Los seiyuus (dobladores) interpretan a sus personajes con soltura y precisión y, por último, todos estos elementos se funden y armonizan para crear una obra de arte de lo más entretenida para más de uno de los cinco sentidos. 

¡Y para más inri, el personaje femenino, Gou, la hermana de Rin, la única que podría estropear este ideal perfección absoluta con un papel tópico, machista y atontado...! Es una amante de los tríceps. ¡Una amante de los tríceps! ¡Y brilla cada vez que ve a uno de nuestros chicos sin camisa! Por favor, ¡si pone la carita que pondríamos nosotras justo antes de fundirnos del todo y meternos en la nevera para volver a convertirnos en algo mínimamente sólido! XD

Ardo únicamente con el presentimiento de caer rendida, enamorada y desangrada bajo los pies metafóricos de esta serie y de los no tan metafóricos de sus personajes sobre mi cabeza. ¡El susurro del amor está demasiado cerca! Uh. O quizá sean las sirenas de la ambulancia. ¡Con lo que odio las transfusiones de sangre...!

Oh, sí, ¿mi preferido? ¡Haru, Haru y siempre Haru! Tiene todo lo que me gusta más, tiene algo fuera de lo normal, ¡y su seiyuu me en-can-ta~♪! Como los desfibriladores.

Mi opinión ha quedado ampliamente expresada. ¡Llega el colofón final de la entrada, mi tradición personal! ¿El opening? ¡Que lo zurzan! ¡¡El ending es mejor!! ¡Me muero de risa cada vez que veo a Rin moviéndose al ritmo de la música en su versión sultán!

Señor, dame una nevera, 
que si me das fuerza, no sé qué haré con ella. ₪¬₪

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas