lunes, 9 de septiembre de 2013

Apuesta 07ª - Servicial amnesia


Yukino - ...No me acuerdo de nada.

Pero eso no puede ser, de algo me tengo que acordar. Empezar la casa por el tejado es del todo contraproducente: centrémonos en lo que sé. Estoy tendida en el suelo boca arriba. El cielo es azul. Bien, bien, me parece que eso es normal. Estoy tendida sobre un suelo arenoso sembrado de trozos de un césped puntiagudo y poco agradable. Mis habilidades motoras parecen normales cuando muevo los brazos ante mis ojos. Tengo unas extremidades muy blancas, unos dedos muy largos y unas uñas afiladas. ¿Soy la clase de persona que no se corta las uñas?

Sobre mi cabeza pulula una barra verde coronada por un nombre amarillo. Sin duda se trata de mis puntos de vida, desgraciadamente poco intactos. "Yukino". Ya sé cómo me llamo. Sospecho que se trata de un pseudónimo... ¡Anda, sé leer! ¡Si sé leer, sé escribir! ¡Y si sé escribir, también sé nadar! Definitivamente, tanto mi capacidad visual, táctil y auditiva como mi razonamiento parecen del todo correctos. Aunque estoy hablando sola. Probablemente eso no sea del todo una buena señal. Y por alguna desquiciante razón no paro de pensar en ventanas abiertas. ¿Seré arquitecta?

Un dolor sordo interrumpe mi hasta ahora estupenda línea de investigación. ¿Me ha dolido tanto la cabeza todo este tiempo? ¿Es normal que a la gente le duela la cabeza? Quizá, pero no creo que sea lo que se dice habitual que al palpármela se me embadurne esta blanca mano mía de un rojo pegajoso. Jum. Un golpe en la cabeza.

De modo que soy uno de esos muchos e infinitos personajes que se han convertido en amnésicos empedernidos por darse un golpe en la cabeza. ¡Luego si me giro, apunto y me doy de cabezazos contra el suelo...! [¡PAF!]

Puntos de vida -1000

Y - ¡AJ! ¡¡Ah!! ¿¡Qué ha sido eso?! [El narrador] Oh, tengo un narrador. [¡La sorpresa la paraliza...!] Bien, no ha servido de nada. Será mejor que empiece por algo sencillo como averiguar qué tipo de ser semiviviente soy y cuánta resistencia tengo antes de rematarme. [¿Me estás ignorando?] Voy a levantarme. [¡Me estás ignorando!]

Creo que soy un gato.

Y -  Bien, bien, bien, sé muchas cosas. Mi mente no está destrozada: todavía alberga un abanico más o menos amplio de saber más allá de los conocimientos básicos. Tengo la cabeza llena de videojuegos. ¡Y qué vocabulario!

¿Pero qué podría hacer a continuación? Debería buscar una posada y recuperar HP. [¡Oh, ahí hay una estación de tren!] ¿Desde cuándo los narradores influyen en el devenir de los acontecimientos? ¿Y qué se supone que significa "ahí"? ¡Eres una voz incorpórea que rebota entre mis tímpanos! ¡Es la peor dirección que me han dado nunca! [Quizá] La verdad es que sería agradable poder hablar con alguien. Estar aquí sentada hablando conmigo misma no debe de ser del todo saludable.

¿? - ...¿Te encuentras bien, chavalina?

Y - ¿Eh? [Respingo. Cabeza a un lado, cabeza al otro... ¡objetivo localizado!] ¿Quién eres tú?

Castor medianamente joven - Debes de ser muy tonta si no lo deduces solo de verme con estos bártulos, este atuendo, este pañuelo de mi cabeza ¡y mis músculos! [Suelta los bártulos, que comprenden desde maderos varios hasta un cubo de clavos y tornillos, y posa. Posa. Posa como si no hubiera mañana] Mira que porte, mira, ¡mira sin parar!

Y - [Es mucho más pequeño que ella. ¿Cuánto le saca, dos, tres, cuatro cabezas? Habría que levantarse para comprobarlo, pero se ofendería] Hola, carpintero salvaje.

Carpintero - Perdona, pero yo soy muy civilizado. Me he criado en las mejores escuelas públicas de la metrópoli.

Y - Hola, carpintero urbano.

Carpintero - Hola, forastera salvaje. ¿En qué puedo ayudarte?

Y - ¿Sabes quién soy?

Carpintero - Yo solo sé lo que concierne a la madera.

Y - Ah. ¿Cuántos robles roería un roedor, si los roedores royeran robles?

Carpintero - Un roedor no roería robles, ya que los roedores no roen robles.

Y - Pero si un roedor pudiera roer y royera alguna cantidad de robles, ¿cuántos robles roería un roedor?

Carpintero - Aunque un roedor pudiera roer robles, y aunque un roedor royera robles, ¿debe un roedor roer robles?

Y - Un roedor debería roer si un roedor pudiera roer robles, siempre que el roedor royera robles.

Carpintero - Oh, cállate.

Y - Esta búsqueda de información sobre mí misma está resultando de lo más frustrante.

Carpintero - ¡Cállate!

Y - ¡Ya me he callado!

Carpintero - ¡Vete adónde quieran escucharte! [Le extiende un billete]

Y - ¿Está hecho con robles?

Carpintero - ¿Te crees que los billetes crecen en los árboles, estúpida?

Y - No dignificaré tal pregunta con una respuesta.

Carpintero - Ni yo tal encuentro con una despedida. [Recoge sus bártulos y sale de escena]

Y - ¡Jum! [Contempla ese diminuto billete que duerme en la palma de su mano ensangrentada] Supongo que no pierdo nada por intentarlo.

Pero la estación de tren tampoco se libra de rarezas.

Y - ¡Hola!

Gato no tan Salvaaaje~♪ - ¡Uah, un perro!

Y - ¡No soy una perra, soy una gata! [Supone]

Gato - Oh. ¿Quieres aparearte conmigo?

Y - ¡Qué cosita! Tengo que agacharme para poder escucharte y conversar contigo. Solo me he encontrado con otros dos animales, pero ya empiezo a deducir que debo de ser el ente más alto por estos lares.

G - Como macho y hembra de una misma especie es nuestra obligación perpetuarla dejándonos llevar por nuestros instintos.

Y - Me da la sensación de que por aquí la gente es muy bajita. ¡Y por alguna razón, me hace tan feliz~☆!

G - ¿Y cuántos cachorros te gustaría tener?

Y - No conozco a nadie por aquí. [Inclinada como está, se lleva las manos a la espalda, las une tras su cintura e inicia el suave balanceo de un cuerpo inquieto con ganas de jugar] En realidad, no conozco a nadie en general en estos momentos. Disfrutaré de tu compañía quieras o no, ya que no tengo adónde ir. ¿A que te parece bien? Y aunque no te lo parezca, no habrá problema, ¡soy más grande que tú!

G - A mí me basta con una docena.

Y - ¡Je, je~♥! [Cogiéndolo en brazos y alzándolo al cielo]

G - ¡Qué lanzada...! >º<

Y - ¡Simba! [¡La que no se acuerda de nada...!]

G - ¡No es así como me llamo!

Y - ¿Y cómo te llamas, revoltoso?

G - Es de mala educación ir con exigencias sin presentarse antes, gatona. [Irónico concepto de la educación]

Y - Tu nombre no flota por encima de tu cabeza.

G - [Destello gatuno] ¿No me destaco acaso como un gato de pura raza?

Y - Lo único que sobresale de ti es tu ligereza de peso, tu pequeñez y tu desprecio absoluto a escuchar lo que se te dice. Sin embargo, eres muy mono. ¡Así que te lo perdono!

G - Puedes llamarme G, probablemente futura hembra mía.

Y - ¡Un personaje misterioso! ¿Y adónde te diriges?

G - [Centelleo gatuno] Adónde me lleve el viento.

Y - ¡Qué frustrantes sois los personajes misteriosos!

¿? - ¡Y qué frustrante eres tú!

Y - Ostras, un pelirrojo más alto que yo. Qué horror.

¿? - [Henchido de orgullo] ¡Ja! ¡Serás una maestra del disfraz, pero no has podido escaparte de mí! ¡Como asunto extraoficial de este teniente de la 6ª división de la Sociedad de Almas, el tiempo que he perdido con esta persecución de PIIII me lo cobraré con creces!

Y - [Ostras, censura. Irritación] ¡Oye, oye, a mí no me eches las culpas de cómo y en qué inviertes tu tiempo, bocazas!

G - [Hundido entre sus brazos, contra su pecho, con un ojo cerrado por la presión y el otro abierto e intentando encontrarla con la mirada] ¿Quién es este?

Y - No sé, no lo conozco.

Renji - ¡Cómo te atreves!

Y - No es que quiera pisotear los sentimientos de un colérico desconocido como tú, pero ¿te importaría comportarte con un mínimo de educación cuando te encuentras por primera con una dama, humano maleducado? ¡Y no estaría de más que te afeitaras y arreglaras un poco! Con esas pintas, ¿crees que algún ser sobre la faz de la tierra, sea macho o hembra, querrá mirarte dos veces? ¡Y ni menciono prestarte atención! [Desvía la mirada a la par que la cabeza entera, resoplando] Ser varonil está bien, ¡pero por Dios...!

Renji - E-eh... [Desinflado] Tú te llamas Yukino, ¿no?

Y - Hay una Y griega pululando sobre mi cabeza que lo confirma.

Renji - ¿¡Y después de todo lo que hemos pasado y lo que me has hecho pasar tienes la desfachatez de tacharme de desconocido?! ¿¡Con qué me vas a venir ahora, con que te has olvidado de mí, de MÍ que soy tu enemigo acérrimo?!

Y - Sí, sí, ¡eso mismo! [Índice de la mano libre en alto y señalándolo] ¡Te he olvidado por completo!

Renji - Destruiré todo lo que amas.

Y - [Inexpresiva] Te amo.

Renji - Pe... ¡NO!

Y - ¿Cómo que no? ¿Insinúas que sabes qué esconde el corazón de una mujer?

Renji - N-no, yo solo...

Y - ¡Descarado sinvergüenza...!

¡Chu chúuuu!

Y - Tanto si me disculpas como si no, el tren acaba de llegar y los gatos como nosotros queremos irnos.

G - Siento interrumpir tal enfrentamiento dialéctico, pero ese no es mi tren, gata.

Y - Mantén esa boquita a raya, cosita. [Aprieta]

G - [Hundiéndose en su pecho pataleando y revolviéndose] ¡Ugh...!

Y - Entretente abrazándome.

Renji - No...

Y - ¡Tch, qué persona tan irritante! No agaches la cerviz, ¡mira al frente! ¿Quién es aquel a quien con tanto empeño intentas llamar su atención?

Renji - [Ligero respingo del que inmediatamente se repone] Sabía que estabas fingiendo.

Y - No me hace falta conocer ni mi pasado ni el tuyo para averiguar qué te ha llevado a "perseguirme" como aseguras, los motivos que tan mal esconden tu mirada.

No te conozco. Quizá te conocí en otro tiempo. Lo que tengo claro es que no es precisamente mi persona la que te mueve, ni siquiera el odio que pareces profesarme: lo que te mueve es el afán por llamar la atención de alguien. Quizá, hasta el despecho. ¿Te han roto el corazón, muchachito? ¿Alguien te ha arrebatado los mimos de tu novia...? No. [Risilla] Tu... "pareja". [Vaya, sin recuerdos, sus instintos han alcanzado el punto álgido]

Renji - ¡Calla! ¡Una acosadora, estafadora y manipuladora como tú jamás podrá entenderme!

Y - Por favor, eres transparente como mi cabello. [Y para enfatizar, se lo echa hacia atrás con la mano libre]

G - Eres una gata blanca.

Y - Chis.

Renji - ¡Tú de aquí no sales! [Desenvaina]

Y - E-espera, ¿tanto me odias que quieres matarme? ¿Soy la clase de persona a la que persiguen con intenciones homicidas? Soy... Soy popular.

G - [Cuya voz suena bastante amortiguada] ¡No creo que esa popularidad sea positiva...!

⊙^⊙

Y y G - ⊙^⊙

Renji - [En llamas] ¡Incluso si la tierra se parte en dos, sobreviviré y volveré a por ti otra vez!

Y - [Y ella con sus puntos de vida prácticamente a 0] No estoy preparada para esto. =~=

Renji - ¡AAAAAARGGGH! [Mandoblazo en curso...]

Y y G - ¡AAAAAAAAAAH! [Procesando el mandoblazo que van a recibir...]

Horas de sufrimiento físico y psíquico más tarde...

La cosa no ha resultado todo lo bien que debería.

Y - [Menos ensangrentada de lo que cabía suponer, más chamuscada de lo esperado] ¡Una cola de fénix! ¡¡Una cola de fénix!!

Pastor Alemán - Lo lamento, pero en este humilde pueblo animal solo disponemos del clásico Revivir.

Y - ¡No puede ser...!

Pastor - Por favor, no me mires con esos ojos de cachorrillo que el Señor te ha dado, no me pongas ese gesto compungido, ¡es pecaminosa la forma en la que estás tentando a un pastor de Dios!

G - [Resplandeciente pero con un chichón entre oreja y oreja] "Emisario del Señor", por todos los atunes del mar, esto ya no es sacrilegio, ¡es zoofilia!

Pastor - ¡Blasfemia! ¡Discriminación! ¡Lo único que nos separa a esta hembra y a mí es la raza, que no la especie! Y los sacramentos.

Y - [Confusa] No tengo claros qué sacramentos tendrá este juego, ilustrísima.

G - ¡Vergüenza sobre ti! ¡Vergüenza sobre los tuyos! ¡Vergüenza sobre tu vaca!

Y - En fin, si no puede ser, no puede ser. ¿Me facilitaría su inesperadamente alta eminencia, menos alta que una servidora por suerte y gracia divina, una pala con la que cavar una digna sepultura?

Pastor - Faltaría más, hermana.

Y - [Yukino obtiene Pala oxidada] ¡Mmm!

Pastor - [Agitando el rabo]

G - ¡Zoofílico!

Pastor - ¡Impío!

G - ¡Miau, miau miau miau!

Pastor - ¡Guau guof guau!

G - ¡MIAU MIAU QUE TE MARRAMIAAAAUUU!

Pastor - ¡GUAU GUAU GUAFFFFF!

Y - [Hundiendo la punta de la pala en el suelo, ignorando los guturales alaridos animales de fondo] ¿Valdrá la pena llenarme las manos de tierra?

Renji - ¡No! [Aporreando la madera que lo encierra dentro de un ataúd azul marino con cuatro clavos mal clavados, la pintura cuarteada y adornado con una cruz blanca. La tapa está tan mal clavada que por un agujero triangular sobresale un pie] ¡Por supuesto que no! ¡Ya te he dicho una y mil veces que estoy vivo!

Y - ¿Y me lo dices ahora, con lo que me ha costado meterte en esa bonita caja improvisada, convencer al maquinista de que eras equipaje de mano y arrastrarte en ella hasta este camposanto con lápidas ligerísimamente ajadas por los años a mitad de precio en cuanto ¡por fin! hemos puesto un pie en este pueblo extraño al que me ha conducido el regalo de un castor que no sabe nada de robles?

¿Te das cuenta de lo maleducado y desconsiderado que llegas a ser despreciando mis desvelos? ¡Y da gracias a que hubiera un carpintero cerca!

Renji - ¡NO ME ENTIERRES!

Y - Tch, no grites tanto. [Llevándose la mano a su dolorida sien izquierda] No eres más que un muerto exigente que no ha asumido que no tiene dónde caerse.

Renji - [A grito pelado] ¡¡Sácame de esta PIII caja de PIIII si no quieres que te PIIIIIIIII!!

Y - Por muchas diferencias que hayas tenido conmigo en un pasado del que mis recuerdos se desentienden, ¿es esta forma de pedirle a alguien un favor? ¿Entre pitidos? [Risilla sombría] Si la tierra se partiera en dos, sobrevivirías y volverías a por mí otra vez. Esto no debe suponer nada para ti, ¿verdad que no?

Renji - [Bajito, bajito] ...¿no decías que me amabas?

Y - Hay muchas formas de amar: no es una razón de peso.

Renji - ¡No hay mayor razón de peso que el hecho de que estoy VIVO!

Y - Siempre has sido muy mentiroso...

Renji - ¡Ahora te acuerdas de mí!

Y - Tus golpes han arrastrado ciertos flashbacks a mi maltrecha memoria, y ninguno era agradable. Cuando me vi a mí misma, a mi carne a punto de ser cercenada una vez más por tu basta serpiente de juguete, me asaltaron unas imágenes tremebundas y mi cuerpo entero lo dominó un instinto animal que supuso la diferencia entre tu posición actual y la mía. [Yukino ha excavado un hoyo mediano] Y ahora me duele horrores la cabeza.

Dejando de lado este temblor corporal que me atenaza desde hace un rato solo de fabular la clase de persona que he sido... seré... soy... basándome en las susodichas imágenes visuales que inundan y contaminan con su corrupción la blancura de lo que hasta ahora era mi impecable memoria de inmensa y vacía capacidad de terabyte, a partir de ahora daré gracias todos los días por tu ridículamente corta inteligencia mezclada con esa irrisoria impetuosidad que te da la testosterona, pues solo eso podría haberme permitido la victoria en mis condiciones, por pírrica que esta sea. [Sonrisilla tonta]

Resulta realmente enternecedor que seas incapaz ni de atacar ni de defenderte siquiera del ataque de un minino. A ver si también resultará que eres un buen chico...

G - [Interrumpiendo su diatriba de maullidos un solo segundo] ¿Qué ataque? ¡Me lanzaste sin avisar! ¿¡Qué soy para ti, un arma arrojadiza?! ¡Tenía la cabeza como una roca!

Y - Eres tan blandito maravilloso que imaginé que un macho como tú saldría ileso de mi maniobra de distracción.

Un sonrojado G - [Un poquito feliz, un poquito complacido] Quizá no la tenía tan dura...

Y - [Destello] Los gatos deberían de ser mi arma secreta e infalible de ahora en adelante. 

Renji - [A juzgar por el tono, avergonzado hasta lo más hondo] No hables de eso.

G - ¡Menuda hembra la mía! Por favor, no vuelvas a hacer eso si quieres que nuestros cachorros me cuiden a mí y no al revés. [Y vuelta al ataque acústico] ¡MIAAAAU MIA MIA MIAAAU!

Y - No obstante, no vale la pena que tu despedazada alma se preocupe por mentir...

Renji - [Nervioso] Tienes que estar verdaderamente amnésica para acusarme de convertirme en lo que tú eres por excelencia...

Y - ...ya que te haré compañía en este tranquilo y sereno barrio de tumbas.

Renji, G y Pastor - [Los dos últimos, enzarzados hasta hace un instante en una onomatopéyica contienda a cuatro patas] ¡¿Qué?!

Y - No creerías que iba a derrochar esfuerzos y dinero en una digna sepultura para ti, ¿no? [Metiéndose y sentándose en el hoyo. No es que sea muy profundo, los animales quedan ahora a la altura de su cabeza] Eres el espíritu de un bárbaro: lo máximo a lo que te permitiré aspirar es a disfrutar de mi compañía.

Renji - ¡No quiero hacerte compañía!

Y - Ni yo estar sola: ¡te aguantas!

G - ¡Qué haces! ¡No te metas ahí! ¿Qué será de nuestros cachorros?

Y - Solo me queda un punto de vida, no vale la pena continuar penando. =_=

Pastor - ¡Vuelve a salir, bonita!

Y - ¿Y quién soy ahora, veamos? Decidme esto primero y después, si me gusta ser esa persona, volveré a subir. Si no me gusta, me quedaré aquí abajo hasta que sea alguien distinto. [Clava sus penetrantes ojos en los abismos de las pupilas del manso pastor] O hasta que me recupere.

Pastor - [Asiendo sus patas entre las suyas] Te diría que te llevaras también este único e irrepetible Cura Total para recobrar tu energía vital en lugar de sepultarte en vida con el don del regalo de la pala, pero es tan caro, hija mía...

Y - ¡Oh, eres tan amable! [Sale del hoyo]

Pastor - [Y de un salto] ¡P-pero es tan caro, hija mía...!

Y - Ser el personaje principal de un RPG de tipo amnésico es agotador y nadie lo comprende. Te lo voy a compensar ahora mismo. ♥ [Lo tumba en el suelo]

G - [Siendo testigo de caricias, caricias, caricias] ¡Oye! ¿¡Qué es esto de ser lanzada con todos?!

Y - [Masajeando al perro] Es que tiene el tamaño perfecto para mimos y arrumacos. Eh, eh, precioso, ¿me puedo llevar también el cepillo de la iglesia?

Pastor - [Éxtasis] ¡Llévate lo que quieras~!

Y así, tras explorar de forma exhaustiva...

Desgraciadamente no había ni cofres, ni jarrones ni una simple cola de fénix en todo el puñetero...

Y - [Tan recuperada que brilla] Por lo menos podemos sentarnos en este plácido banco que nos permite disfrutar de un armonioso momento de paz, y a mí cepillarte. El viento sopla, las cigarras cantan, los animales bufan, los animales aran la tierra, los animales pescan, los animales tejen bufandas, los animales reconstruyen el ayuntamiento y apagan el incendio de la iglesia... Los animales hacen muchas cosas. Por eso me encanta el Animal Crossing.

G - [Cepilladísimo desde hace una hora] Eres una ladrona, ¿verdad? Una ladrona consumada.

Y - Soy una paladina.

G - Tendrás que dejar esos oficios tan raros cuando seas madre.

Y - Sospecho que también soy una cepilladora profesional.

G - Olvídate de ese modelo de familia moderno, ninguna madre en su sano juicio se dedica a misiones ilegales relacionadas con entierros y fuego letal con sus doce cachorros en casa. Y ahora que lo pienso, desde que te conozco apenas he vuelto a pisar el suelo, ya no digamos dar un pa... ¡brr! ¿¡Bbbb?! ¡Hhhh! ¡Bubrrrrr! [Traducción: "¡Brr! ¿¡Qué brrr haces?! ¡No me cepilles los brrr bigotes! ¡Te estoy brrr hablando!"]

Y - Y a cepillar.

G - ¡Brrrrr!

Y - ¡Cepillar, cepillar!

Caballero de paso - Ostras, qué tatuajes tan llamativos.

Caballero gris - ¿Qué eso que tienes en los brazos?

Caballero llamativo - ¡Eres muy exótica! ¿Te apetece hacerme compañía?

Y - ¿Para qué iba a perder el tiempo con un NPC?

CG - ¡Qué cruel!

CP - Yo las he visto más crueles... ¿¡eh?!

CLl - ...

CG - ¿¡Estás llorando?!

Y - [Contemplando el casco del caballero llamativo] ...¿cómo lo sabes?

G - Brr be brr bu brrrr.

Y - ¿Instinto de camaradas? Qué interesante. [Le tiende un pañuelo] Seca tus lágrimas, sensible caballero.

CLl - ¡N-no estoy llorando! Es que por muchos puntos de defensa que me dé, este casco no compensa el engorro de llevar algo tan incómodo y horroroso.

CP - Yo los he visto más horrorosos.

Y - [Reflejándose en el casco de alguien lamentable] No te preocupes por la moda, caballero superficial.

CLl - ¡No me preocupo por ella!

CG - Te pasaste veinte minutos debatiéndote entre tres cascos a cada cuál más hortera.

CLl - ¡Cuánto más brillante es la armadura más probabilidades hay de cegar al enemigo!

Y y G - Y a que antes de que levanten la espada se te mueran de risa./Brr br bbbr brrr...

CLl - ¡Es la defensa definitiva! ¿¡Qué tienes tú como defensa, eh, tatuada?!

Y - La mejor defensa es un buen ataque. =^=

CLl - ¡Arghhh!

CG - Deja de marear la perdiz y cógela, anda.

CP - Yo las he visto más mareadas.

CLl y CG - ¡Calla!

Y - ¡Ahhh!

G - ¡Ahhh!

Y - ¡Oye, no me cojas del brazo así como así, canalla! ¿¡Te parece bien levantar a la gente a la fuerza para que se le caigan del regazo las mascotas?! [Se oye un maullido exagerado de protesta a sus pies] ¿¡Quieres pelea?! [...] ¿Qué pasa, tengo pinta de camorrista?

CLl - ¡Estate quieta!

Y - ¡No quiero!

G - [Nuevo chichón asomando] ¡Eh! ¿¡Qué le haces a la madre de mis hijos?!

CG - Zarandéala, hombre.

Y - ¡Aggg! ¡Mis ojos! ¡Se me ha metido el pelo en los ojos...!

G - ¡Para! ¡Parad! [Corriendo y saltando a su alrededor agitando patas delanteras y traseras] ¡Defiéndete!

Y - Estoy muy ciega para ejecutar una bola de fuego sobre estos tres gigantes...

CLl - ¿Lo ves? [Hincha esos pectorales que Dios le ha dado. La armadura parece al borde de la explosión] ¡Por eso soy llamativo y no por otra cosa!

Y - No hablaba contigo, bola de discoteca.

CLl - ...

CG - ¡No decaigas! ¡Súbetela al hombro y acabemos con esto!

Y - ¡Qué infamia! ¡No soy un saco de patatas! [Volando como un avión de juguete sobre una sola mano] ¡Ajj, mis retinas, se me queman...! ¿¡Es un ataque Ceguera, es un ataque Nublado?!

G - [Todavía revoloteando a su alrededor en vano] ¿¡A qué juegos juegas?!

CLl - [Nube de depresión]

CG - ¡No le hagas caso! ¡Él los ha visto más llamativos!

CP - No los he visto más llamativos.

Y - ¿Eh? ¿Un terremoto?

CLl - [De las rendijas del casco para la vista rebosan gotas]

CG - ¡Por una vez que podías ser de ayuda y no sirves para nada! [Saca la espada]

CP - [Desenvaina] ¡Los he visto más inútiles!

CG - ¿¡Qué insinúas?!

Y y G - Uuuuuhhh...

CLl - Yo me la voy llevando al castillo...

CG y CP - ¡Vale!

G - ¡Aprovecha, que es solo uno!

Y - Bah, qué diablos, veamos adónde nos lleva... Esto ya se estaba haciendo demasiado largo.

Cinco minutos después...

No me impone lo más mínimo.

CLl - [Con sus manos entre las suyas] ¿Nos volveremos a ver?

Y - [Contemplando fijamente (muy fijamente) el centelleante interior de su visera] Con este anillo de amor, siempre estarás conmigo.

CLl - [Suspiro de colegiala]

Y - ¡Chao, chao~! [Agitando la mano con una sonrisa]

G - ¿De dónde has salido?

Y - ¡No lo sé! Pero no es difícil encontrar un anillo en un palacio, por modesto que este sea.

G - ¿Esa era una proposición? ¿A un desconocido? Me escandalizas.

Y - Hay que tener amigos hasta en el infierno, minino.

Un coronado (e ignorado) Yui - [Mordiendo un pañuelo en su suntuoso trono]

Y - ¡Mis disculpas, su majestad! [Reverencia] Si tantos deseos tenía vuestra humana merced por ver a esta humilde vasalla, podríais haberos limitado a convocarme. ¿Qué será esta vez, oh, su inútil magnificencia?

Yui - [Desviando la mirada] ...han secuestrado a la princesa.

Y - ¡Qué sorpresa!

Yui - Como no hay héroes en mi reino, ¿te importaría hacerte cargo, Yuk... forastera?

Y - ¿Ese era mi nombre? ¿Me conoce?

Yui - [Agitando el cetro] ¿T-t-te atreves a faltarle al respeto al rey, d-d-desvergonzada?

Y - ¿A un rey cuya princesa le importa tantísimo que se la encomiendo a la primera que pasa? ¡Cómo podría...!

G - Eso. ¿Quién en su sano juicio pondría todas sus esperanzas en alguien a quien acaba de conocer? [...] Espera, ¿la princesa es tu hija?

Yui - No es mi hija. 

Y - Eso explica muchas cosas.

G - ¿A tu edad y sin hijas? ¡Qué espanto!

Yui - Soy muy joven... para tener hijas... [Una vena de su frente ha comenzado a hincharse por su cuenta] Y no me tutees, gato sarnoso.

Y - ¿Y qué recibiré a cambio de cumplir tan importante como repetitiva misión? Porque la mano de la secuestrada no me interesa.

G - ¡Por supuesto que no, tú ya estás cogida!

Yui - Te... concederé un deseo...

Y - ¿Seguro? ¿Con toda esa majestuosa seguridad que despilfarra su gracia?

Yui - ¡Te concederé cualquier deseo!

G - ¡Ah! ¡Queremos dos vales para un hotel de cinco estrellas!

Yui - ¡A ti no te concedo nada, mugroso!

Y - [Cogiendo al mugroso y estrechándolo entre sus brazos] Con todos mis pocos respetos hacia su persona, mi rey, me he pasado demasiados minutos cepillando a este micifuz de aquí como para que entre en semejante categoría. [Y restregando la mejilla contra la gatuna ipso facto]

Yui - [Destrozando el pañuelo con los dientes] ¡Mi "hijo" te guiará en este absurdo periplo!

Y y G - ¡Hasta el propio rey admite que es absurdo!

Yui - ¡¿Podéis dejar de hacer eso?! No, ¡deja de hacer eso con el gato! ¡A santo de qué viene tanto unísono!

Y y G - [Levantan la ceja] ¿Por qué te molesta?

Yui - [Intentando controlar sus instintos homicidas] Como iba diciendo, mi "hijo" te acompañará en esta aventura tan tan tan loable.

Y - ¿Al final tiene un hijo?

Un exasperado Yui - [Bajándose del trono] Os acompañaré a la puerta donde os espera.

Y - [Siguiéndole] ¿El rey en persona se rebaja a acompañar a unos simples héroes-sicarios recién contratados? ¡No tienes dignididad! [Así que lo tutea]

¿Desde cuándo es invierno?

Y - ⊙0⊙ [Se le cae el gato]

G - ¡MAUURRR!

Nánana - ¡Buenas tardes!

Y - No...

Nánana - ¿Buenas noches?

Y - No me esperaba...

Nánana - Dejémoslo en un hola~. ¡Hola, hola! Me llamo...

Y - ¡Príncipe blanco! o>w

Nánana - Claro. ¿Por qué no? [Ladea la cabeza] Aunque tú eres más blanca que yo.

Y - [Desbordando corazones por los ojos] La figura del príncipe agazapado bajo los copos de nieve que el cielo derrama únicamente sobre y para él es la imagen más escalofriante y solemne que he visto jamás o, lo que es lo mismo, desde que abrí los ojos esta mañana. Qué porte. Qué donaire. ¡Ah, ah, ah! Qué emoción. Mis mejillas arden.

Nánana - Qué cómico resulta este desarrollo~.

Un Yui necesitado de manzanillas - Os presento a mi "hijo"...

Y - ¿¡Hijo?! ¿¡Este es tu hijo?! ¡Qué joven!

G - ¿Lo ves? ¡Se nos pasa el arroz!

Nánana - [Tensa sonrisa] ¿Por qué me tratáis todos en masculino...?

En la inminente próxima entrada de Nivel Desafío...


Y - Ese fondo carece de sentido.

Nánana - [Sonrisa encantadora] Como tú de sentido común.

Y - Bueno. Todos carecemos de algo.

Y si el príncipe se concibe como mujer, carece de demasiado.

Y - No me siento sola ni lo más mínimo, ¿y tú?

G - Un poco. Me faltan hijos.

Nánana - Qué bien llevan algunos las carencias, ¿no crees, "majestad"?

Yui - [Mordiendo otro pañuelo muy mojado por las lágrimas que de sus párpados rebosan, corre, se escabulle y esconde por los palaciegos rincones] ╥﹏╥

6 comentarios:

  1. una se quiere ir a dormir y yukino salvaje aparece. con amnesia? esto me recordo a una fabula, g solo quieres tener hijos? mmm.. me estoy preguntando q pasaria si te encontraras con el medico o con yoite, hay mi cabeza que solo piensa en el amor, pero ahora me puse a pensar en cosas no tan lindas.. como que pasaria si te encontraras con el sombrerero o ace. Mi vida a que la princesa o es kao o aoi (porq aoi porq ... estoy apostando mi vida y de seguro aoi se metera con tal de llamar la atencion de yukino y lo mismo para kao)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Lo que no me esperaba yo era que una Eve-san salvaje apareciera para comentar en seguida! Estas son las pequeñas cosas que me llenan de felicidad~.

      ¿Oh? ¿Y qué fábula es? Yo no recuerdo ninguna con amnesia de por medio. XD

      ¿Qué son esas cosas no tan lindas? ¿¡Qué son?! ¡Necesito saberloooo! XD

      Ju, ju, ju... ¿qué debería hacer ahora? Eve-san está apostándose la vida en una apuesta muy arriesgada. =w=*

      Eliminar
  2. No yo decia porq casi todos eran animales, me acorde de las que leia cuando era chica, no me gustaban mucho pero esta apuesta me gusto, hablando de apuestas q se aposto aparte de mi vida?
    no por favor yuki-sempai no me hagas recordar mis pesadillas... pobre yukino aunque creo q serias feliz. ahora que lo pienso de otra perspectiva serias muy feliz. y tambien se me viene una enorme duda segiras amando al medico y a yoite aun con amnesia.
    en tal caso no te lleves mi vida sino quien te daria de felicidad un comentario unos segundos despues de publicar.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿De verdad? ¡Me alegro! Me temía que resultara aburrida sin mucha acción... tengo un "formato" parecido a Gintama, hay mucho diálogo. XD
      Por supuesto, tu vida y tu vida, kohai de mi corazón. XDD

      Empiezo a sospechar que te has imaginado cosas que llenarían de regocijo mi corazón masoquista. XD
      Oh, jo, jo, ¡buena pregunta! Añadiré la respuesta en la próxima entrada. XD
      Mmm, eso es una grandísima verdad. ¿Y qué prefieres apostar entonces? XD

      Eliminar
  3. yukino sempai me encanta gintama es mi serie de comedia favorita, si tu corazon se regocija un monton en mi imaginacion. Que puedo apostar.... un pastel? xD mose me biene nada ala mente y a ti?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Oh, qué casualidad, a mí también me encanta! Y sin embargo, se consideran a ellos mismos aburridos, ¡con lo emocionante que es!
      ¿Qué tal diez comentarios? XD

      Eliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas