jueves, 31 de julio de 2014

Frenesí 06º - "Persona" a secas


Yukino - Era un cálido día de verano, un caldeado viernes 11 de julio de 2014, cuando me sentí vencida.

A lo largo de lo que algunos dicen más de una semana y yo sigo creyendo que fueron seis días había sufrido mareos a diario. No, quizá sea mejor definirlo como un único mareo, continuo y persistente, un mareo agorafóbico encerrado a cal y canto en el cráneo que se negaba a abandonar este ya de por sí maltrecho cerebro mío. Aguanté como pude, confiada, dado que quería ir a la playa cada tarde de cada día de esas tres semanas de vacaciones en Andalucía... Pero aquel día ni siquiera conseguí levantarme de la cama. ¡Estaba tan sumamente mareada! Ni comí ni bebí ni me moví. Solo me resigné a ir de urgencias en cuanto se me pasara un poco.

No quería ir. La semana anterior había tenido una mala experiencia con la clínica más cercana, adónde fuimos por una cita médica paterna, donde aprovechamos para que me echaran un ojo y donde claramente lo que más importaba al personal sanitario era que había llegado su hora de salida y no querían entretenerse. Me tumbaron y la doctora desapareció, me dejaron con la puerta abierta de par en par para que me viera quien quisiera, una enfermera inepta me tomó mal la tensión y cuando finalmente regresó la eminencia en medicina, como ya me sentía un poco mejor, declaró que me pretendían ponerme un suero pero concluyeron que, entonces, no era necesario... Y salí por piernas.

Tras tal incidente, me quedó claro que si yo no sabía lo que me pasaba, ellos tampoco.

Guardia 1 - [Cae]

Y - [Sonríe] Era un cálido día de verano, un caldeado viernes 11 de julio de 2014, cuando viví una experiencia aterradora.

Comí un poco de pescado y fuimos al Hospital Quirón. Me impresionó su decorado moderno y minimalista, que parecía sacado de un futuro de paredes blancas y sillas metálicas unidas por barras aún más metálicas, así como los aparatos médicos. Al poco de llegar (a las 16:20) fui atendida por un enfermero que me tomó la tensión como Dios el Hacedor manda y la temperatura con un termómetro ovalado. Me lo puso en la frente, hizo ¡pip! y ya tenía los 36,5º. Dos segundos. Impresionante.

Una media hora de mareado aburrimiento después la doctora me interrogó, me controló la lengua, me cegó los ojos e hizo de mi cabeza y mi cuerpo su muñeca. Juegos varios después dedujo que lo más probable era que fueran vértigos periféricos y... me condenó... [Lúgubre] A un análisis de sangre.

RELÁMPAGO

Guardias 2 y 3 - [¡Pom, paf!]

Y - [Aura negra] Era un cálido día de verano...

Guardias 4, 6 y 7 - [¡PATAPAM!]

Guardia 5 - [Desconcertado y sudando]

Y - Hum...

G5 - [Finge el desmayo. ¡PATAF!]

Y - [Las estiradas comisuras muestran los dientes] Un caldeado viernes 11 de julio de 2014, cuando...

Aveline - Hawke: basta.

Y - No, no basta. [Ojos relucientes] Ni por asomo.

Las Mil y Una Noches solo serían un anticipo de lo que dispongo para embotarte los oídos, los ojos y la mente. *^*

Y - Acabaré con todos y cada uno de los guardias que tengan un canal auditivo sano, y todo habrá sido por tu culpa. =^=

Aveline - ¿¡Acaso crees ni por asomo que iba a permitir que os acostarais como conejos en mis propios calabozos?!

Y - Yo no "me acuesto" con Fenris. [Alza la barbilla] Con Fenris hago el amor. [Cruza los brazos] Y no íbamos a hacer nada: ni tenía caja de herramientas ni podía convencerlo de que los ojos ajenos eran estrellas del firmamento. Mi adorado es un estrecho...

Aveline - ¡Me da igual!

Y - ¡Pues a mí no! ¡Me has separado del tercer gran amor de mi vida, por ende, yo te dejaré sin hombres! Y acabaré contigo. Porque cuando me pongo, me pongo.

Aveline - No te pongas, Hawke, juro que como te pongas...

Y - Yo le tengo auténtico pánico a las agujas... aicmofobia lo llaman. De niña estaba siempre muy enferma y a una terminan por producirle traumas cuando insisten en clavarle cosas malas en el cuerpo. Una de mis peores pesadillas la protagonizan los análisis de sangre. Pero existe algo peor que ellos, algo que corona la cúspide de la pirámide de monstruos que pueblan mis pesadillas: una vía. ¿Qué me pusieron? ¡Una puñetera vía!

Intenté negociar, pero ni estaba en condiciones ni habría servido de nada. Me condujeron a una amplia habitación de luz tenue en la que se atendían a los pacientes medio ingresados, repleta de sillas sospechosamente parecidas a las propias de un dentista y cacharros que no quise ni mirar. Mi mareo iba en aumento. Me sentaron en una y una enfermera hispana muy amable procedió a lo suyo mientras me preguntaba mi nombre. "Muy bien, gracias". No, tu nombre. "¿Las cinco y cuarto?" ¡Tu nombre! Aunque cueste creerlo, al final conseguí decírselo. Antes de quedarme sin habla... o mejor dicho, de reducirla considerablemente. ¡Lo otro es imposible!

Ella comenzó a limpiarme el brazo derecho con parsimonia mientras yo me ponía mala. El dolor de cabeza me invadió frente y sienes, me aporreó con violencia, sordo, implacable, mientras mi corazón latía, bum-bum, bum-bum, burrubum. Mi madre intentó distraerme, una santa. Yo... no...

Y entonces me atravesó la piel. Sentí cómo me penetraba, recta, fina, un dolor delgado, sentí cómo abría la boca y aspiraba el universo en una exclamación, el mundo dando vueltas ante mis ojos, mi cabeza alborotada, los párpados abriéndose y cerrándose en un vano intento de controlar el intenso vahído. Resoplé. Recuerdo que jadeé con fuerza. Mi madre se asustó, la enfermera dijo que no la asustara a ella y según la mayor testigo presencial, la única que estaba en condiciones, todo el mundo se asustó. Puede que sí. He de decir que fueron muy amables, los enfermeros preguntaron varias veces si me encontraba mejor.

La visión de la vía que me pusieron rápidamente terminó con lo poco que quedaba de mí. Recuerdo... lo recuerdo todo. Recuerdo el pánico. Recuerdo el sudor frío que bañó mi cuerpo. Recuerdo la sensación indescriptible que hizo temblar mis dedos cuando el respaldo se la silla bajó y estuve tendida, con la cabeza a un lado, la parte superior hundida, la barbilla alzada, el cuello erguido, el cabello aquí y allá, los ojos cerrados, la rigidez de mi brazo, brazo que temí mover. Y es que va más allá del dolor, lo primordial radica en saber que tienes algo pequeño y afilado dentro que podría destrozarte fácilmente.

Recuerdo a mi madre exclamando que el moreno que había conseguido tomando el sol día sí día también se me había borrado, que me había quedado pálida como la pared y los labios se me habían descolorido de tal forma que no se distinguían del color de la piel, que nunca me había visto así. Recuerdo apretar su mano y ser correspondida. Recuerdo a la enfermera comentando que algunos se desmayan, pero yo no, así como lo que le contesté entre respiraciones: "Ojalá me desmayara, ¡pero no...! Yo tengo que pasar por esto...". Se rió. Al cabo del tiempo comencé a sentirme mejor, a recuperar color. Sin embargo, no dejaba de sentir la presencia de la vía en lo más tierno del brazo.

Y así permanecí postrada hora y media, quizá dos, hasta que los dos goteros de medicina se terminaron. ¡Tortura! Aunque he de reiterar que fueron muy amables. Entonces, cuando finalmente creí que sería libre... me informaron de que hasta que la doctora me diera de alta no me podían quitar la dichosa vía. Y yo ahí, ¿puedo gruñir? ¿Puedo portarme como la cría que sigo siendo por dentro? ¿No? ¿Porfi? ¿Porfi montado en nata montada?

Por suerte no tardó demasiado y un enfermero me la quitó, volví a ponerme pálida tras una oleada de espantoso malestar, me colocaron una tirita desproporcionadamente grande y salí de allí debilitada y desvaída apoyada en mi señora madre, apretándome el brazo. Ahora que lo pienso, mi padre, que fue el que nos trajo y esperó pacientemente en la sala de espera, que para algo se llama así, debió asustarse mucho al ver que no salíamos en dos horas completas.

Lo recuerdo con cierto placer.

Aveline - ¡...! [Hinca la rodilla]

Y - ¿Dónde está Fenris?

Aveline - [Gruñe]

Y - ¿Sabes que me encanta verte arrodillada ante mí, por mucho barrote que se interponga? No es nada personal, simplemente un fetichismo con igualdad de posibilidades entre amigos, enemigos y desconocidos. [Pasea la mirada por el calabozo] Ya va siendo hora de que me abras la puerta, he pensado ¡muuucho! en lo que he hecho.

Aveline - ¡JAMÁS!

Y - ¡No me grites!

Yui - Cuéntale cuáles han sido tus notas.

Y - Vaya, ahora que me había olvidado de tu literalmente arrinconada existencia.

Yui - [Porque está arrinconado en su nuevo y más bien nauseabundo rincón] Acepta consejos de sabios, por favor... =﹏=

Y - Eso es tan discutible... [Chasquea la lengua] ¿Realmente crees que le interesará saber que he sacado un milagroso 8,7 en Sociolingüística, dos merecidísimos 9 en Renacimiento, un sufrido 8,5 en Historia de la Lengua y un casi humillante 7,5 con lo mucho que me esforcé en Literatura Hispanoamericana del siglo XX? ¿O que me lo he ganado a pulso?

Aveline - [Horror] ¡No...!

Y - ¡Capitana de poca fe! Pues para tu información me costó sudor y lágrimas. De hecho, estaba convencida de que este año me iba a bajar la media. El examen de Sociolingüística, aquel que se suponía que bastaba con saber escribir el propio nombre para aprobar, ¡era una trampa! Diez preguntas, 7 de ellas con doble, triple, cuádruple interpretación disponible.

La mayoría podría haber sido una pregunta trampa que es doblemente trampa porque se puede tomar como una trampa aunque en realidad no sea trampa. Y yo siempre caigo. Una hora y media no es tiempo suficiente que digamos para los devaneos filosóficos. ¡Y los errores descontaban! ¡Valiente examen fácil nos habían prometido!

Por suerte, al final la profesora fue benévola y se propuso no suspendernos a todos obviando el descuento por error cometido, que fueron bestiales por lo visto y por cierto. De modo que mis temores para nada infundados se equivocaron, saqué un 7,3 y entre eso y el trabajo me quedó el 8,7.

A la mañana siguiente sobrevino el de Hispanoamericana (tuve los tres exámenes más potentes seguidos). ¡Era otra trampa! Una devastadora. Preguntaron... ¿qué preguntaron?

Yui - ¿Me miras a mí? [Levanta la cabeza de entre las rodillas] ¿Y yo cómo quieres que lo sepa, Yuki-sen? ¡Tú eres la maestra! Y yo estoy deprimido y cansado...

Y - La respuesta vive en mí... [Se golpea el pecho] ¡Yuno-dono!

Yui - ¿No me vas a preguntar por qué?

Y - [Más golpes en el pecho] ¡Yuno-dono!

Yui - Pregúntame el porqué... ╥﹏╥

Yuno-dono - [Emerge] La gente que se autoarrincona en los rincones no merece preguntas ni respuestas. =w=

Aveline y prisioneros despiertos - ¡...!

Y - ¡Dichosos los ojos! ¿Y bien?

Yd - Yukino-sama, mientras continúe de vacaciones e insista en su tendencia de apuntarse las anécdotas para luego olvidarse y escribirlas demasiado tarde, no tendré nada que hacer aquí. =w=*

Y - [Adentro de nuevo] Bueno, el caso es era una trampa. ¡Una devastadora! Y también pasé una mañana devastadora con... Da igual, fue todo horrible. Pero llegó el tercer examen potente de la mañana siguiente, el de Renacimiento. Genial.

Salí del aula pensando en lo maravillosa que es la vida y lo buenísimo que está Fenris, cosa que le comenté largo y tendido a Bestia Parda, salpicando el relato de la belleza física del elfo de mis entretelas con detalles eufóricos y narraciones sobre mi perro. Me dijo que se notaba que lo quiero mucho. Me alegro de que se note. Lo querré siempre, mientras viva e incluso después cuando sea cenizas. Ni siquiera eso me arrebató el positivismo, dado que mi Popi también había estado muy tranquilo y mucho mejor y me sentía feliz. Y es que cuando una se siente bien todo brilla con luz propia. Ahora la tristeza me empaña un poco los recuerdos a los que me aferro, sin embargo.

Total, que el esfuerzo mereció la pena porque saqué buenas notas.

Aveline - [Respira despacio...]

Y - ¡Ah! ¡Y el 9 de Pragmática y el 10 de Literatura y Pensamiento del Siglo XX (primer cuatrimestre) me han valido dos matrículas de honor! ¡Eso significa que el precio de la matrícula de este año me costará 300 euros menos, si es como la última vez!

Aveline - [Se desploma]

Y - Hum... [Le da con el pie]

Yui - [Acercándose a los barrotes y a su lado] Ya está.

Y - [Lo mira, ¡oh, compañero de celda!]

Yui - [Le devuelve la mirada, ¡ah, desagradecida dueña...!]

¡Comedida victoria!

Y - ¡SÍ! ¡Por fin sacar buenas notas vuelve a servir de algo!

Yui - Y seguir los consejos de los demás, para variar.

Y - Eso ha sido absolutamente casual. =^=

Prisionero - ¡Eh! ¡Eh, psss!

Y - Usa el rincón, no me seas guarro, vecino.

Prisionero - No, compañera, ¡quería llamarte la atención!

Y  y Yui - Asqueroso.

Prisionero - ¡Uy, qué malpensados sois! Yo que no pretendía más que transmitirte mi admiración porque has dejado K.O a la capitana de la guardia... ¡eres genial! Me has convertido en tu seguidor, no digo más.

Yui - [Alarma] ¡Oh, no, eso sí que no, ya tengo bastantes problemas!

Y - [Todavía con gesto de repugnancia] Qué bien hablas para ser un prisionero más. ¿Por qué no duermes cómo los demás, agotado o desmayado? ¿Te has puesto tapones en los oídos?

Yui - ¡¡No escuches a este andrajoso!!

Y - ¡Basta, Yui, se te está poniendo la voz superaguda!

Yui - ¡NO LE HAGAS CASO!

¡Crash~♪!

Y - Hala, ya está. Has roto los cristales de las ventanas y ahora nos van a caer pedazos encima: estarás pletórico de dicha. 눈^눈

Yui - Es que...

Y - ¿Es que qué? ¿Estás preocupado? Mira, Yui, tenemos que solucionar este complejo de inferioridad que te atormenta y deriva muy probablemente de la persistente cháchara de tu hermano Aoi sobre la misma y de tus inclinaciones masoquistas. Antes tenías mucha más seguridad y fe en ti mismo, y ahora hasta un prisionero anónimo, un extra sin el menor ápice de trascendencia, te parece una amenaza.

¿Y qué es él? Nada. Una sombra, un bulto oscuro agazapado en la celda oscura que tenemos enfrente, cuya única luz se refleja en los barrotes. Un criminal al que ni se le ve la sonrisa. Y yo me ajunto con asesinos en serie, ¿pero con criminales? ¡Por favor! [Vistazo rápido al bulto] No te ofendas.

Prisionero - Resulta difícil...

Y - Y tú, Yui, ¿qué eres tú, sin necesidad de comparación? Mi más leal compañero.

Yui - [Se le ilumina la cara] ¿Compañero?

Y - Mi compañero.

Yui - Yuki-sen... ¡me estás sonriendo!

Y - [De oreja a oreja y dulcemente, además] No puedo evitarlo, no me esperaba tener que animarte nunca confesándote tal cosa. De hecho, mi plan era tratarte como a un esclavo hasta el mismo final.

Yui - ¡Yuki-sen...! [Se echa a sus brazos, hunde la cabeza entre hombro y cuello]

Y - [Risita] Sin embargo, tampoco quiero darte alas. Nunca podré amar... Y-Yui, te estoy notando. ¿Quizá te estés pasando con el abrazo? ¿Dónde está el autocontrol, se lo llevó el viento? ¡Ih! ¡Qué cosquillas! Yui. ¡Yui! Sé que hace muuucho que no te sonrío a ti y solo a ti, ¡pero no te animes más de la cuenta!

Yui - Eso ya lo veremos...

Y - ¿A qué estás contestando? ¡Apártate de mí! [Arañando]

Yui - [Forcejeando] ¡No... quiero...!

Y - [¡PAF!]

Yui - ¡Aich! [Sobre su estómago]

Y -  ¡Si es que no se te puede tratar bien! [Guantazo]

Yui - ¡Okghh!

Y - [Al rincón de una patada]

Yui - B-b-¡b...!

Y - [Pisotón, pisotón, pisotón]

Yui - ¡Me riiiindo, me rindo, ¡rindo!!

Espero no haber usado el método equivocado... =~=

Y - ¿Ya estás más tranquilo?

Yui - Síii... =///=

Y - [Resopla] Luego me baja la popularidad, ¡pero es que no se puede!

Prisionero - ¿Qué vais a hacer ahora?

Y - Ah, sigues aquí.

Prisionero - Francamente, adónde voy a ir.

Y - Touché. Lo que él quería desde luego que no. [Suspiro~] Escaparme, por supuesto.

Prisionero - Si fueras tan amable y gozaras de tiempo y recursos suficientes, ¿podrías llevarme contigo? No me merezco estar aquí.

Y - ¿Después de todo mi discurso y lo que has visto te atreves a peticiones? Tienes agallas. Lamentablemente, si las agallas lo fueran todo en esta vida yo estaría rodeada de peces, y prefiero estarlo de... [Mira a Yui]

Yui - [Qué elocuencia] ಥ_ಥ

Prisionero - ¿Y qué lo es? ¿La edad? ¡Tengo 19 años!

Y - Qué pequeño.

Prisionero - ¡Oh, lo siento, ancestro fósil, testigo de los dinosaurios, hija de Tutankamón!

Y - Claro, recuérdame lo vieja que soy para las juventudes de hoy en día, ¡seguro! que lo arreglas. [Abre los ojos bastante más de lo necesario, sobre todo teniendo en cuenta la penumbra reinante] ¡Ah, un segundo, pues va a ser que no! ¡No me has convencido lo más mínimo! ¡Qué pena, qué horror, qué lástima me das, tendrás que pudrirte entre esas cuatro piedras rectangulares por tus crímenes y tu carencia de labia y modales!

Prisionero - Pero... tengo información...

Yui - [Que sigue en el suelo] ¡Todo el mundo tiene información, canalla!

Y - Ciertamente. ¿Qué me puedes decir tú, que el cielo es azul, que la marea baja cuando la luna quiere?

Prisionero - Más bien pensaba decirte que, si el Fenris que buscas es un elfo tatuado con malas pulgas, yo sé dónde está.

Y - ¿Qué?

Prisionero - Bueno, quizá no tuviera malas pulgas, qué sabré yo, si solo soy un bulto entre las sombras...

Y - ¡Por supuesto, en el hipotético caso de que las tuviera serían buenas! Pero ahora mismo eso únicamente capta el 30% de mi interés. ¿Dónde está...? [Se pasa la lengua por el paladar, inquieta] ¿Amable jovencito encerrado por asaltar una panadería?

Prisionero - [+60 puntos amistad discutible]

Y - [Toma ya, ha acertado]

Prisionero - En realidad, más que decirte dónde está, puedo decirte dónde no está.

Yui - [¿Para qué levantarse?] ¡Oh, pero qué noticia! ¿Y dónde no está? ¿En el sol, en la luna, en las estrellas, con mi sensei? ¡Cuantísimas gracias te debemos y no serían suficientes ni para acercarnos al favor que nos haces como informante, digno caballero oscuro!

Y - [Pequeño aplauso]

Yui - [Un poquito feliz]

Prisionero - No está en estos calabozos.

Y y Yui - [¡Zas! en el sarcasmo]

Yui - [Pálido] Miente...

Y - [Colorada] Es más probable que no lo haga. Bien pensando, Aveline es nuestra mejor y más leal amiga y se lleva portentosamente bien con el dueño de mi corazón y demás órganos internos. Quería que pensara en lo que había hecho, luego se vio obligada a separarme de él para que no aprovechase la ocasión, flirteara y le hiciera ojitos como si no hubiera mañana, pero ella es una mujer noble y justa, ergo obviando que era cómplice porque no le quedó más remedio no había necesidad alguna de que pagara por mis pecados en una celda a parte. [Mohín] ¡Pero Fenris nunca me dejaría aquí sola viéndose libre! ¡Jamás!

Prisionero - No estaba solo.

Y - ¿Cómo que no? [De colorada pasa a bermellón] ¡Mataré a esa...!

Prisionero - Estaba con un hombre.

Y - [Granate (+ hemorragia nasal)] ¡Mataré a ese...!

Prisionero - Alto, moreno, piel pálida, ojos grises, vestido de traje. Sonreía con malicia y parecía el tipo de persona que enterraría a muchos si lo pintaran de rosa.

Y - ... [Rosa palo] Mi exmarido. Me voy.

Yui - [Musitando] El medicucho ha hecho algo bueno por una vez...

Prisionero - ¡Llévame contigo!

Y - [Atándose una toalla a la espalda] Gracias por la información, ¡pero no!

Prisionero - ¡Pero...!

Y - Ni siquiera me voy a llevar a Yui. [Quitándose la falda] Tal y como he dicho antes, Aveline y yo somos amiguitas, ¿y qué clase de amiguita sería yo si dejase a la capitana de la guardia de la ciudad con la mayor parte de sus presos conscientes fugados? La campeona todavía, ¡pero el resto...! Se convertiría en el hazmereír, no se limitarían a despedirla o degradarla, pobrecita mía. A Yui le parece bien.

Yui - Me parece geniaaal...

Y - Tampoco te pierdes nada, no es una vía de escape... agradable.

Prisionero - ¡...eso es desleal!

Y - [Una comisura se le levanta mientras se aproxima al rincón opuesto al de Yui, rincón húmedo, frío, sugerente, casi misterioso, y su perfil se gira para mirarlo de reojo] ¿Qué lealtad le debo a un desconocido?

Prisionero furioso - ¡Por mí como si te ahogas!

Y - Hum, ¡sería un final patético! [Coge aire]

Yui - ¡Espera, Yuki-sensei! [Agarrándola del brazo (sin levantarse)] Esto es muy sospechoso, ¿no crees que podría conocer tu obsesión con él?

Y - Me he leído Fenris, el elfo de Laura Gallego por motivos obvios: nadie lo desconoce.

Yui - ¡Por eso lo digo!

Y - Incluso aunque lo fuera, caería en ella de todas formas. =_=

Yui - Es verdad, siempre lo haces. ╥_╥

Y - Adiós, Yui. Te veré en unas semanas. [Beso aéreo]

Yui - [Atrapado y lamido en la palma] Respira mucho, sensei. ಥ﹏ಥ

Y - [Vuelve a coger aire sin revervas]

¡CHOF!

Prisionero - ¡Qué tonta es!

Yui - ...ese color me suena.

Alicia - ¡Hola!

Yui - Eh...

Alicia - ¿Ji, ji?

Yui - ¡¿Eras tú?! Σ°□°|||

Alicia - ¡Ji, ji! ¡Contaba con su egoísmo!

Yui - [Finalmente se levanta, corre un metro, se arrodilla para dejarse la garganta en el húmedo rincón. Húmedo no, ¡mojado!] ¡Sensei! ¡Sensei! ¡SENSEI!

Yukino está ocupada con las aguas...

Y - [...saliendo de ellas con trabajo y poca elegancia] ¡Cof, cofrr, cofuf!

Ace de Corazones - ¡Por fin!

Anders - [Toalla en mano] Lo bueno se hace esperar...

Y - Hola, Anders, hola, Ace. [Traspié, se agarra a este último] El calor que desprendes consuela la helada rigidez de mis carnes...

Ace de ♥² - ¡Hay ganas de marcha!

Y - Es que estoy cariñosa y Fenris no está... ¿queréis saber por qué?

Anders y Ace - ¡No!

Y - [Carrapeando y efectuando pose y voz (subjetivos y procedentes casi únicamente de su imaginativa) de el único exmarido existente en Otaku Hen] "¡Eh, tonta perdida! ¡Me voy a llevar a elfo de tu novio y le voy a llenar los oídos de mentiras y verdades sobre ti para separaros y convertirte en la miserable para la que has nacido ser! ¡Muajaja!".

Ace - [El exmarido se ha convertido en pirata] ¡Y quieres ir en su busca!

Y - ¿Estás loco? Tch, ¡qué pregunto! Estoy de vacaciones, caballero descorazonado: una maquinación de tan baja índole no me hará trabajar. Albergo una orgullosa fe inquebrantable en la fe igualmente inquebrantable que me profesa Fenris, nada de lo que le diga, ninguna prueba que le enseñe, vulnerará nuestra relación... ¡cómo si fuera a funcionar!

Ace - ¡Has ido bajando la voz!

Y - [Y ha pasado a musitar para sí] No, no lo hará, no puede... [Estremecimiento] ¡Achús! ><

Anders - [La tapa] ¡Vas a pescar un resfriado por la revolución!

Y - Dame un respiro entre asalto y asalto, ¿quieres? Para vuestra información y por si no lo sabíais, La Costa Herida es más grande, es más profunda y está más herida de lo que el común de la gente se imagina. ¡Sochús!

Ace - [Pasándole el brazo por la espalda para frotarle el más lejano y soplarle cerca del lóbulo de la oreja, sonrisa en ristre...] ¿Quieres que te caliente?

Y - ¡Mm, chiste malo!

Ace - ¡Juego de palabras afortunado!

Y y Ace - ¡Ja, ja, ja!

Y - ¡Jachús! [Se frota la nariz] La verdad es que tengo frío. Anders, ¿me echas tu hechizo de fuego para calentarme los músculos?

Anders - ¡No me provoques así en público!

Y - [Secándose el pelo] A todo esto, ¿dónde está el chico por el que nos hemos jugado la libertad?

Anders - [Pose dramática tardía]

Y - Tú y tu afán de protagonismo... =_=

Aoi - [Sobre un montón de rocas donde rompen las olas a dos brazos de la orilla] ¡El bondadoso Aoi permite que los peces gocen de la perfección de la que se privarían de no ser por el venturoso nudismo místico!

Anders - No habría pagado por ver esto.

Y - ¿Seguro? ¿Seguro, seguro? ¡Mm, esa miradita cómplice! ¿Qué puedo decir? Se me ocurren mil formas infinitamente más terribles de despilfarrar tiempo, esfuerzos y recursos económicos que verle su grandiosamente perfecto trasero perfilado en las rompientes, incluso contoneándose como el maníaco trasero de quien es.

Anders - Sospecho que vas a contarme otra de tus historias de fantasía. [Se sienta en la arena]

Y - Que son reales como la vida misma. [Hace lo propio sobre una roca] O, más concretamente y mejor dicho, mi vida. Corría este año mismo, el 20 de Junio en el que celebré mi santo, porque el día de la fecha correcta (el 18) pasé por la peor experiencia de mi vida y no fue posible...

Ace - ¡Ahora vuelvo! [Mutis por la izquierda]

Y - Fuimos a mi restaurante japonés favorito y luego vimos Maléfica.

Anders - Qué cuento tan corto.

Y - Qué horror de película, tan inconsistente y absurda. Es tan negativamente increíble que Maléfica se llama Maléfica desde el principio y porque sí. ¡Y es un hada! Pero bueno, ¿a qué viene eso? De todas las cosas que pasan por las buenas en esa catástrofe cinematográfica, nada se compara con el resbalón y caída libre al abismo del nombre. ¡No puedes ponerle a alguien un nombre con semejante carga significativa porque sí, porque te salga de ahí! ¿Qué menos que primero se llame Benéfica y más tarde, esa centésima de segundo en que no lo es, que empiecen a llamarla Maléfica? Si un personaje es malo, lo es y punto. No se pueden cambiar los hitos de Disney por la caja, cargarse infancias junto con las películas...

Anders - ¿Le has puesto nombre una piel delgada y delicada?

Y - Entré con pocas expectativas y salí indignada. ¡Eso! es una pérdida de tiempo, esfuerzos y dinero, con lo caro que está el cine. Si bien fue una buena forma de desconectar antes del viaje de 12 horas a Andalucía (donde lucharía a brazo partido por un 15% de conexión durante tres semilargas semanas) de la mañana siguiente. Me morí de sueño y aburrimiento entre canciones y paradas para descansar cada tres horas, pero cuando se me obligó a despegar la cabeza de la almohada de madrugada para prepararme e irnos al coche lo hice con un desperezado sueño yaoi en curso de aquellos raros, singulares y poco frecuentes que dejan buen sabor de boca... así que... no estuvo mal. ¡Lástima no recordarlo ya!

Anders - ¡Ah! ¡Esa una metáfora para provocarme!

Y - Ya estás como Aoi y sus fetichistas exigencias de que le bese los pies.

Aoi - ¡Eso, bésame los pies!

Y - [Manos de bocina] ¡Era un ejemplo!

Aoi - ¡El ama ha de cumplir su palabra y venir nadando a besarle los pies al candoroso Aoi! ¡Por el honor y la honra!

Y - ¡No sabes lo que significa "candoroso"!

Ace - ¡Aquí estoy!

Anders - [Vozarrón] ¡Hola!

Y - ¡Ace, bésale los pies!

Ace - ¡Tengo algo mejor en mente!

Anders - [Apretándose la frente, harto de gritos] Eh, Hawke, se me acaba de ocurrir un nuevo plan revolucionario...

Ace - [¡ZAS!]

Y - ¡Uuh! [Gira la cabeza] ¡Ja, casi me das, viva la mala puntería propia del esgrima! ¿Qué me has tirado?

Percibo siete diferencias en el paisaje...

Katana-kun - Señora, te recomiendo que me bajes.

Anders - [Boca al suelo]

Y - Oh. Gerarda.

Kk - El día en que dejes de humillarme nominalmente será uno de los más felices de mi larga vida, señora, pero de momento me conformo con que me bajes.

Y - ¡Siempre con tus exigencias!

Kk - ¡Y tú siempre tan temeraria! No sé qué habré hecho para merecer una dueña como tú, pero habrías de sentirte afortunada de conservarme. ¡Soy una pieza de artesanía fina! ¿Dónde están mis friegas con aceite vegetal? ¡Preciso cuidados dignos!

Y - Hmmf. [Alarga la mano]

Anders - ¡Quieta!

Y - No puedo, acaba de venirme a la mente la razón por la que se me ha tirado a mi Robustiano...

Anders - ¡No toques eso!

Kk - Perdone mis modales, buen señor. [Ya en mano conocida] Yo soy la espada que vela por la seguridad de los asesinatos de la señora Yukino cuando se acuerda de mí, encantado.

Anders - ¡Las espadas no hablan!

Y - A veces sí. =^=

Kk - Esto solo me había pasado una vez...

Anders - ¿¡Has estado tonteando con magia de sangre?!

Y - ¡Ogh, lo dice el puro, el intachable, el que no lleva un espíritu iracundo dentro ni ha volado por los aires ningún edificio histórico importante lleno a rebosar de gente importante, mujeres, quizá niños...!

Ace - [Desenvaina]

Anders - Todo lo que yo hago es por el bien de los oprimidos.

Kk - ¡Desenváiname, desenváiname!

Y - [Acercándose para quedarse plantada y erguida frente a él, ese bicho sentado, Katana-kun en mano. Mirándolo por encima del hombro, de la cabeza, de todo] Todo lo que haces es por pura hipocresía.

Ace - [Se lanza]

Y - ¡! [Salta, resbala con la arena, se aparta del mago] ¡Mi costado...! ΣŎロŎ|||

Ace - ¡Ja, ja, ja! [La persigue]

Y - [Huye entre resbalones, cubriéndose la herida]

Anders - [Traga saliva] ¿Pero os vais a pelear? ¿Ahora? ¿¡Y la tensión sex...?!

Aoi - ¡Déjate de juegos y ven a besarle los pies al gran Aoi!

Kk - ¡La vaina, la vaina!

Y - ¡Ya tengo bastantes con estar sembrando la arena de gotitas de sangreEH!

Ace - [A dos centímetros] ¡Ja, ja, ja!

Y - Y ahora con estar literalmente contra la espada y la pared de roca, solo con mi espada Terciana en medio haciendo fuerza e impidiendo el desmembramiento. Si es que no sé cómo sobrevivo... =_=

Kk - No es que pretenda alarmarte más, señora, pero creo que me voy a romper...

Aoi - ¡Ama, ven a jugar conmigo!

Y - No, no, no, no sudes, Veneciano, ¡que te me resbalas de la mano!

Kk - No permitas que me quiebre...

Anders - ¿Hawke?

Aoi - ¡AMA!

Kk - ¡Esto es peor que el óxido!

Y - [Desesperación que aprieta los dientes] ¡Iiiiih!

Anders - Hawke, ¿puedes contra un oso y contra este no?

Y - ¡Está en modo Jajaneitor! ¡¡Y yo bajo mucha presión!!

Ace - ¡Ja, ja, ja! [Inaitor~♫]

Anders - [Hechizo de congelación~❄]

Aoi - [Congelado en las rocas donde rompen las olas]

Y - [Bañada en sudor. Y agua] Se agradece.

Anders - Si tú dices ven, lo dejo todo.

Y - De momento va bien así, siéntate a mirar. [Patada]

Ace - [Bofetón] ¡Ja, ja, ja!

Y - [Empujón]

Ace - [Doble empujón] ¡Ja, ja, ja!

Y - [Empotrada contra la piedra] ¡Igh! >^<

Ace - [Impulsa cada vez más el acero contra la parlante con una mano, aprovecha la ventaja para tirarle del flequillo] ¡Ja, ja, ja!

Kk - Recomiendo una distracción urgente, señora.

Y - Hm... Ahhtt... ¿qué? ¿Cómo qué? ¿Anécdotas? Eso solo sirve si el atacante es menos agresivo que un toro en sus dominios y si se dispone de tiempo suficiente, por no hablar de que aquella minoría de personas que están acostumbradas o les gustan son inmunes.

Kk - No... me voy a... poner quisquilloso...

Y - ¡No es algo que siempre funcione! Por ejemplo, mientras iba de playa en playa las tres semanas de vacaciones en Andalucía, hubieron días en los que mi locuacidad constante para salir del paso no me sirvió de nada. El primer día el agua estaba con-ge-la-da, ¿y qué hice yo? Pues estaba en la playa, de modo que hice lo único lógico y razonable: bañarme.

Mejor dicho, zambullirme. Me metí muy... lentamente... y cuando finalmente metí el medio cuerpo restante emergí del océano con un gritito agudo y ridículo que repetí día sí día también cada vez que me metía. ¡Hacedor, qué frío! No era solo el hielo líquido, no, era el iceberg derretido que se me había aglomerado en el pelo. Como bien sabes, llevo el cabello larguísimo, la melena me llega a un poco más de media espalda. ¡Imagínate eso repleto de aguanieve cayendo por tu espalda desnuda! Me reactivó los nervios.

Ni mi imaginación desbordante se atrevió a asomar y distraerme.

Kk - Sigue, sigue.

Y - Hubo otro día de los primeros en que mi señor padre y yo chapoteábamos en las profundidades marinas que llevan mi nombre, y ni mil anécdotas le habrían salvado. Yo nadaba como un pez bucea en su juventud, él resoplaba. Yo parloteaba sin cesar a su alrededor, él no sabía cómo hacerme callar sin tragar agua. Yo me habría quedado una hora dentro, ya que cuesta entrar; él quería salir ya.

En ello estaba cuando un socorrista recién metido en el agua nos llamó la atención a la par que se acercaba a nosotros, a mi padre. Nos dijo a viva voz: "¿Todo bien?". Mi padre, yo, mirándolo de hito en hito: "¿Qué?". Él, avergonzado: "Nada...". Salió de allí ipso facto sin pena ni gloria. Mi padre y yo nos miramos. Él, desconcertado: "¿Se ha pensado que me estaba ahogando?". Yo, muerta de risa: "¡Estás mayor!". Luego me fijé en lo soberbiamente atractivo que era el socorrista, moreno y musculado, pero sin pasarse. ¡Guapísimo!

Ni mil anécdotas le habrían salvado. De la vergüenza. Se lo recordamos cada día una buena temporada. Fue una anécdota recurrente en mi repertorio, cosa que seguirá siendo. ಡ౪ಡ [Qué cachondeo, qué malicia]

Anders - ¿Tu padre no estaba muerto?

Y - El del juego. Otro día el mar me dio una soberana paliza, víctima inocente de mí. Me golpeé la rodilla derecha contra la arena unas tres o cuatro veces, repetidamente en todo caso. Luego me puse a perseguir las olas y me di porrazos de agua en oídos y demás. Finalmente me di de bruces contra las rocas que ocultaba la marea. ¡Qué dolor! ¡Qué miedo! ¡Podría haberme roto la crisma y ahora no estaría escribiendo esto! Huí despavorida.

Anders - Escribiendo.

Y - Otro día las olas me arrebataron el coletero, que se perdió mar adentro, a la deriva. Pero dos días después mis padres lo encontraron paseando por la orilla. Lo que el mar te quita, el mar te lo da.

Otro, estábamos cenando en uno de los bares de tapas de por ahí cuando apareció una pelota botando en la mesa. Redonda, grande, de plástico duro, rosa y blanca. En seguida vimos que pertenecía a una niña pequeñísima que se acercó sonriendo. Cogí la pelota correspondiéndola, la alcé en mi mano a la par que ella lo hacía con las suyas... y le di de lleno en la cara. ¡Sin querer!

Fue... bastante horrible. Menos mal que se fue corriendo. Otro día cruzamos un parque, se encendieron los aspersores, procedimos a la Misión Imposible (banda sonora incluida en mi cabeza) de esquivarlos, nos mojaron y fuimos duchados a la cena.

Por último pero no menos importante, asistimos a la feria de Algeciras, ¡que es enooorme, mucho más que la feria de abril de Barcelona! Llena de locales de sevillanas, atracciones y... ¡luces!

Como estas.

O estas.

O las del portón.

Ace - [¡CLAC!]

Kk - [Llorando por su único ojo y empapando el mango en el proceso] No voy a durar mucho más...

Y - Tranquilo, tengo un plan B.

Kk - Soy todo oídos sin bisagras.

Y - Piensa en un lugar feliz.

Kk - ...vale.

Y y Kk - [Un lugar feliz, un lugar feliz, un lugar feliz, un lugar feliz, un lugar feliz, un lugar feliz, un lugar feliz, un lugar feliz, un lugar feliz, un lugar feliz]

¡Alguien que me hace feliz! ⊙^⊙

Y - ¿Yoite?

Kk - [Sale volando] ¡Aaaaaaaaaaaaaaaaah!

Ace - [Ensarta] ¡Ja!

Y - ¡Hhhjh! Σ⊙ロ⊙

Yoite - ... [La señala]

Y - [Manos a la cabeza, a los hombros, al corazón, al cielo, a la arena] ¡¡AAAAAAAAAAARRGHAAAUIIAAAAAAAAAAAA!! [En medio de un grito gutural y unos ojos desorbitados que lo ven todo y no ven nada]

Anders - [Agitando el bastón, alarmado hechizo de curación]

Ace - [Extrae el espadón]

Y - [Se deja caer, encharcando la arena roja]

Ace - [La sostiene por los hombros] ¿La quieres?

Yoite - ......

Ace - ¡Toma lo que queda! [Se aparta]

Y - ¿P-pero qué te he hecho yo para merecer esto, a parte de sonreír como la tonta que dicen que soy nada más verte?

Yoite - . . . . .

Y - ¡Lo que yo decía, absolutamente nada, que es en lo que me voy a convertir sigues así! ¡Creía que eras una alucinación!

Yoite - [Frunce un poquitín el ceño, o una ceja, casi nada]

Y - ¡Que no es eso lo que me molesta, sino el método! ¿¡Pero por qué tienes que gastar fragmentos de vida en destrozarme por dentro como lo harían las agujas de mis pesadillas, pudiendo entrangularme como en Acosándote 05?!

Yoite - ...

Y - Todo lo que provenga de ti me asfixia y embriaga del más profundo y amoroso placer, Yoite del alma mía, por mucho que ahora me halle en la esponjosa nube intergaláctica de una fiel relación estable con el melancólico elfo que representa el gozo que siempre creí que se me caería a los pozos. Incluso la violencia. Sobre todo la violencia. Yo respiro tu violencia como los fumadores activos su tabaco tras seis meses de agónica abstinencia.

Yoite - ...

Y - No, estoy perdida e irremediablemente satisfecha con Fenris, pero eso no quita que te siga queriendo. ¡Eres el primer gran amor de mi vida, eso nunca se olvida! Además, al contrario que el segundo, tú nunca me das problemas. ¿Me harás daño si te toco? Porque no me importa, por mí mejor. Será el condimento perfecto para nuestro primer abrazo en meses~♥.

Anders - ...¿me estaré quedando sordo?

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¡Cuánto te queda por aprender!

Yoite - Yuki.

Y - ¿Quieres venir a mi casa? (´//﹃ /// `)

Un largo y unilateralmente agradable paseo de hora y media para llegar a casa más tarde...

Médico y Fenris - [Dándose la vuelta a la vez. Junto a la hoguera. Juntos]

Yoite y Y - [En la puerta]

Fenris - [Abre la boca]

Y - NO. [Índice interponiéndose] Ni te atrevas a usar esa boca para hablar. No me digas que tenemos que hablar los tres, no respondo. 눈言눈

Médico  - Je.

Y - ¡NO!

Yoite - ...

Y - Lo único que pienso combatir este verano ¡es el calor! *^*

¡Estoy de vacaciones!

12 comentarios:

  1. ¡Lo prometido es deuda (y más si ha quedado registrado en un comentario de mi puño y teclas)!

    ¡Oh, formemos un club para personas enemistadas con las agujas y demás objetos punzantes! Señor, aún recuerdo la última vía que me pusieron. Qué dolor, qué mareos, qué ganas de poder reducir la plantilla de enfermeras ... Que no te engañen, lo hacen aposta. Para trabajar en un hospital, hay que ser sádico y con ganas.

    ¡Uy, un seguidor salvaje ha aparecido! ¿Debería imprimir folletos e intentar convencerlo de que se una a mí como tu segundo feligrés?... ¿Qué? Espera, ¿era Alicia?... Casi mejor ahorro tinta. Bueno, mejor. La única que puede adorarte soy yo, Yuki-chan *Modo sádica ¿activado?*.

    ¡Hacía mucho tiempo que no eras cariñosa con Yui, es normal que el pobre se emocione!

    Ostras, ¿en serio te leíste el libro sólo por eso?... ¿Y te gustó? ¿Le echaste un ojo al resto de la saga por la misma razón?

    ¿He mencionado alguna vez que me encantan tus personajes originales? Porque si no es así, lo hago ahora mismo. *Cof, cof, cof. Se aclara la garganta* Los adoro, todos son fantásticos, ¡siempre me parto de risa con ellos!

    Creo que todos los que vieron la película repararon en eso. ¿Pero qué clase de padres tendría la muchacha para que le pusieran semejante nombre? ¿Y qué me dices del hechizo? Mujer, si dices que "todos los que la conozcan la amarán", no te acerques tanto a la niña, porque podrías estar incluída en ese "todos". Qué desastre de plan malvado. Y yo que fui a verla con tanta ilusión...

    ¿Recuperaste el coletero? Pues a mí el mar me quitó unas gafas de bucear hace dos años y aún no me las ha devuelto. A ver si todo este tiempo han estado en una playa de Andalucía y yo sin saberlo...

    ¡¡Yoite!! Si ya hacía tiempo que no eras amable con Yui, ¿cuánto hará desde la última entrada estelar de Yoite?... Bueno, tal vez no tanto, ¡pero es que a Yoite se lo echa de menos! Señor, qué enamorada estoy de ese muchacho, QUÉ ENAMORADA ESTOY. Porque, sinceramente, ¿alguien ha entrado en el mundo de Nabari no Ou y no se ha enamorado de Yoite en el proceso? Lo dudo mucho.

    Bueno, espero que hayas quedado satisfecha con mi comentario, porque, desde luego, yo lo he quedado con tu entrada.

    ¡Hasta otra!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Oh, oh, oh, ¿existe otra de mi misma especie? ¡A mis brazos, hermana de otra madre! XD
      Opino lo mismo, por mucho que se quiera salvar vidas, ¿a quién puede gustarle eso? XD

      Uhh, ¿posesividad? ¿Insitinto acosador derivado de mis clases de acoso? En cualquier caso, buena alumna... XD

      Se "emocionó" más de la cuenta. XD

      Me lo leí solo por eso (y porque me gusta la autora), me gustó y le eché un ojo al resto de la saga, que no me satisfizo tanto, la verdad. ^-^

      ¡Oh, me alegro mucho! Me pregunto por qué lo dirás. ¿Por Aoi desnudo para variar, por Ace, por mi espada Bernarda? XD

      ¡Y encima el tercer deseo del hada Fauna se lo pulen! ¡No existe, hala!
      Tú también caíste en esa trampa publicitaria saca dinero, ¿eh? ¡Nefasto! XD

      O quizá hayan naufragado en otras playas, a saber. Que están en algún lugar del ancho mundo ni lo dudes. XD

      Que raro que no me odies en tal caso por provocarle nuevos y frescos traumas por contacto físico y demostraciones de amor varias, como secuestrarlo y llevármelo en volandas y arrebatárselo al engreído Miharu que es absolutamente indigno de él por egoísta y desconsiderado... XD
      ¡Yo también lo dudo! Yoite eclipsa por completo al resto de personajes, protagonista incluido, con su arrebatadora personalidad. *^*

      Tampoco dudes de eso como no dudas del amor que toda espectadora que se precie le brinda a Yoite, ¡siempre me encantan tus comentarios! XD

      ¡Hasta otra, Alice-chan! XD

      Eliminar
  2. Hola yukino-sempai!! por cierto he notado que aveces también me llamas sempai pero debería ser tu kohai o simplemente llamarme por mi nombre. Yo te llamo así porque siento que eres mi sempai, no esa sempai mayor que tu sino la sempai a la que admiras.

    Con tu anécdota de agujas me volvió a entrar el miedo a las operaciones, sobre todo las vías. No tengo miedo a las agujas como a las vacunas o la extracción de sangre. Siempre tengo buenos doctores que no me hacen sufrir y no me dejan moretones como a mis amigas. Nuestro inevitable y mayor miedo es la vacuna de los 16 esa te deja el brazo hinchado y decían que duele pero era lo mismo de siempre y no me dolía el brazo tengo mucha suerte. Pero vi como mis papas se operaban y se que no quiero una vía en mi ni una operación ya sufrí mucho con mis dientes. Si esto te hace sentir mejor no hay nada, NADA peor que te pinchen con una aguja en las encías o que te acerquen una al ojo. Las dos opciones ya las viví la segunda con anestesia no es tanto.

    Pasando a lo importante, tienes razón con Yui, donde esta ese Yui tan atrevido y tan seguro de si mismo que tuvo la osadía de estropear tu progreso con Fenris? Perdón que raiga el tema devuelta es que Yui quedaría en mi memoria por ese terrible acto incluso aunque muera y reviva no podre olvidarlo.

    Quede impresionada con la feria si que se la curran allá. Sabes Cunado apareció Yoite la emoción fue un grito de fan girl que sonó toda la habitación que es mi cabezita porque era las 10 de la noche cuando lo leí. Y cuando dijo tu nombre creo que sentí casi la felicidad que sentirías vos.

    Por cierto yo estoy aquí tapándome con una sabana por el frio y tu aya maread del calor. Eso me hace pensar en el verano, no me gustaría que llegue disfrutare la primavera yendo a la uni. Y en verano estaré el la ducha y ahora que lo pienso al diablo el pelo me lo cortare y me ahorrare el morirme de calor.

    Buenos saludos Yukino, que disfrutes tu vacas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Eve-kohai! Yo siempre te llamo kohai, mujer, no me creas tan ignorante. Si te he llamado otra cosa será porque me he despistado y equivocado. XD

      Solo leer esa vivencia ya me ha puesto la carne de gallina. XD

      Las agallas le vienen a ratos, pero lo cierto es que lo que lo movió a eso en aquel entonces fue el mismo complejo de inferioridad, que le impele a actos agresivos como ese. XD

      Veo que ha sido un acierto hacer salir a Yoite. En el próximo Frenesí habrá una reunión de acosados. XD

      Sí, siempre me hace gracia la diferencia climática entre nosotras. XD
      ¡Saludos, Eve-kohai! XD

      Eliminar
  3. Me olvide comentarte lo de Maléfica yo también me dije como puede tener un nombre de malvado una persona que es tan buena. Y mi conclusion es que en ese tiempo (en el que se escribió el cuento original) Maléfica no tuviera el significado que tiene hoy en día. Y que sus significado se debía a la característica que destacaba de la poseedora del nombre. En cuanto a mi soy de la generación de la sirenita, Aladin y cenicienta. Por eso no afecta mucho a mi infancia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A esa conclusión han llegado muchas pero ya te digo yo que no es plausible. No solo como filóloga, sino por pura lógica: no va a ser esa la única palabra que en aquel entonces no significaba nada. Simplemente es de escritor vago, como muchas de las cosas que pasan en la película, el nombre se queda así porque sí. =w=lll

      ¿Oh? Bueno, yo también soy de la generación de los clásicos de Disney, y eso no impide que me fastidien una de las películas de mi infancia. No era ni con mucho mi favorita, pero me fastidia e incluso, en aras de la decencia literaria y de la verosimilitud, ¡me indigna!

      Eliminar
  4. ¡Yukinooooooo! Estive en plan modo vacacional y no he podido cdonectarme nada, pero he leído todas tus entradas, of course.

    ¡Vaya! Yo tenía pensado ver esa película, pero viendo lo mala que parece ser, mejor paso. XD

    ¡Qué entrometido es tu ex-marido! Y qué mono es Yoite, de verdad. Aunque nunca será tan mono cómo nuestro sensual elfo. *o*

    Saludos. *^*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, gran desconocida! Hay que disfrutar de las vacaciones, ¿has ido mucho a la playa? A mí ya se me está yendo el moreno, ¡qué desgracia! XD

      ¡Pasa, pasa! Como mucho bájatela para reírte un rato, para otra cosa no vale. XD

      Es su misión en la vida... y en este mi Otaku Hen. Como los Frenesíes tienen continuidad, en el próximo habrá reunión de acosados. Sudo. De calor. Literal. XD
      ¡Ja, ja, eso sin duda! Aunque Yoite siempre será mi primer gran amor y ha despertado, despierta y despertará en mí un gran instinto de protección. XD
      ¡En esta entrada Fenris casi no ha salido, espero que no te haya sabido muy mal! XD

      ¡Saludos! XD

      Eliminar
    2. Soy la fanatica-fan de Dragon Age obsesa de Fenris, espero que te acuerdes de mí. D:

      Me la bajaré o la veré por Series.ly. Me vendrá bien reirme con algo tan malo. XD

      ¿Reunión de acosados? Te van a volver loca entre todos. Ya me lo estoy viendo, va a ser uno de esos momentos en plan "tierra tragame" de lo más divertido.

      Tengo muchas ganas de leer la entrada ya, pero tiempo al tiempo, claro.

      Claro que no me molesta. XDDDD

      ¡Saludos de nuevo! ;D

      Eliminar
    3. ¡Me acuerdo, me acuerdo, cómo no me voy a acordar...! XD

      Pero malo, malo. La verdadera maléfica de la película es la peli en sí. XDD

      Indudablemente. ¿Cuánto sangraré esta vez...? XD

      Agradezco lo de tiempo al tiempo, porque tendría que ir cerrando algunas secciones. XD

      ¡Saludos y despedidas! XD

      Eliminar
  5. ¡hola Yuki-chan, ya volví! (¡uf!, que difícil es comentar estando de vacaciones)

    Oooooohhhhh... ¡pobrecita!, lidiar con la enfermedad es una cosa, pero también tener que soportar profesionales incompetentes.....=w=* gracias a uno de estos personajes tengo un trauma de la infancia....
    Pánico, pánico..... no me dan las agujas (de seguro porque no he tenido mas experiencia con ellas que las vacunas, y cuando me las tienen que poner miro a otro lado y ruego mentalmente que acaben rápido), pero si especificas..... las que logran elevar mis niveles de estrés -y miedo- son las del dentista (bueno, el resto de sus instrumentos también me pone un poco nerviosa :S), y es que uno de mis traumas de la infancia tuvo que ver con uno y una jeringa de anestesia -irónico, lo se-, y hasta el día de hoy tienen que negociar conmigo para ir a ver a un nuevo dentista (XD)..... nunca en la vida me han puesto una vía y, por como lo describes -yyyy algunos encuentros cercanos con las susodichas-, ¡ruego al Hacedor que jamás tengan que ponerme una tampoco! (XD), yo te apoyo, ¡hagamos una protesta contra las vías y otros objetos punzantes! ^w^ XD

    ¡ju! lograste noquear a Aveline, ¡sugoi! no me sorprende que salgan extras salvajes a decirse seguidores..

    ¡Owww! ¡momento tierno con Yui! ^ω^ si es que al pobre ya le hacían falta algo de apr......¡eh! ¡quieto! òᴧó......uh *suspira mientras niega a ojos cerrados, como gesto de reprobación* tenías que acabar tu racha de buena suerte, ¿verdad? (aunque considerando lo masoquista que es quizá y hasta el estatequieto le gustó ^w^U)
    Wuu prisionero salvaje.... ja ja ja pequeño XD (¿por que me río; si yo tengo 17? ^~^)... yaaa que tampoco es para tanto -aunque fue una respuesta muy rebelde...y un poco cool XD- .....ji ji ji ¡Yuki-chan se convirtió en un camaleón! XD (¿y sangrado nasal por imaginación fujoshi?)
    ¡Alicia!... no podía evitar aparecer (sobre todo porque no se iba a perder la oportunidad de desquiciarte) ¿verdad? XD; aunque por lo menos se ha dignado a advertirte (claro, para que te atormentes con tus propios pensamientos, pero aun así).

    Vaya, ¡qué bien se llevan esos dos! ¡Y hasta hacen unísonos! XD y Aoi es tan exhibicionista como siempre XD

    ¿Así de mala es? No me lo esperaba, bueno, no he llegado a verla, pero creí que sería mejor… ¿se llamaba Maléfica desde el principio? Creo que pudieron haberse explayado con una explicación para su nombre y no dejarla así nada mas.

    ¡Oh! Katana-kun, ¡cuánto tiempo! Y también cuanto tiempo que no le pegaba un susto a alguien……. Ya tenía tiempo que Ace no se ponía en “modo jajaneitor” e intentaba asesinarte –pero bueno, ya decía yo que el frenesí iba sin tanta violencia hasta este momento- XD

    ¿Aguanieve? ¿Y estás en verano? ô.ó
    Vaaaaaya… ¡son preciosas esas luces Yuki-chan! Creo que por aquí no hay nada parecido ^ω^

    ¡Yoite! A él también tenía tiempo sin verle, ¡qué imagen!, ¡qué entrada!, ¡qué elocuencia! XD


    Uuuuuhhhhh!! Los tres reunidos *expectación* me huele a una interesante reunión (y necesaria aunque la quieras evitar)

    Ha sido un muy interesante y divertido –por no decir que además informativo- frenesí, yuki-chan (las disculpas por mi tardanza siguen sin ser suficientes pero espero que este comentario compense un poco ^ᴥ^)
    ¡Hasta luego! ~♪

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Bienvenida! XD

      Podría escribirte una larga perorata sobre el horror a esas agujas perversas, pero jamás podría ser objetiva. Es algo visceral. XD

      ¡El poder de la palabra supera la espada! XD

      Ya no sé cómo castigar a Yui. XD
      ¡¿17?! ¡Qué PE-QUE-ÑA! XD
      Pues como camaleón sería el reptil más inútil de la Historia: ¡no me camuflo nada! XD
      Una de dos: o Alicia planeaba hacerme perder el tiempo o meterme en un lío desquiciante persiguiendo la sombra de mi exesposo en pos de venganza. En cualquier caso, mi confianza en Fenris sigue siendo casi ciega. XD

      ¡Esa película no vale nada! =_=

      ¡Sí! ¡Desde Yui no había habido sustos por espada parlante! XD
      Parece que el término (jajaneitor) ha calado. XD

      Bueno, es una metáfora de lo fría que estaba el agua. XD
      ¿No? Pues ya sabes, si vienes a España aprovecha el mes de junio a ser posible. XD

      Realmente era inevitable, y habré de no evitarla en el próximo Frenesí. ¡Maldita sea el seguimiento argumental de la sección! XD

      ¡No te disculpes! Espero verte en mi próxima entrada. ¡Hasta más ver! XD

      Eliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas