lunes, 29 de junio de 2015

Y si... 02 - Elemental


¡Situación Comprometida ha tenido una acogida bastante buena! ¡Ji, ji, ji! Mis planes para nada malvados van viento en popa... Veamos si la brisa sigue soplando. ¿Cuál será la próxima pregunta que resaltará en mi cuaderno negro?

¿Y si conocieses a Sherlock Holmes?
~Ventrículo izquierdo de Yukino Daidogi

Yukino - ¿A cuál? ¿A Robert Downey Junior, a Cucumber, digo... Benedict Cumberbatch, al personaje en general? Al de Elemental ni lo cuento. Bueno, digamos que conozco al señor Holmes. Pues por supuesto, no voy a correr como una posesa al espejo a maquillar... ¡ARG! [Rubor salvaje] ¿¡Qué hago con un pintalabios entre los dedos?! ¡Esto es absurdo! ¡Me voy tal cual!

Punto de encuentro: Baker Street 221b

Concentración, concentración, concentración...

Sherlock Holmes - [Sentado en su butaca]

Y - [En la de Watson, nerviosa perdida]

SH - [Sentándose como los seres humanos medianamente normales]

Y - [Espira... inspira...]

SH - Preferiría que no albergara intereses amorosos por mí.

Y - ¡PIIII!

SH - Elemental.

Y - No, no, no, no...

SH - Es evidente que ha venido usted desde muy lejos a toda prisa, a juzgar por el polvo acumulado en los zapatos y las arrugas de su indumentaria, que ha tratado de alisar y adecentar muy recientemente. Podría atribuir esto al decoro natural o a la intención de dar una buena primera impresión a un desconocido, pero si a ello sumamos el hecho de que pese a los esfuerzos del trayecto no manifiesta usted sudor alguno en su rostro, como si se hubiese maquillado y después, arrepentida, enjuagado su tez con algún producto, esa conclusión resultaría errónea.

Obviamente ha invertido, además, un empeño considerable en aparentar desinterés sin que eso conlleve una apariencia dejada, cosa que corrobora su intento de refrenar cualquier gesto que pudiera delatarla. ¿Por qué motivo podría tomarse una joven tantas molestias para ocultar sus emociones? Porque usted me conoce. ¿Y qué conduciría a la misma a contemplar mi persona fijamente y sin parpadear durante cuatro minutos completos? El amor, es indudable.

Y - ¡Aaaaah! [Entierra la cara entre las palmas de las manos] ¡Yo también preferiría no tener ningún interés amoroso en ti! ¿¡Cómo he podido dejar que un sociópata me robe el corazón?!

SH - Un misterio a resolver. [Le echa un ojo al móvil] A juzgar por los datos que ofrece su blog, dispone usted de intereses románticos de sobra dentro y fuera de esa categoría.

Y - ¡Eres incapaz de amarme! ¡Yo no soy Watson!

SH - ...¿cree que serviría de algo...?

Y - ¡Qué Irene Adler ni qué niño muerto! ¡Eso es una tapadera! ¡Ta-pa-de-ra!

SH - Era de suponer.

Y - Pero tienes razón. [Fuera manos. Hola, rostro sombrío arrasado en lágrimas, grises lágrimas, donde centellean unas pupilas de enferma determinación] Me he enamorado de ti.

SH - Lo siento.

Y - Tú no sientes nada.

SH - Al contrario, siento numerosas emociones. Lamentablemente, ninguna que pueda satisfacerla a usted, me temo. Soy un cerebro, el resto es mero apéndice.

Y - [Lentamente... se pone en pie] Yo me he enamorado de tu portentoso cerebro.

SH - Qué interesante.

Y - Hay gente para todo. Hay quien siente una atracción fatal por los muebles.

SH - Incluso Scotland Yard podría deducir que tiene un plan en mente.

Y - En acción. De momento, avanzo paso a paso hacia ti.

SH - Es usted demasiado tímida en sus proyectos.

Y - Una vez frente a tu butaca, no tengo más que colocar mi rodilla diestra junto a tu reposado muslo izquierdo, lo mismo con la siniestra. [Semblante perturbador] ¡Y ya me he subido!

SH - O quizá no.

Y - [Se le dibuja una sonrisa ladina]

Portazo.
Pom. Pom. Pom, pom...

SH - [Sus brillantes ojos de detective asesor sugieren que ha efectuado la gran deducción de que alguien está subiendo las escaleras]

Y - [Y ella está a horcajadas sobre el detective asesor. Rodeando el cuello del susodicho con los brazos desnudos por el calor del verano y otros. Y haciendo morritos, para rematar]

Ñiiiii~

Σ°□°|||

John Watson - Sherlock, acabo de hablar con Lestrade... [Chan]

SH - [¡Chan!]

Y - [¡CHAAAAAN!]

W - [Deja caer la bolsa de la compra]

SH - Señorita, le presento a mi compañero John Watson. John, nuestra nueva clienta, la señorita Yuki...

Y - [Pánico] ¡No soy una rompehogares!

W - ¡No soy su novio!

SH - Qué curioso, John, es difícil llegar a semejante conclusión cuando se es testigo de cómo derrochas tanta energía en despegar a esta mujer de mí.

Y - ¡No!

W - ¡Aléjate de él!

Y - ¡No quiero!

SH - Me estoy quedando sin aire. [Mucha presión entre nuca, pescuezo y alrededor]

W - ¡Es peligrosa!

SH - ¡Basta! [Se levanta cuan largo es]

Y - [Ni un músculo ha movido]

SH - ¿¡Esto te parece peligroso?!

Y - [Indecentemente dichosa] ¡Eres un árbol! ¡Y yo un koala! [Restriega la cara contra el pectoral ajeno] Éxtasis~☆...

SH - ¡Qué falta de educación! ¿¡Crees que permitiría que un presunto peligro pusiera siquiera un pie en esta casa?! ¡Me subestimas! Mírala, obsérvala bien. Es un error capital el teorizar antes de poseer datos. Insensiblemente, uno comienza a deformar los hechos para hacerlos encajar en las teorías en lugar de encajar las teorías en los hechos.

La señorita mide 1,64, tiene palmas y dedos blandos y sin durezas propios del ejercicio de cualquier arte marcial, carece de uñas afiladas, no esconde ni dispone de ningún tipo de arma, alberga sentimientos amorosos por mi persona y se aferra a mi torso como a un clavo ardiendo en lugar de defenderse de tus groseras agresiones. ¡Esta mujer es inofensiva!

W - Esta criminal es una acosadora confesa que ha hostigado a tres hombres distintos durante los últimos cinco años y ha secuestrado a más de media docena de inocentes.

SH - Eso es sencillamente...

W - Scotland Yard ha recibido aviso urgente de España sobre su incursión en Londres. Lestrade me ha enseñado una foto suya.

Y - ...¡je, je! [Baja poquito a poco los pies a las baldosas] ¡Los británicos y sus docenas...!

¡Sálvese quien pueda!

SH - [Se frota el mentón] Una reacción inopinada.

W - [Mirada ceñuda al señor Holmes]

SH - Mero error de cálculo. [Mano agitándose en modo quitarle hierro al asunto] Datos, datos, datos. No puedo fabricar ladrillos sin arcilla, John.

8 comentarios:

  1. ¿Qué clase de pervertido puede sentir atracción por los muebles? Jajajaja! ¡Divertidísimo! Me imagino esta estampa y me muero:

    Y - ¡No!

    W - ¡Aléjate de él!

    Y - ¡No quiero!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, ¿verdad? ¡Y no he pensado en naaadie en concreto...! XD

      ¡Y me he alejado porque iban a llamar a la pasma, que si no...! XD

      Eliminar
  2. Jajajajaja

    No va a haber segunda parte o algo así? Una Yukino con prismáticos nocturnos esp... digo... vigilando (para protegerlo, naturalmente) al objeto de su obs...digooo...devoción, eso, devoción ;P

    Por fin la mueblesexualidad empieza a ser visibilizada! xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Me tomo eso como una petición de un "¿Y si...?" oficial! XD

      ¡Como debe ser! XD

      Eliminar
  3. Asi que yukino-san tambien esta enamorada del señor sher hee??... quien lo hubiera imaginado! (Por cierto soy sora yoru hashiba ;) )
    yo no me hubiera adentrado en las enigmaticas palabras de el señor sher si no hubiera estado mi hermana ahi metida babeando por el y sus azañas, aunque yo admiro al señor sher desde que el libro cruso por un momento mis manos, por que dios ese hombre es tan inteligente que tiene que ser un delito!!
    Y tu enfacis a su amor por los muebles fue xD jajaja... ha bueno me encanto

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Ya sabía yo que serías tú, Sora! Qué inusitado placer verte por aquí. XD
      ¿Y quién no se enamora del señor Holmes? Si es un cielo de sociópata que hará de tu vida un infierno sentimental. Es tan interesante... XD

      Me alegro de que te haya gustado. ¡Ya era hora de que Sherlock hiciese acto de aparición por aquí! Pero nada, ha hecho falta que me obsesionara. XD

      Eliminar
  4. Me ha gustado mucho. Se perciben muchos de los rasgos que te caracterizan y, que posiblemente, por esa misma variedad y atributos tan dispares, el pobre Mr. Holmes ha fallado en sus conclusiones. Por otro lado, era de esperar que se añadiera otro hombre ingenuo a la lista no tan corta de los amantes de esta nuestra enamoradiza Yuki. De Candy.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡No es mi amante! Solo es un pobre desgraciado más víctima de mis arrumacos. Ji, ji... XD

      ¡Me alegro mucho de que te haya gustado! Espero que la cosa siga así de bien. XD

      Eliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas