domingo, 7 de julio de 2013

Ruta 08ª - Las pesadillas


Érase un "alguien" que desató la ira de un jefe de la mafia con una simple negativa...

¡Qué susceptible puede llegar a ser!

...y una Yukino con mucha labor por delante.

¡Nada dentro de la ilegalidad~...!

Yukino - ¡Cógelo por las piernas, no me seas vago!

Ace de Corazones - ¡Ja, ja, ja! ¡Esto es tan propio de ti!

Y - ¡No te distraigas, que solo llevamos envueltos cinco y el parque de atracciones es muy grande! [Cuánto trabajo] ¿Te puedes crees que hace un año que no teníamos una nueva Ruta?

Ace de ♥² - ¡Estás tan ocupada!

Y - Ep, ¿eso es ironía, sinvergüenza?

Chesire - [Bañado en sudor] Yo... no era esto lo que pretendía... no debería de haberte traído...

Y - ¿Qué te pasa? ¿Tienes hambre? ¿Quieres leche de fresa?

Ace - ¡La leche de fresa lo resuelve todo!

Y - Sobradas pruebas tengo de ello. =^=*

Chesire - No. No, yo... Yo... ¡yo no quería que pasara esto!

Y - Te noto visiblemente afectado por las circunstancias, lindo gatito. [Mala cara] ¡Por favor! ¿Acaso no sois vosotros los que os pasáis el día protestando, lamentándoos y rezongando sobre que las vidas de los sincara no valen nada y sobre que tenéis un sustituto por cada corazón de reloj? Pues con más razón no ha de quitarte el sueño que secuestre a unos cuantos. [Reforzando el nudo] Por otra parte, los extras del parque de atracciones me agradaron especialmente desde que los conocí con los ojos.

Ace - ¡Admites el delito!

Y - Llévatelo al carrito, vamos. [Tendiéndole la cuerda] Mi yegua será capaz de aguantar tirar de un equipaje completado con otros diez más, ¿no te parece?

Ace - [Manos arriba] ¿Cómo se piden las cosas?

Y - [Desvía las pupilas] Qué poco te estás riendo hoy. [Mohín] Por favor...

Ace - ¿Con qué?

Y - Tch.

Ace - ¿Con qué? [Manos extendidas]

Y - [Tirándole la cuerda al pecho] ¡Con sirope de miel, zoquete!

Ace - ¡Ja, ja, ja! [La pesca y se gira, no sin antes puntualizar...] Así me gusta verte: ¡roja!

Y - ¡Juf, calla! ¡Qué horror de rubor! Y tú... [Acercándose al acuclillado gato antropomórfico que se ha arrimado a un bonito rincón al aire libre] Cálmate, anda.

Chesire - ¿Por qué he hecho esto...?

Y - ¿No te acuerdas? [Atrapándole las orejas]

Me pregunto en qué lugar de tu sórdida cadena alimenticia me hallo.

Y - Me mordisqueaste un buen rato las manos como para olvidarlo. [Frota, frota, frota]

Chesire - Purrrrr~...

Y - Buen chico~♪.

Chesire - [Panza arriba]

Y - ¡Mmm! [Ojos expandiéndose]

Chesire - [Entregado] ¡No pares!

Y - [Encendida hasta las orejas] ¡Ji, ji, ji...! ¿Qué harías si lo hiciera...?

¡Golpe de empuñadura!

Y - ¡AY!

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¿Qué maquinas con esa psicótica carita?

Y - ¿Tan pronto vuelves? [Una mano frota la oreja ajena y otra, el chichón] Una no puede ni divertirse...

Dee - ¡Ahí están!

Dum - ¡No les dejéis escapar!

Grupo de ¿? - ¡Sí, señor! ¡No, señor!

Y - ¡! ¡Ace! ¡Ace, Ace, Ace!

Ace - [Sacudido] ¡Qué mareo!

Y - ¡Ya están aquí! [Tirándole de la manga] ¡Ace, que ya están aquí y solo hemos envuelto a cinco! ¡Ya están aquí, pese a que solo hace cuarenta y seis minutos que los despistamos!

Ace - ¡Qué mal te escondes!

Y - ¿¡Y de quién crees que es la culpa, don "Me pierdo hasta en la puerta de mi casa"?! ¡No te pongas a disertar ahora, que esto no es un anime de deporte, no podemos mantener una conversación de veinte minutos sobre asuntos supraterrenales antes de que se agoten los últimos cinco segundos de partido! ¡Ahhh, ya están aquí! [Corre]

Chesire - [¡!] ¿Q-qué vas a hacer?

Y - ¡AAAAAARGH! [La respuesta: deslomarse]

Un erizado Chesire - [Por encima de su cabeza] ¡MIIIIIAAAAAAAHH....!

Y - [Lanzamiento de gato antropomórfico gigante detrás de un muro de arbustos para salvarlo de las inminentes balas efectuada con éxito. Resultados ulteriores: empapada en sudor, brazos y manos rasguñados, raspados y arañados a conciencia, dolor de riñones y una ligera sensación de lumbalgia] Af, af... ahora nosotros, ¡aaagh! [¡Crac! de espalda]

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¿Te ayudo, princesa?

Y - La próxima vez pregúntamelo antes de cogerme en brazos y, sobre todo, antes de que sea inviable el mero intento de evitar que los tengamos delante saludándonos con sus armas de fuego y el corazón me salga por la boca. ¡Dios! ¿Están a punto de utilizar las mismas? ¡Corre, corre, CORRE!

¡BA-BA-BA-BANG!

¡Qué derroche!

Y - ¿¡Pero cómo es posible que los de atrás no le den a los de delante?! ¿¡Cómo es posible que el cuerpo de la de delante no intercepte las balas de los de detrás?! ¿¡QUÉ CLASE DE JUEGO INVEROSÍMIL Y DE PIIIII ES ESTE?!

Ace - [Corriendo y saltando, la pone a buen recaudo tras una protectora taza gigante] ¡Ja, ja, ja, malhablada!

Y - ¡Arf! No me extraña que llevara tanto tiempo sin hacer una de estas entradas. Son agotadoras. ¿No podríamos sencillamente pasar el día en el dulce, dulcísimo hogar, y discurrir alegremente en voz muy alta hasta el mismo final? ¿Es necesario tanto sufrimiento? ¿¡Quién demonios se ha creído que es ese sombrerero para enviarnos a sus hordas de lacayos, que no aprecian el valor que supone llevar un arma en la palma de la mano?! [Hunde el rostro entre sus pectorales. ¡Ooh!] ¡Quiero volver a casa!

Ace - [Palmeándole la cabeza] Sí, sí.

Y - No abandones los exclamativos, Ace. *^*

Ace - ¡Sí, sí!

Y - Hoy estás extraña y sospechosamente obediente. [Suspiro surgido del fondo del alma] Ojalá estuvieras siempre tan tranquilo. ¿Tendré que contratar a una pandilla de matones que nos amedrenten a balazos para disfrutar de un par de minutos de paz a tu lado? ¡Qué sinsentido!

Ace - ¡Quisquillosa!

Y - ¡Pendenciero!

Ace - ¿No te has dejado nada a merced de las balas?

Y - [¿Ace hablando bien? ¿Ace articulando una frase completa?] Madre del amor hermoso, ¡mi yegua...! [Y un mínimo de cinco secuestrados]

Ace - ¡Ja, ja, ja! Vamos a jugar.

Y - No era mi intención llegar tan pronto a la censura ¡más necesaria! que gratuita. [Extrae un cartucho de dinamita de Dios sabe dónde. ¿¡Qué diantres...?!] En fin, el tiempo apremia. [¡¡No enciendas esa mecha!!]

Y así, entre penas y glorias rebosantes de pólvora, nuestros sobrecogedores antihéroes volvieron a la torre del reloj dando un sonoro portazo

Y - ¡Julius, Julius, destinado cariño mío! ¡Mira los trece regalitos que te traigo! ¡Tengo en mis metafóricas manos el secreto de...!

Ace - [La coge por el brazo, deteniéndola] ¡Ja, ja, ja!

Y - ¿Qué?

Ace - ¡Veo, veo!

Y - ¿Qué~ ves~♫?

Ace - ¡Una cosita!

Y - ¿Y qué cosita~ es~☆?

Ace - ¡Penumbra!

Y - ¿Y en esa penumbra hay tres sillones con tres sombríos entes no tan misteriosos como yo quisiera sentados en ellos?

Ace - ¡Quizás!

Y - ¿Gente que con sinceridad espero por el bien de su salud visual que no estén leyendo en la oscuridad, cuyo perfil se recorta junto a la sombra de una pequeña mesa redonda, baja, para el café, a la cual rodean?

Ace - ¡Quizás!

Y - ¿Se adivina, además, el cuerpo de una bella tetera clásica, la figura de un número de tazas que repite esa cifra mágica y quizá simbólica del tres, así como un penetrante aroma a cafeína disuelta en agua caliente con leche y caramelo que nos envuelve y me embriaga pese a que su sabor no sea lo que más me agrada? No, espera, ¡el juego no es así! [Tira de un cordel cercano, que hace las veces de interruptor de una lámpara igual de cercana]

Ace - ¡Iluminación!

Y - ¡No hagas el trabajo del narrador!

¡Iluminación!

Julius - [Serio. No, contento. No, aliviado. No, enfadado... ¿Normal?] Yuki.

Conejo Blanco - [Colocándose las gafas] {Te estábamos esperando.} ¿O debería decir, os?

Reina de Vivas - [Ostenta un gesto enfurruñado y mohíno] ¡Jumf! Te puedes considerar afortunada por conservar ese mezquino cuello brindándote respiro sobre los hombros después de hacer que nos nos esperáramos tantas horas. No es que quisiéramos informarnos de primera mano sobre tu seguridad, ¡es que no ofreces más que contratiempos! [De oculto y mal disimulado regocijo interior]

Y - Siento el alma invadida por un espeluznante mal presentimiento.

CB - ¡Por lo menos te queda algún instinto que no esté atrofiado! [¡Aleluya!]

Y - ¡Conviértete en conejo!

CB - [Modo conejo]

Y - Esa obediencia ciega de la que en ocasiones haces gala me lleva a pensar que eres la versión sofisticada de Yui en este mundo de locos. [Cogiéndolo y llevándoselo en brazos, tirando a la vez de la manga de su medio eterno acompañante] Vamos a recitar los números primos. No, mejor y mucho más rápido, ¡pensemos en los secretos del universo! [Destello de insólita inteligencia] ¿Sabes qué, Ace?

Ace - ¡Sí, sí sé!

Y - ¡Metiroso!

Ace - ¡Desperada!

Y - Alrededor de esta nocturna hora veraniega que viene y va en el universo de estos sueños míos tan macabros en el que nos encontramos, se puede divisar en el manto de la noche que es el cielo una estrella roja cerca de la constelación de Escorpión llamada Antares. Dicho astro es setecientas veces más grande y diez mil veces más brillante que nuestro sol. La distancia que se extiende entre Antares y la Tierra es, aproximadamente, de quinientos años luz. Se trata de una distancia inimaginable.

Ace - ¡No me digas!

Y - ¡Sí te digo! ¡Vamos a averiguarlo! [La atrapan furtivamente por el hombro, la giran de forma más delicada que brusca y... ¡todo es azul marino!]

Julius - ¡Yuki!

Y - ¡! [Se le cae el conejo]

CB - ¡Aaaaaah!

Y - Ju-Julius. ¿Esto es... un abrazo?

¡No es suficiente, no es suficiente, no es suficienteeee!

Y - ¡No estoy acostumbrada a tanta dulzura! [De modo que hace lo propio: lo envuelve con sus brazos, efectúa un agarre completo de su espalda al hundir los dedos en su ropa y ¡se aferra bien fuerte!] ¡Si vas a hacerlo, hazlo bien!

Julius - [Arrepentido] Déjame.

Y - ¡No, no hay vuelta atrás, tú no te me escapas! ¡Abrázame, bésame, ámame! Y luego se lo contamos todo al endriago de nuestro corazón que debes de haber dejado durmiendo en su cuna improvisada. ♥

Julius - ¿¡Qué pretendes contarle al niño?!

Y - Me ha sobrevenido la enfermedad del "Necesito amarte con locura", Julius, ¡no me dejes morir!

Reina - [Lanzamiento de abanico]

Y - [Que revota contra su coronilla] ¡Aich!

Reina - [Abre otro con mucha gracia]

Y - [¿Pero de dónde los saca?]

Reina - [Abanicándose impetuosa y furibundamente] ¡Jumf! ¡Qué podríamos esperar de una plebeya de tu ralea, si no una prueba tras otra de tu necedad!

Ace - [Aprovechando la disputa para entrar con un bulto y salir sin él, entrar y salir, entrar y salir... trece veces]

Y - Oh, sí, lo siento. [Modo príncipe versión abrazada ¡on!] Cuan hermosa te hallo cada vez que gozo del milagro de contemplarte en un estado de ánimo no tan milagroso ni poco frecuente como un fingido mal humor que nace de tu preocupación por esta vil servidora tuya que permanece a tus pies, ¡oh, soberana de mis afectos!

Reina - ¡Careces de credibilidad, estúpida ignorante!

Y - Ahora que lo oigo mencionar de boca de mi reina y lo leo en el bermellón de esos labios que articulan esas dulces mentiras que, al traducir, me están piropea~ndo, ¿por qué me embarga la sensación de que os habéis reunido por algún motivo preocupante que me concierne? ¿Solo me echabais de menos? He estado mucho tiempo fuera... ¡por culpa de Ace!

CB - ¿"Por qué"? ¿Preguntas por qué? ¿Te atreves a preguntar por qué?

Ace y Y - ¡Evidentemente! /Eh... sí, evidentemente.

CB - {Sabemos cuáles son tus planes.}

Julius - [Asiente]

Reina - N-no es que nos hayamos molestado en ordenar investigar a una simple molestia como tú, simple y llanamente guardamos el deber de preservar el reino de una pieza.

Y - [Modo príncipe off] ¿Sabéis que acabo de secuestrar a trece sincara?

CB y Julius - ¿¡Qué has hecho qué?!/[Respingo]

Y - ¡No te preocupes, ocho de ellos son lacayos del sombrerero!

CBJulius y Reina - ¿¡Qué?!

Ace - [Aprovechando el estupor general para trasladar los poco misteriosos bultos del salón al cuarto de Yukino uno por uno... otras trece veces]

Y - Bueno... tenía que aprovecharlos una vez reducidos y sin munición, ¿no? ¿No me dices siempre que recicle, Julius, relojero de mis engranajes?

Ace - ¡Ja, ja, ja, vaya averiguaciones!

CB - No era eso lo que suponíamos...

Y - ¿Se puede saber qué suponíais?

CB - Nunca lo sabrás.

Reina - Definitivamente debo cortarte esa cabeza inútil.

Julius - Todo lo que te digo se utiliza en mi contra.

Y - ¡Y te cubriría de besos por ello! [Morritos]

Julius - [Le sujeta la cabeza] ¿Qué piensas hacer con ellos?

Y - ¡Oooh! ¡Finalmente ha llegado! ¡Ya está aquí, ya llegó, mi primer amor~♪! Digo, ¡la gran pregunta! ¡Ja! ¡Ja, ja, ja!

Ace - ¡Ja, ja, ja!

Y - ¡JA, JA, JA, JA! [Liberando a Julius]

Ace y Y - [¡Juntos!] ¡Ja, ja, ja, ja, JA, JA, JAAA...!

CBJulius y Reina - [Nerviosos]

Ace - [Brazo e índice izquierdos al cielo] ¡Los tenemos!

Y - ¡Y son nuestros! [Brazo e índice diestros al techo]

Ace - ¡Y con ellos...! [Abre la mano]

Y - [Extiende los dedos] ¡...el secreto!

Ace y Y - [¡Confeti!]

CBJulius y Reina - [Bañados por la lluvia de confeti]

Ace y Y - ¡Sabemos cómo trucar el juego! ☆

CBJulius y Reina - [Bañados por la lluvia de confeti y el disgusto]

CB - ¿Q-q-q-q-q-q-q-¡qu...?!

Julius - Imposible.

Reina - ¡Que le corten la cabeza!

Y - ¡Je, je~! [Toma asiento]

Procedamos con la explicación.

Y - Tras una exhaustiva investigación al más puro estilo Phoenix Whright, con sus indagaciones, sus pesquisas, sus exploraciones y sus... errr... búsquedas por toda extensión visible del reino (es decir, del parque de atracciones, que era al área que nos faltaba), caí en la cuenta de que, por muy País de los Juegos de Citas y sueño macabro mío que sea, como todo buen videojuego no podía faltar la zona desbloqueable. [Asiente para sí misma] Una vez nos percatamos de ello, la consecuente cadena de decisiones fue un camino de rosas sin espinas.

Ace - [Sin sentarse, se coloca a su vera] ¡Ja, ja, ja!

Y - Deduje que, así como ocurría en el Kingdom Hearts II con el Mundo Inexistente, el enemigo final de la extranjera que soy yo se presentaría ante mí en cuanto finalizara un número de rutas determinado. Dado que dudo mucho que dicho número determinado no entre dentro de la información confidencial, decidí tirar por uno alto para empezar y ya veremos.

Julius - [Abre la boca]

Y - [Palma arriba] ¡Sé lo que vas a decir! Pero, ¿qué otro personaje con un rol podría cometer la atrocidad de despojarme de aquel reloj de corazón mío que creía a pies juntillas que no servía ni para saber la hora? ¡Obviamente, si no era el sombrerero, tenía que ser un personaje desconocido!

¿Y qué personaje desconocido podría tener el más mínimo interés en tan ruin artimaña? ¡Mi enemigo final, obviamente! O... quizá sea más acertado denominarlo mi conquista final. Desconozco cada uno de sus parámetros. Desconozco su paradero. Desconozco hasta su figura. ¿Cómo voy a conquistarlo, cómo voy a iniciar la ruta cuando todas mis armas me han sido arrebatadas, cuando la única pista que tengo sobre él viene de mi corazón cronometrado? ¡Sin lugar a dudas es un reto formidable! ¡Solo el azar está de mi parte!

Ace - ¡El azar y el secuestro!

Y - ¡El azar y mis dotes de acosadora!

CB - ¿No habías mencionado algo sobre... trucar el juego?

Y - ¡Ah, es mucho más fácil de lo que parece! Lo único que necesitaba era una ruta de conquista masiva oscura, censurada y repleta por una sola y avasalladora escena de no tanto amor con mucha sangre salpicando que llenara por completo el suelo los solitarios corazones de unos cuantos personajes secundarios sin rostro ni importancia.

Los cinco sincara más los ocho sicarios del sombrerero han satisfecho esa necesidad, sin mencionar la ayuda que ha prometido brindarme Ace de mil amores, junto con sus herramientas. Me han proporcionado una oportunidad de hacer trampa tomar el camino rápido experimentación irrepetible... [Oscura sonrisa] Por vuestro propio bien y el de los lectores me reservaré los tecnicismos, si bien no tengo la obligación ni la intención de impedir que imaginéis y observéis cuanto queráis en cuanto empiece el festival.

Manipular los sentimientos de individuos que bajo circunstancias normales jamás podrían ni soñar con verse protagonistas de una conquista, cuya presencia acostumbra a ser meramente física y sin diálogos, es relativamente sencillo. Pero si lo hiciera de forma individual recorrería un camino demasiado extenso en estos momentos... por ello debo optar por las medidas drásticas. Las rutas ortodoxas requieren más tiempo del que dispongo ahora mismo y llevamos un año esperando. No esperes paciencia por mi parte.

Julius - Has perdido la cabeza.

Y - Su majestad se encarga justamente de que eso no ocurra, mi querido Julius.

Reina - ¡Mentecata! ¡La ilegalidad tiene un castigo!

Y - Ya he estado en el calabozo de su majestad: no puedo decir que me aterre la idea de volver a sufrir un arresto. Además, ¿qué van a hacerme? ¡Mi conmovedoramente compasiva y misericordiosa reina es incapaz de visualizarme siquiera sin cabeza! ¡Ahh, qué pena...!

Reina - [Le arroja el café herviente]

Y - ¡Quema, quema, QUEMA!

Reina - ¡Jumf! [Satisfecha y sonriéndose, le arroja un pañuelo de encaje] Goza de mi misericordia.

Y - [¡Maldita tsundere...!]

Reina - Una perpetua proscrita es todo a lo que puede aspirar a ser una vasalla tan problemática y delictiva como tú, ¿me equivoco?

Ace - ¡Una vida divertida! [Frotándole cara, orejas y cabeza con el dichoso pañuelo]

Y - [Dolor] ¡No seas tan amable, Ace! >//º=

Reina - Una perpetua proscrita es todo a lo que puede aspirar a ser una vasalla tan problemática y delictiva como tú, ¿me equivoco?

Y - Ya te oído, ya te he oído, no es necesario que me pinches tanto con tu abanico para puntualizarlo, alteza. [Hunde la oreja en el pecho de Ace, zona de la mitad]

Reina - ¡!

Ace - ¡Ja, ja, ja!

Y - ¡Calla!

Ace - [Tic, tac, tic, tac]

Y - Sí, ya va siendo hora. [Se despega] ¡Peter, sé un hombre!

CB - ¿Qué dices?

Y - ¿Eres o no eres un hombre?

CB - [Modo humano]

Ace - [Le presta la funda de su hoy pacífica y medio abandonada arma blanca]

¡POTOCÓN!

CB - [...dormidito]

Julius - [¿¡"Dormidito"?! ¡Inconsciente!]

Y - ¡La heroica Yukino te ha devuelto tu propia medicina! [Devolución del préstamo en proceso]

Ace - [Devolución del préstamo finalizada] ¡Ja, ja, ja, qué somnífero! [Pero... no enfunda la espada]

Reina - ¿¡Así es como te conduces con mis subordinados...?!

Y - ¿Te embarga la incontenible felicidad? ¿La envidia? ¿Los celos? Tendrás que esperar tu turno acomodada en un buen sillón, mi reina, porque no pienso tocarte ni uno solo de esos rizos azabache que te adornan y engalanan. ¡Estoy ocupada! Ace finalmente va a hacer algo que implique acción en esta entrada, ¡y no lo va a hacer solo! [Cubriendo sus manos con unos guantes de goma]

Ace - ¡Por fin! [Abriendo la puerta que lleva a las tinieblas de la habitación de Yukino]

Y - [Recogiéndose el pelo]

Ace - [Forrando el suelo y las paredes de plástico]

Y - [Se interna en esa boca dentada por el plástico y el filo de unas rudimentarias herramientas]

Reina - [Sin poder evitarlo, se asoma por la puerta]

Julius - [Preferiría beber café]

Y - ¡Dentro censura de luz y color!

Tres horas y cuarenta y siete minutos que la bondadosísima Yukino y su cómplice de gran corazón invirtieron en aplicar... arrumacos, florecitas, paz, amor y rock&roll a las víctimas culpables más tarde...

Eso no cabe en mi corazón.

Reina - [Desmayada]

Julius - [Acumulando estrés]

Ace - [Agotado y sudoroso... por el ejercicio]

Y - [Manchada de... de... ¡de ketchup!, asomada a la ventana] ¡Jajá! ¡Ahí está, a veinte kilómetros a ojo! ¡Nuestro próximo destino! Si salimos ahora todavía podremos volver al amanecer, ¡es perfecto, insuperable!

Julius - Basta.

Y - ¿Julius? ¿Me estás insultando?

Julius - ¡Silencio!

Y - [Cierra la boca]

Julius - He tenido suficiente. [Se masajea las sienes con índice y pulgar] Ven conmigo. [Llevándose de la manita]

Ace - ¡Ja, ja, ja! [Dispuesto a seguirlos]

Julius - [Fuego por los ojos] Tú te quedas aquí.

Ace - Ja, ja, ja... [Dispuesto a quedarse]

Y - [Extasiada ante tanta autoridad]

25 km después...

Los paseos que hay que darse para superar los baches de estas conquistas...

Y - ¿Eh? ¿¡Eh?! ¡Ah...! [Agita la cabeza] ¡Estaba segura de que me llevarías a pedir disculpas!

Julius - Después.

Y - Mientras tú me lo impongas... =¬=~♥

Julius - En primer lugar, te haré resolver el conflicto en el que tú misma te has sumido.

Y - Yo lo que quiero es sumirme en el abismo de tus ojos azules...

Julius - Haz el favor de poner los pies en la tierra.

Y - Yo a ti te haría cualquier favor, si así consigo que sostengas mi mano indefinidamente...

Julius - [Suspira] Entremos.

Y - ¡A las profundidades de tu alma...!

Julius - [Opta por tirar de ella]

Y - [Paso, paso]

Julius - [Paso, paso]

Y - [Paso, paso, paso]

Julius - [Paso, paso, paso]

Y - [¡Ostras!] ¡No, Julius, no abras esa puerta, no entres conmigo! ¡Si este es el verdadero escondrijo del jefe final, tiene que estar infestado de trampas que...!

Julius - Tu aturdimiento no tiene límites.

Y - ¡Arrr! ¿¡Ya estamos en mitad del pasillo?! ¿¡Pero cuándo hemos entrado?! Me sentía tan en paz contemplando tu cabello, tu espalda, tus andares... yo... abstraída, embelesada, ensimismada... ¡no des un paso más, es peligro...!

¡CRASH!

Esta es la trampa más sofisticada en la que he caído.

Y - [Lloriquea] Julius...

Julius - [Agachándose] ¿Qué hacemos ahora?

Y - Acaricia mi cabeza con fruición y dime que todo va a salir bien.

Julius - Todo va a salir bien.

Y - Y dime que me quieres.

Julius - Prefiero no hacerlo.

Y - ¿Y un besito?

Julius - No voy a hacerlo.

Y - Bueno, hoy ya me has abrazado. [Patalea, patalea, coge impulso con brazos y busto y... ¡sale de rodillas!] Salgamos de aquí.

Julius - No hemos caminado ni dos pasos.

Y - Cuando estoy contigo, prefiero ver las estrellas. [Abre la puerta, baja los escasos peldaños del porche] Y hoy da la casualidad de que te tengo a mi lado al amparo de noche.

Julius - ¿No querías buscar a ese enemigo final?

Y - [Prendiéndose de su brazo] ¿Quién sabe si existe?

¿? - ¿Quién dice que no?

¡Un ninja!

Alicia - ¡Soy yo, estúpida!

Y - [Qué faltón] ¿...Alicia?

Alicia - ¡En el País de las Maravillas! ¡Ji, ji!

Y - {¿¡Alicia en el País de las Maravillas?!}

Julius - [Carraspea]

Y - ¿Eh? Oh, sí: {¿¡Alicia en el País de los Juegos de Citas?!}. Espera, ¿quieres decir que tú eres el gran, el temido, el innombrable, el invisible, insípido, inodoro e incoloro...?

Alicia - ¿Me tomas por agua?

Y - ...¿enemigo final? ¿ eres mi conquista final?

Alicia - [Sonrisa seductora de dos dedos en el labio inferior] Algo peor: tu rival.

Y - [Temblando, y no de miedo ni de frío] J... E-es cierto, a ti también se te puede considerar un extranjero como a mí. Vas... ¿Vas a conquistar a otros hombres? Porque hay mujeres en este país, pero si las acechas a ellas no harás honor a ese supuesto tí... título. [Estalla en carcajadas]

Julius - [Respingo]

Y - [No aguantaba más] ¿Has hecho todo esto solo para llamar mi atención? ¡No tenías necesidad!

Alicia - ¡Engreída...!

Y - Ya lo sé, ya lo sé, estás falto de cariño, ¿verdad? ¡Pues solo tienes que olvidarte de esa absurda norma que tanto quieres que ignore de no tocarte! ¡Ven a mis brazos!

Alicia - ¡Ji, ji! No soy un chico fácil como tú.

Y - ¡Yo no soy un chico!

Julius - ¿Cómo te atreves?

Alicia - ¿Eh?

Julius - Discúlpate.

Alicia - ¿Quién eres tú?

Y - ¿No lo reconoces? ¿No reconoces a mi caballero de azul armadura?

Alicia - ¡Oh, te recuerdo! Eras insignificante y no has cambiado. No interfieras, ¿quieres?

Y - [Preocupada] Sí, creo que lo mejor sería que no interfirieras...

Julius - Devuélvele lo que le has robado y no habrá necesidad.

Y - [Y, a la vez, encantada de la vida] ¡Oh, Julius...! ❤

Alicia - No lo tengo.

Y - ¡No intentes quedártelo, tontorrón, si ya sabes que mi corazón nº38 es todo tuyo! ¿De qué te podría servir robarme algo que en parte ya te pertenece a ratos?

Alicia - He dicho que no lo tengo. [Amplia sonrisa] Se lo he entregado a aquel cuyas acciones sobre ese pequeño objeto te arrastrarán con mayor facilidad hacia el borde de la demencia.

Y - ¿¡Qué?! [Horror] ¡No...!

Tantas vueltas para nada. =^=···

10 comentarios:

  1. Yuki-sempai me encanto la entrada yo también amo a chesire quien no lo secuestraria?
    ohh julius te abrazo si es verdad tanto cariño es tan raro q me conmueve (por así decirlo)
    xD q adorable forma de caer en una trampa

    me mato la parte en donde te pusiste en plan del personaje q todo lo sabe y da una larga explicación.

    yo pensé q seria el joker o algo así pero resulta ser alicia, bueno tiene un poco de sentido. Ummm (recordando el épico momento con el medico) quizás la demencia debes en cuando no haga mal.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Tiene gracia que haya sido el único capaz de librarse de mi secuestro a gran escala, ¿verdad? XD
      ¡Grrr! ¡Pero se arrepintió en seguida! XD
      ¡Me subes los colores...! >///<

      ¡Porque todo lo sé...! En lo que respecta al método de trucar este juego. Además, era necesario tanto para los lectores como los personajes: estaban los pobres muy confundidos. XD

      ¡No creas que no he barajado esa posibilidad, muy bien visto! No obstante, el que más juego podía ofrecer teniendo en cuenta el pasado narrativo de Otaku Hen no podía ser otro que Alicia. Y además, ¡me permitía unos juegos de palabras y malentendidos...! XD
      La demencia a la que él me quiere arrastrar no es tan bonita... =﹏=

      ¡Muy buen comentario, Eve-san, lo he disfrutado! >w<o

      Eliminar
  2. ¡Ja ja ja! Bueno, primero que nada... ¡Hola! Hm, me encanta sus entradas, de verdad. Son realmente entretenidas y muy graciosas >w< Recuerdo que entre aquí por casualidad...ya ni siquiera puedo acordarme de lo que buscaba y comencé a leer, cuando me di cuenta había acabado la mayoría de las entradas (Sobre todo las de Consultas, lo releí porque me fascina el medico *-*) Oh, ¡Hibari Kyoya es de mis personajes favoritos de KHR!
    A veces me pregunto que pasa por su mente, Srta. Yukino porque ciertamente es como abrir la caja de Pandora xD (Lo digo de buena manera, claro)
    Espero con ansias alguna otra entrada (Con el Medico y el modo romántico de Yukino que me conquista incluso a mi)
    ¡Hasta pronto! n_n

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Guau, una asidua lectora desconocida y salvaje ha aparecido! ¡Encantada de conocerte, srta. Yukina, nuestros pseudónimos se parecen mucho! XD

      Ja, ja, ja, ¡todo el mundo entra por aquí de pura casualidad! Con razón tengo tan pocos lectores. XD
      Guau, ¿de veras? ¡Tú sí que eres una lectora nata, con la cantidad de entradas que he escrito y te las has leído todas! Debes de ser de las pocas que no necesitan explicaciones al leer una entrada avanzada en la historia narrativa de Otaku Hen. XD
      No podría ser más feliz ante semejante tan buen comentario. ¡Me llenas de felicidad! >w<

      ¡Ni yo podría tomármelo de mala manera, realmente me gusta que me consideréis imprevisible! Así continuaré sorprendiéndoos y divirtiéndoos durante el tiempo que pueda. XD

      ¿En serio? ¿Mi modo romántico conquista a alguien? ¡SÍIII! [Regocijo máximo] Porque con mi marido no funciona ni por asoma. XD

      ¡Eso espero, que sea hasta pronto, señorita Yukina! ¡Me has caído muy pero que muy bien! XD

      Eliminar
  3. Yuki-san querida, nuevamente paso a avisarte que te he dejado unos lindos premios en mi blog.
    Te estoy inundando de ellos xD

    Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Guau! ¿En serio? ¡No paras de recibirlos! Voy a tener que ponerme las pilas. XDD

      Eliminar
  4. ¡Yuki-chii! (¿Puedo llamarte asi? ._. ) Hola, jo jo jo. Hey, también te he dejado un premio en mi blog... n_n

    ¡Perdón, no pude evitarlo!

    Espero que tengas la oportunidad de pasar para verlo... ¡Es muy mono! @_@

    Jee....cierto, nuestros pseudónimos se parecen bastante n_n Y si, me he leido todas las entradas, pero porque me sacan muchas risas. ¡Oh, no se preocupe por su marido poco amoroso! Tiene su propia forma de demostrar cariño (una forma no muy saludable, pero bueno...)

    ¡En fin, nos veremos después! Que tenga un precioso día >w<

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿Yuki-chii? ¡Es monísimo! ¡Aceptado con honores! XD
      Guau, ¿¡tú también?! ¡No voy a dar abasto! ¡Gracias, gracias y mil gracias más! >w<

      ¿Perdón? ¿Perdón por qué? XDD

      Exacto. ¿Cómo debería llamarte yo? ¿Estaría bien Yu-chan?
      No podría alegrarme más por ello, ¡me gusta tanto que os agraden mis entradas! >w<

      ¡Lo mismo te deseo, Yu-chan! XD

      Eliminar
  5. Yukino-sempaiii~~!!

    ¡Es un verdadero placer leer tus entradas! Por cada una que leo mis pulmones explotan de la risa. Es fantastico leer tus alocadas aventuras y creo que podrias llegar perfectamente, si te lo propones, a ser escritora :D

    Oh, perdona mi atrevimiento. Mi nombre es Reyn y he llegado hasta aqui por cosas del destino (Verdaderamente estaba buscando blogs de historias y te encontrado ¡Que escondida estabas!)

    Mata nee Yukino-sempai~~ Que tengas unas dulces pesadillas muajajajaja! :3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Y para mí es todo un placer leer tu comentario! Aunque lamento de veras haber tardado tanto en contestar. XD
      Uy, ¡que me subes los colores! ¿De veras lo crees? Bueno, mis amigas dicen que, si bien no me gano la vida con ello, escritora ya soy. XD

      ¿Atrevimiento? ¡Si esto es un atrevimiento, quiero diez de esos a diario! O uno de vez en cuando, tampoco meto presión. XD
      ¡Así llega casi todo el mundo, Reyn-¿kohai?, por arte de magia! Realmente es un milagro que tenga unos cuantos lectores. XD

      ¡Mata nee, Reyn-kohai, bravo por tu risa malvada! Espero que no te perjudiquen esas pesadillas. XD

      Eliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas