sábado, 1 de diciembre de 2012

17º - Especial de Reyes

Yukino - Más arriba.

Sebastian - Abajo.

Y - Tiene que estar arriba.

Sebastian - Temo que me obligue a ser imperativo con usted, my lady.

Y - ¡Girando!

Sebastian - [Sudor] Lady Yuki, tal movimiento es inviable.

Y - [En pie, brazos extendidos al cielo] ¡Rozando las nubes!

Sebastian - Qué alumna tan ingeniosa resulta ser en mi compañía...

Y - ¡Tiene que ser como yo digo!

Sebastian - Oh~. En tal caso... [Sonríe] ¿Puedo preguntar a qué se debe mi presencia?

Y - ¡A ayudarme a conseguir que así sea!

Sea lo que sea estoy a favor.

Y - ¿Te has traído a mi espada Engracia a la sala? ¿Sin mi permiso?

Katana-kun - Estoy secuestrado, señora.

Yui - ¡Yuki-sensei, no puedo más!

Y - ¿Qué son esos portazos? Pídele perdón a la puerta y vete a la cama, Yui.

Yui - ¿Contigo?

Kk - ¿Y yo qué?

Y - ¡Ja, ja, ja!

Yui - ¡Entonces es muy temprano!

Y - [Cruzándose de piernas] Monta el belén.

Kk - Mi existencia se ha dejado de notar, por lo que veo.

Yui - Estamos a 1 de diciembre, sensei.

Y - Precisamente, el tiempo apremia.

 Yui - Tómatelo con calma, volvamos al tema de la cama...

Y - [Cruzándose de brazos] Tres son multitud, Yui.

Yui - Solo eso da lugar a tantas interpretaciones que no sé ni por dónde empezar... =﹏=

Sebastian - Lady Yuki, debo decir que tiene usted en su posesión una pieza muy singular. ¿Yerro al suponer que alberga un alma?

Kk - ¡Eso es tener buen gusto, buen señor! Para serle totalmente sincero, jamás llegaré a comprender la razón por la que una pieza de artesanía fina de mi categoría ha caído en manos de semejante...

Y - [Sonríe] Eh, Sebastian.

Sebastian - [Sonríe] Percibo que procura emular mi sonrisa, my lady.

Y - [Levanta la palma derecha hacia arriba] Puedes llevártelo de recuerdo. [Indicando el regalo humano]

Yui y Kk - ¿¡Yo?!/¿¡Él?!

Sebastian - Sus originales detalles persisten, por lo que veo. ¿No me habrá malinterpretado?

Y - ¿Qué posesión singular podría tener yo salvo Yui?

Kk - Gracias, "gratificante" señora, ¡gracias!

Y - Resulta claro a mis ojos como la luz de la mañana que, tras haberlo catado en el último Especial, no ibas a poder resistirte a la tentación de piropearlo, Sebastian, ¡pillín! Yo... [Gotas de sangre] ¿Estoy herida? No recuerdo haberme agujereado la mano. [Cabeza arriba. Más gotas, en esta ocasión resbalando por su mejilla tras impactar en la susodicha] ¡Aj! ¡Yui...!

Sebastian - [Retirando el material importante]

Y - ¿¡Pero qué...?! ¡Yui, contrólate, vas a mancharlo todo! ¿¡Qué razón te he dado yo para sangrar sin más?! ¿¡Qué demonios te has imaginado?! ¿¡Qué motivo...?! ¡No te vuelvo a decir nada bonito! ¡Aléjate!

Yui - De rabia, Yuki-sen, de rabia. [A la ventana]

Kk - ¡No me zarandees! ¡Soy una pieza de artesanía fina y muy sensi...!

Yui - [La abre] =_=

Kk - ¡Aaaaaaahh!

Y - . . .

Sebastian - [Facilitándole un pañuelo]

Y - [Secándose o más bien frotándose insistentemente las manchas con él]

Yui - [Dirigiendo la mirada al techo a la par que cierra los ojos. Suspira] Sufro mucho, Yuki-sen.

Y - Necesitas más disciplina.

Yui - ¡De eso naUARGGH!

Y - ¿¡Pero qué te pasa, Yui, que vienes a mis faldas pies para qué os quiero?! [Pero bien que lo ha recibido]

Yui - [Señala]

Y - [¡Una mano embarrada trepa por la ventana!] ¡IGHH!

Sebastian - Oh~.

Y - ¿¡Qué es esa cosa?! ¡Ay, que ha coronado la ventana...!

Yui - ¡¡El monstruo de la ciénaga...!! >﹏<

Y - ¡Oh, Dios mío, el monstruo de la ciénaga me está dejando la pobre ventana hecha un asco! ¡Como si no tuviera bastante con la sangre del otro día y el anterior y el de más allá...! >0<

Un cenagoso Aoi - ¿Dónde está esa perra? =_=

Y - ¡Dios mío de mi vida y mi corazón, el monstruo de la ciénaga sabe hablar!

Aoi - De ser un monstruo, ama, el espléndido Aoi sería el rey de los monstruos, ¡el monarca de su especie! En cualquier caso: contesta al monstruosamente magnificente Aoi. ¿Dónde está?

Yui y Y - [Abrazaditos. Yui a su cintura y regazo, ella a su cabeza] ¿¡Aoi?!

Y - ¿¡Pero tú dónde has estado?! ¿¡Y esa pistola?! Más importante, ¿por qué Yui no te ha acompañado?

Yui - Yuki-sensei, tienes una forma de quererme...

Y - ¡Ay, ay! ¡No me aprietes...!

Yui - ¡No me arañes los brazos!

Y - ¡Algo tendré que hacer para desembarazarme de ellos! Por favor, deja de apretar, que Sebastian acabará por ponerse celoso de mí de un momento a otro...

Sebastian - [Tic en ojo] Francamente, my lady, si pretende regalarme los oídos no lo está consiguiendo.

Aoi - ¡Es la segunda vez que me entierra! ¿¡DÓNDE?!

Yui y Y - [Señalando el famoso y recurrente rincón en el que todos se sientan]

Kao dóberman - No sé quién soy...

Clac

YuiAoi y Y - [Desvío de miradas] ¿?

Clac, Clac

YuiAoi y Y - Algo pequeño está cayendo acompañado...

⊙^⊙
¿¡Por qué nadie me respeta las puertas?! o^ó

Médico - [Apoyado en el brazo inventor el portazo de la muerte sin tornillos, que a su vez descansa sobre el quicio. Sus pupilas recorren la sala de un lado...]

Y - [Estaba inmersa en el proceso de limpieza de la ventana con el pañuelo de Sebastian]

Yui - [Continúa prendido de la cintura de Yukino, así como medio tendido en el suelo]

M - [...a otro]

Aoi - [Debajo de la puerta]

Sebastian - [Situado en su posición original e indicando extrasensorialmente a su lady que haga lo propio]

Kao - [No sabe quién es]

M - [Frunce el ceño]

Básicamente Todos - [Madre mía, estaba durmiendo. Se acabó la fiesta]

M - Insolente.

Y - [Esa es ella] Qué fulgor adquiere el brillo natural de tus ojos cuando estos se centran en mí de tal manera, sin remoto ápice de odio hacia mi persona, ¡oh, cariño! [Zafándose de Yui de un pisotón, una patada y un empujón]

Yui - ¡Ach!

Y - [Pasos pretendidamente disimulados hacia el mayordomo] ¿Temblar? No estoy temblando, ¡esto no es sino la emoción vespertina de descubrirte y disfrutar del regalo al don de la vista que eres, ya no recién levantado, adormilado! La camisa desabotonada, el cabello alborotado, el gesto concentrado en lo muuucho que me quieres: ¡cómo no vibrar...!

M - ¿Qué es esto?

Un sueño.

M - Y mi imaginación y una obra de teatro.

Y - No, este es un sueño recurrente tuyo. Precisa y curiosamente esta es la parte en la que derribas a los herbívoros, despejas la mesa de un violento plumazo y me tumbas sobre ella.

Yui - [Contemplando a alguien lamentable. Desde el suelo] ¿Delante de mí? ¿¡Pero tú qué clase de retorcidos sueños tienes, me...?! ¡Medicucho!

M - No los tengo.

Y - En tal caso, este es indudablemente el sueño recurrente en el que lanzas a los herbívoros de los mil ojos por la ventana, me siento sobre la mesa y me demuestras tu amor. [Sentándose sobre el sorprendentemente provechoso mueble. Cruce de piernas] ¡Vamos, antes de que te despiertes!

Aoi - [No da crédito a sus oídos] ¡Por el amor del glorioso Aoi, ama, los ancianos no aguantan tanto!

M - Qué poco aprecias tu esperanza de vida.

Y - [Índice en alto] Entonces es indiscutible: este es el reiterado ensueño en el que das rienda suelta a tus pasiones mediante una variada escena de amor extrema con sangre salpicando que culmina con el traslado por mesa de mi cuerpo semiinconsciente a la habitación del país de la felicidad y las piruletas de fresa con nata, en el que recobro toda mi vitalidad. ¡Qué vivaz, cariño, picarón! ¡Vamos, que la mesa nos espera!

Mesa - [Resplandeciente]

M - [Tortazo]

Y - [Rebota contra el suelo]

Yui y Aoi - ¡Sensei!/¡Ama!

M - La verdad.

Sebastian - [Bajo el estrés de tanto permanecer ahí presente] Estudio.

M - [¿¡Qué?!]

Y - ¡! [Levantando la cabeza de un salto a la par que se apoya sobre sus brazos para incorporarse lo suficiente para sentarse sobre sus rodillas. Los ojos abiertos. El sudor deslizándose sobre su cuello. La sien derecha amoratada debido al impacto anterior. El odio en los dientes apretados]

Sebastian - [Otro que resplandece] Como mayordomo de la familia Phantomhive, ¿qué sería de mi si no fuese capaz de asistir a my lady en su estudio del recorrido de la estrella de Oriente cuando esta me lo ruega?

M - Atrevida y mentirosa desvergonzada...

Y - [Expresando un claro "no-no" agitando tanto la cabeza como los brazos extendidos] ¡No es verdad! ¡No estaba estudiando con otro hombre! [Porque es un demonio] No le hagas caso, ¡es un mentiroso! ¡La mejor prueba es que asegura que nunca miente, habráse visto tamaña desfachatez! ¡Te juro que no, que...! ¡Estábamos escribiendo una novela! ¡Una obra de teatro! ¡Una sonata! ¡¡En una cita!!

Sebastian - De estudio.

Y - ¡Cretino!

Sebastian - [Sonrío] ¿Debo suponer por sus palabras que debo marchar?

Y - ¡Y harás algo bueno por una vez en toda tu longeva vida! ¡Vete! ¡Fuera de mi casa! ¡Y llévate la puerta!

Sebastian - [Radiante] Como guste.

Aoi - ¡Espera! ¡El gran Aoi está enganchado! ¡Amaaaa!

Y - No te preocupes, mi querido Aoi, yo también me voy. A gatas, pero me voy.

Perdida es lo que estoy.

M - [Prisionera en mano por el pelo]

Y - ¡No me arrastres! ¡No hay necesidad de arrastrarme! ¡Aigh! [Tirones] N... No abras tanto los ojos, yo... ¡yo...!

M - ¿Qué vas a hacer?

Y - ¡Cumplir mis promesas!

M - Deja de prometer.

Yui - Estoy de acuerdo con eso.

Y - Incluso aunque no hubiese hecho ninguna no creo que me restara más opción a parte de perseguir a los excelentísimos Reyes Magos: ¡las Navidades pasadas poco más y muero asesinada por uno de los pocos iconos yanquis que me son amenos! No tengo intención de repetir la situación que me llevó a sustituirlo en su ocupación el resto del día y de la noche, de modo que la conclusión natural y obvia es optar por los tres ancianos (¿qué edad tendrá Baltasar?) tradicionales en esta mi España. A ellos puedo confiarles mis deseos más o menos materiales una vez sentada en sus rodillas, justo después de anular las posibles peticiones de aquel miserable. Incluso aunque solo sea por el número, las posibilidades de evitar la catástrofe son...

Yui - ¿¡Qué?! [Se levanta de cintura para arriba de la impresión] ¿¡Pretendes perseguir a los Reyes Magos?!

Y - ¿Por qué crees que tengo un dromedario en el baño a riesgo de encabritar a mi yegua?

Yui - [Manos a la cabeza] ¿¡Hay un dromedario en el baño?!

Y - No quedaban camellos. ¿Por qué crees que he solicitado hasta por escrito los servicios de Sebastian en el escutrinio de la ruta de la estrella de Oriente? [Sintiendo sobre sí el repentino peso pesado de unas negras pupilas apuñalándola con su rencor] Que obviamente no guarda relación ni por asomo con un estudio acompañado ni tutelado por alguien que no sea mi marido aquí presente presionando mi cabeza, al borde de arrancarme hasta el último cabello de mi desdichada cabeza. Piénsatelo bien...

M - Estamos a 1 de diciembre.

Yui - Eso ya se lo he dicho yo.

M - [Lo mira. Lo pisa]

Yui - ¡Aighurf! ¡Yuki-sensei!

Y - Si no quieres que te pisen, no te quedes ahí medio sentado, medio tumbado. [Tajante] Y no me lo ofusques más de la cuenta que si él se mueve a mí me arrastra. En cuanto a lo que el día de hoy se refiere, ¡por eso mismo, hay que pillarlos ahora que se ponen en marcha! Si espero hasta la Noche de Reyes estarán demasiado ocupados como para hacerme caso, y si no me anticipo, ¡Ace se me adelantará! Sin piedad.

Yui - ¿¡Otra vez con ese?!

Y - Si es la primera vez que lo menciono abiertamente en lo que llevamos de Especial...

Yui - ¡Sensei, por el amor que te profeso! ¡Tengo muy malos recuerdos de estas fechas que no me puedo quitar de la cabeza!

Y - ¿Qué? ¡Oh! Hum... [Sonrosada] ¡Ay! ¡Ay, no, humf, if, ¡ohhh...!! Cariño, de verdad que no se puede decir nada en tu presencia sin que me demuestres tu amor a tu característica manera.

M - Dónde se supone que se ponen en marcha.

Y - En el desierto.

M - [La suelta] El desierto.

Y - [Se levanta] Sé que no es muy navideño.

Yui - ¡Absurdo es lo que es! ¡Yuki-sen, incluso aunque llegaras a encontrarlos huirían nada más verte...! Porque el método de comunicación estándar para con ellos es la carta...

Y - ¡Ahí quería yo llegar! [Se va]

M y Yui - [...]

Y - [Vuelve de su cuarto envuelta en una de las capas de Ace]

M y Yui - [Uno espera, al otro le hierve la sangre]

Y - [Coge una escalera]

M y Yui - [Se les rompen los esquemas]

Y - [Sube por ella e incrusta algo redondo y plateado en el techo claveteándolo a martillo y clavo perdido como buenamente puede]

M y Yui - [Esperando]

Y - [Baja y guarda la escalera]

Yui - ¿Falta mucho?

Y - Apaga las luces, hazme el favor. [Presiona un botón rojo y llamativo como él solo]

Yui - [¡Listo!]

Y - [Capa fuera]

¡Heme aquí ángel de la Navidad a prueba de levantamientos de falda!

Y - ¿Qué majestad huirá de mi persona si me presento como una de los suyos?

Yui - ¡Sensei, si te disfrazas de la competencia la huida empeora evolucionando a ataque!

Y - Papá Noel no es competencia, ¡es un aliado que echa una mano, alivia la labor y divide el reparto de regalos!

M - [Absorto con la falda] Puede funcionar.

Y - ¿Mm? ¿Te gusta esto? [Arrimándose, muy ufana] ¿Debería vestirlo en nuestra Navidad privada?

Alicia - [Que se haya en cuclillas tras ella, subiéndole la exitosa falda] ¿Tienes privacidad?

Y - ¡Iiiih! [Salto del tigre] ¡Alicia! ¡Ahora no!

Alicia - ¿Luego?

Y - Tampoco.

Alicia - ¡Ji, ji! ¡Estás poco encima de mí!

Y - Alicia, si desapareces te compro jamón de pata negra para el día de Navidad.

Alicia - Mañana.

Y - Mañana...

Alicia - [Gesto más mirada seductora con un dedo en el labio inferior] Añade la falda.

Y - ¿¡Para qué quieres...?! Digo, sí.

Alicia - ¡Ji, ji! [Mutis flotando]

Yui - Yuki-sen, ¿por qué a mí no me regalas nada?

Y - Porque no te tengo consentido, revoltoso.

M - [Tortazo]

Y - ¡OH! >/0< [Cara cruzada y medio cuerpo vuelto] ¿¡Por qué?!

M - No necesito una razón.

Y - [Frotándose el enrojecido cachete, contemplando cómo el culpable del dolor examina a su vez la mano que abre y cierra, abre y cierra] Pero cariño, ¿qué ha pasado con los tonfazos de toda la vida?

M - Je. ¿Qué quieres hacer?

Y - ¡Me voy en busca del oro, la mirra y el incienso! ¿Quién se apunta?

Nánana - ¡Yo! Parece divertido.

Y - Nánana. ¿Nánana? ¡Nánana!

Nánana - Hola, hola, señorita cachorrita. [Tensas sonrisas] Por favor, no repitas tanto ese nombre, solo venía a interesarme por el estado mental de aquella amnésica señorita cuya compañía tanto disfrutabas no hace tanto.

Kao - [Sigue sin saber quién es]

Y - ¿Qué haces tú aquí? ¿Desde cuándo estás aquí? ¿Cómo es posible que incluso alguien como tú entre en mi hogar como Pedro por su casa? ¡No te habrás atrevido a hacerle ojitos a mi marido! Decididamente tengo un gran problema de falta de seguridad.

Nánana - En realidad lo que te falta es una puerta. [Mirando alrededor] Quizá todas.

Y - [¿Y la principal? ¿Se la ha llevado Sebastian?] Las puertas tienen una esperanza de vida muy corta en esta casa.

M - Quién...

Nánana - ¡Soy una mujer!

M - [Ah]

Yui - ¡Embustero!

Y - ¡Ja, ja, ja, ja! ¡Es que se ha desarrollado tarde! ¡Ja, ja, ja, ja! [Dromedario asomando las orejas] ¡Ja, ja, ja...! Ah, mi dromedario Eustatio. [Silba]

Dromedario Eustatio - [Salta por la ventana]

MYui y Nánana - [Uno de ellos con las manos a la cabeza, ¡cuál será...!] ¡!/¡AAAGHF!/No eráis amiguitos.

Y - Los camellos siempre caen de pie.

Yui - ¿Y los dromedarios?

Y - [...] ¡Los dromedarios también! ¡Me voy, cariño, no sé cuándo volveré pero lo haré a su debido tiempo! Por esta vez no exigiré el beso de despedida que me corresponde por derecho únicamente por las circunstancias, que pueden reducirse al hecho de que está aquí presente la aspirante a dibujante de los desnudos masculinos (de los miembros de esta casa)...

Nánana - ¡Nunca mejor dicho!

Y - [Encendida. Con eso y el traje parece una lucecita de Navidad muy elaborada] ...y por nada en el mundo querría que te fiche como modelo. Vámonos, Nánana. =///=

Nánana - Qué bien, siempre he querido conocer a los Reyes Magos y preguntarles el porqué de la falta de sus presentes o de la comparecencia de sus personas a modo de disculpa en la jaula en la que vivía.

Y - [Cogiéndola en brazos con pasmosa facilidad] Ahora que lo dices y lo pienso y reflexiono, tú debes rondar por los cuatro años de existencia vital, ¿no es así?

Nánana - Nací tarde. [Y con quince años]

Y - ¡Todo lo haces tarde! [Encaramándose a la ventana y colocándose en cuclillas con una pasajera en brazos para saltar]

Yui - ¡Un momento! ¿¡Y yo qué?! ¡Espérame, sensei!

Nánana - Que venga. Es muy guapo. ☆

Y - Tú no vienes.

Yui - ¿Por qué?

Nánana - [Aguijoneándole el hombro con su índice] Si viene, ¿puedo vestirlo con el delantal desnudo?

Y - Nánana, no es que me preocupe especialmente que a Yui le recorra la espina dorsal una serie continua de imperecederos escalofríos o que el delantal desnudo o mejor dicho desnudo en general sea exclusivo de Aoi, pero ¡por favor, que si me desestabilizas ahora el final feliz será inviable!

Nánana - [Gran sonrisa] Todavía queda mucho que plasmar en mi libreta.

Y - ¡A falta de puertas alguien tendrá que vigilar la casa!

Yui - ¡No...! ¿¡Por él?! ¿¡Es más importante que yo?!

Nánana - Qué insistente el señorito.

Y - ... [La besa en la mejilla]

Nánana - ¡Oh!

Yui - [Corte respiratorio]

Y - [Estará en shock un rato largo] Je, je, je...

Nánana - Vaya, vaya, señorita cachorrita, ¡qué mala eres!

Y - ¡Sé divertirme! [¡Salta!]

M - [La coge por el pescuezo]

Y - ¡UAH!

¡PATAPAM BANG!

Y - [Sus piernas se balancean en el vacío que da la altura de un segundo piso. Ha ascendido a adorno navideño] Cariño, sabes que aprecio, gozo, me deleito con todas y cada una de tus violentamente originales demostraciones de inflamable pasión, ¡oh, marido mío de mi alma y mi corazón!, que en situaciones normales en las que es mi vida la única que literalmente pende de tus manos no me quejo salvo lo estrictamente necesario para que te diviertas, pero ahora mismo y en semejantes circunstancias apenas consigo mantener mi cuerpo estable sujeta por la nuca como un gatito suicida sorprendido por su amo como para soportar el peso de esta chica por poco que pese. De no ser por el acto reflejo de atrapar su mano, se me muere. ¿Me estás escuchando? No nos vayas a soltar. Antes lo tenía todo calculado, ahora no sé si caeríamos sobre nuestra montura. ¡Cariño, que nos matamos!

Nánana - [Colgada de esa mano] ¡Ah, realmente me aprecias! Muchas gracias por salvarme. Me pregunto cuánto habrá influido tu inclinación por la heroicidad.

Y - ¡Sin mí estarías muerta! ¡No estés tan tranquila!

Nánana - [Sonrisas, sonrisas] Realmente te gusta el papel del príncipe.

M - Voy contigo.

Y - ...entonces Nánana se queda a jugar con Yui. Con plenos poderes.

Nánana - [Mano libre a la mejilla] ¡Uaaah!

Y así, unas cuantas horas de avión y otras muchas en dromedario que equivaldrían a treinta y siete dibujos completos de la dibujante del día...

¡A la aventura romántica!

Y - Viajar en dromedario no es lo más cómodo del mundo. Y sin embargo, cuán dichosa me siento, cuán colmada de una euforia indescriptible. Contemplar el cielo estrellado que nos corona, experimentar el calor de tu cuerpo en contacto con el mío, esa cercanía, tus manos en mi cintura, mi cabeza apoyada en tu pecho: todo atenúa el temblor de mis agarrotadas piernas y desvanece el vertiginoso temor a perder el equilibrio. Es como si me abrazaras. De tal forma que solo siento paz... y sueño.

M - [Suspira]

Y - Disfruta del momento, cariño.

M - No sabes dónde estamos.

Y - ¡Quiero cantar villancicos!

Eustatio - [Escupe]

Y - ¡Y Eustatio también quiere! [Coge aire] Hacia Belén vaaa una burra, ¡rin, rin!

Voz - ¡Pero mira cómo beeeben los peces en el río!

Y - ¡Cargada de chooocolaaate!

Voz - ¡Beben y beben y vuelven a beber!

Y - ¡María, Ma-ría...!

Voz - ¡A Belén pas-to-res!

Y - [Brusco giro de cabeza] ¡A ver! ¡¿Quién es el que no me respeta los villancicos y para más inri tiene la desfachatez de saltárselos a la torera?!

Ace de Corazones - ¡Quién se me ha adelantado!

Y - ⊙^⊙

Ace de ♥² - ¡Ja, ja, ja! ¡Qué faldita!

Y - [Se abraza a su marido]

M - [Hasta ha hundido el rostro en su pecho, uh. Mano sobre su decorada cabecilla] Je, ¿me necesitas?

Ace - ¡Ah! ¡No te escondas!

M - Arre, Eustatio.

Eustatio - [Corriendo como si no hubiera mañana]

¡BANG!

Y - ¡Aaaaaaah! [Rodando por el suelo sin soltar a su bienamado esposo]

M - [Idem]

Eustatio - [Sigue corriendo]

Y - ¡Eustatio! ¡Eustatio, vuelve, no me obligues a perseguirte! ¡Te cambiaré el nombre!

Eustatio - [Vuelve]

M - [Incorporándose]

Y - ¡Cariño! ¿Estás...? [Su brazo] Tienes... te ha rozado la bala.

M - Ínfimo.

Y - ¿Me has...? No solo eso. Se... se podría decir que me has protegido del daño de la caída a pesar de la amortiguadora arena que nos rodea...

M - Me arrepiento.

Y - [Tan roja como su traje] ¡Realmente me amas!

M - [Irritado] Cállate.

Y - [Ojos cerrados, barbilla alzada, morritos] Te quiero.

¡BANG! de advertencia

Sombra de Sombrero - Perseguir a tres hombres hasta el mismo desierto acompañada por tu amante... qué chica tan perversa.

Y - Blood.

SS - Mala mujer.

Y - [¿Desde cuándo dispara balazos de advertencia?] No me digas que has venido con el destroza-villancicos.

SS - Un buen marido debe acudir al lugar en el que su descarriada mujer aspira a comportarse de forma indebida e irracional, cómo lo logre resulta irrelevante.

Y - Hay un coche a pocos metros...

SS - Jumf, ¿fabulas con distraer mi atención, señorita?

Y - ¡Son los Reyes Magos!

SS - Perseguir a tres hechiceros maduros hasta las últimas consecuencias...

Y - De verdad que no se puede hablar contigo.

M - Je. Al parecer todavía existen herbívoros que no se cansan de hacer el más absoluto de los ridículos.

SS - Grandes palabras para un amante lo suficientemente lamentable como para escoltar a mi mujer en una visita a otros tres hombres. Ataviada con esa falda. [Miradita altiva] ¡Jumf! ¿Acaso se puede caer más bajo?

M - Je.

SS - Jumf.

Y - Estupendo, una nueva batalla verbal. Veo claramente las chispas del amor por el combate o quizá la crispación de mi amado mezclándose con las que se corresponden con el mafioso de los sombreros para manifestarse en el aire cual relámpago. Podemos pasarnos así toda la noche. Y yo ilusionada con nuestro momento romántico bajo las estrellas de la noche, un pequeño avance más en nuestra pausada relación... =﹏=

Ace - [Jugueteando con su pelo] ¡Demasiadas expectativas!

Y - ¡Ihhh!

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¡Un escalofrío!

Y - ¡Arf, tú...!

Ace - ¡No te alejes!

Y - ¡No te me acerques tanto!

Ace - ¡Ja, ja, ja! Qué enrojecida. ¿Estás contenta de verme?

Y - [Encendida al rojo vivo] ¿¡Es que ya no te acuerdas?!

Ace - Mmm... ¡ah!

¡Eso en todo caso se menciona en privado!

Y - Eres terrible. ¡Hh! ¡No me cojas del hombro así como así! ¿¡Quieres que me dé un vuelco irreversible al corazón?! ¡Qué forma tan aburrida de morir!

Ace - ¿Quieres repetir?

Y - ¡! [Los ojos bailan de un lado a otro, encogida]

SS - ¿Qué hiciste las Navidades pasadas, señorita?

M - Eres una estúpida.

Y - [Resopla] ¡Maldita sea! [Sacando sus propias tonfas, replica de edición única. ¿¡De dónde las ha sacado?!] ¡Ju! Como acosadora sin fronteras de mi amante esposo que soy, ¿qué sería de mí si no dispusiera de mi propia réplica del arma predilecta del susodicho (edición única) y fuese más que capaz de manejarla? ¡Es como utilizar unas porras que acompañan y refuerzan el antebrazo! ¡JA, JA, JA...! [Dónde las escondería]

Ace - ¡Ja, ja, ja! [Desenvaina] ¡No es mala alternativa!

Y - [Espera]

M - [Cruzándose de brazos]

SS - Jumf. Sería todo un acontecimiento presenciar como mi mujer hace algo positivo con un hombre por una vez.

Ace - [Viene]

Y - [Arremete]

Ace - [Esquiva]

Y - [Arremete]

Ace - [Esquiva]

Y - [Frunce el ceño] ¡Grrr! [Y gruñe]

Ace - [Golpe seco de empuñadura]

Y - ¡Ay! ¡En la cabeza no, animal, que estoy estudiando!

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¡Das más guerra como perro de guerra! [Como el propio nombre indica]

M - Necesitas ayuda.

Y - Por favor, cariño, que no te induzca a error el colorado manantial en el que se ha convertido mi cabeza o la consecuente pérdida de visión del ojo izquierdo que ha recibido y sigue recibiendo el líquido de mi vida, ¡yo soy el príncipe! ¡No es necesario que me rescates, es mi táctica de combate estándar, sencillamente soy de sangrado fácil!

M - [Contemplando el cielo nocturno] Cambia tus tácticas.

Y - ¡No me distraigas con el sonido de tu voz oAGH!

Ace - ¡No te concentras!

Y - I... ¡igh! ¡Ahh...! [La arena se tiñe a sus pies. Respiración entrecortada, pasos vacilantes y sin equilibrio. Alarga la mano entornando el ojo que le queda abierto, entreabriendo a su vez la boca]

Ace - [¡Atrapada!] ¡Ah! ¿Quieres que te sostenga?

Y - Calla y déjame hacer. Hagamos una pausa, permíteme apoyar la cabeza y clavar mis uñas en tu brazo un solo segundo... Bien. ¿¡En qué estabas pensando!?

Ace - ¡Herida y apasionada!

Y - ¡No me mires a los ojos, un poco de vergüenza! ¿¡Qué ha sido de esa costumbre tuya de atravesarme el vientre con tu espada?! ¡La prefería!

M y SS - ¡!

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¡Ese doble sentido...!

Y - ¡Calla, que te estoy regañando!

Ace - ¡Te estás desangrando!

Y - ¡Y una cosa no quita la otra! ¿¡Tenías que cortarme el costado?! ¿¡Tan profundamente?! ¿¡Te das cuenta de lo que le has hecho a mi cintura?! ¡Hay muchas formas de cercenar y apuñalar a alguien! Ufum... Por tu culpa ya no sé ni dónde ha caído mi réplica de edición única de las tonfas de mi idolatrado... No, no las he dejado caer. ¿Cómo puedes sonreírme siempre? ¡Basta, no me aguantes la sonrisa! ¡E-ep, no me des la vuelta! ¡Ah, ah, ay...! ¡Ihgf! ¡Voy a partirme en dos...! ¿Qué haces? ¡No te me acerques tanto! ¿¡Es que no ves que mi marido del alma mía está presente?! Basta, ¡para! ¡No quiero! ¡Deja de respirar! [Apretando párpados] ¡Mmf! [Abriendo el ojo sano] Increíble. ¿Es acaso remotamente posible conservar la capacidad de notar el cosquilleo que tu respiración produce en mis oídos, tan inmersa en el dolor como estoy? Quizá las raíces del masoquismo se extiendan y reproduzcan más allá de lo imaginable.

Ace - Hum. Quiero cortarte más.

Y - No lo hagas...

Ace - Introduciré esta misma arena dentro.

Y - ¿¡Dónde?!

Ace - ¡Ja, ja, ja!

Y - [Horrorizada] ¡La arena no es tan útil como crees...!

¡Zap!
¡Bang, bang!
¡Zapam!

Y - ¿Mm? [En brazos del doctor Médico] ¡Ohh!

SS - [Contando las balas]

Ace - ¡Ja, ja, ja! [Un tanto lejos. Posiblemente haya tenido que saltar hacia atrás, hacia delante y hacia los lados para esquivar las balas] ¡Qué aguafiestas!

M - [Posándola sobre la dichosa arena] Requieres ser rescatada.

Y - Solo de vez en cuando, solo por ti. =///=

SS - Jumf. [Agachado y vendándola] Mi mujer no debería considerar siquiera tan ingrata valoración.

Y - Oh. Hum. Te...

M - [Cogiendo las vendas y colocándolas como Dios manda]

SS - [Quitándoselas de las manos]

M y SS - [Contacto visual plagado de relámpagos]

Y - [Terminando la cura con un lazo, mientras tanto. Momia navideña]

Melchor - ¡Detened vuestra violencia, malhechores!

Personajes cuyos nombres se exhiben en colores - [¡!]

Gaspar - ¡Albricias, amigos míos! ¡Por fortuna hemos logrado personarnos en el momento propicio! De habernos demorado siquiera un instante en nuestro camino, ¡solo Dios sabe qué habría acaecido con el desventurado Papá Noel!

Baltasar - Me veo en la tesitura de rebatir a vuestra merced, rey Gaspar. Quien se halla entre nosotros y nuestras monturas es una doncella.

Melchor - Una doncella malherida, ciertamente. Harías bien en ostentar los anteojos que tuvimos a bien facilitaros.

Gaspar - ¡Una doncella en apuros! ¡Razón de más, si vuestras mercedes me permiten la consideración, para resguardarla del peligro!

Melchor - Aguardad, compañero. Reparad en ella y en su proceder.

Y - Los... [Radiantemente sonrosada] ¡Los Reyes Magos!

AceM y SS - [Mientras tanto, estos tres contemplan a Yukino comportarse como una niña chica, dos de tres en silencio, uno entre interminables risotadas. Es en cierta forma reconfortante]

Gaspar - Lleváis razón, rey Melchor. Pareciera familiar a mis ancianos ojos. [Inclinándose desde su camello] ¿Podría ser vuestra merced una de nuestras niñas buenas?

Y - ¡Sí, sí, sí! [Brazos extendidos y hacia arriba] ¡Súbeme, súbeme a tus rodillas, Gaspar!

Gaspar - Por piedad, permitid que sea este vuestro servidor quien desmonte para satisfacer vuestros deseos.

Y - [Dando saltitos] ¡Sí, sí, sí!

Hay que admitir que vienen preparados.

Gaspar - ¿Cómo puede complaceros este anciano?

Y - ¡Je, je...! [Sobre sus rodillas, colorada perdida] ¡Cuántos arcaísmos! ¡Hablas como el Cid Campeador, como don Quijote, como los caballeros del medievo! [O como ella en el modo príncipe, ventajas de la filología]

Gaspar - No concibo habla óptima para dirigirme a tan bella doncella mas que la que corresponde a la cortesía.

Y - [Al parecer demasiado emocionada para articular palabra] ¡Mmm, mmm, mmm!

Gaspar - Ruego que me refiráis vuestros deseos, joven querubina, mis ancianos huesos se fatigan con premura.

Baltasar - Aguardad un instante, recuerdo a la muchacha. Hará un año...

Melchor - Convengo con vuestra merced, rey Baltasar. Esta joven doncella contravino el deber del bueno de Papá Noel, ocasionándole un sinfín de problemas físicos.

Gaspar - [Respingo] ¿Cómo decís...?

Y - [Bote consecuente] ¡Quería matarme, Ace fue el culpable y acabó siendo solo un chichón!

Baltasar - Pudiera ser, sin embargo, joven muchacha Yukino Daidogi, consta usted en la lista de aquellos que tienen por destino recibir carbón.

Y - ¿De azúcar?

Melchor - Me temo que no.

Y - ¡Pero si he sido buena...!

Baltasar - ¡Ha raptado a mozos y gentilhombres!

Y - ¡Fue en defensa propia! De las que los demandaban.

Baltasar - Tales fechorías...

Gaspar - Basta, amigos míos. Juzgo expiados sus pecados.

Melchor - ¿Estáis seguro de cuanto decís?

Gaspar - Basta con verla, qué despropósito. Referidnos vuestro deseo, Yukino.

Y - [Por fin estar hecha polvo sirve de algo] ¡Je, je! [Se levanta y coge a su maridín del brazo. Repentinamente seria]

M - [¿Qué pasa?]

Y - Quiero una niña con este hombre. *^*

AceM y SS - [Shock]

Reyes Magos - Tal cosa... debéis referírsela a la cigüeña.

Y - [Se gira, alza la cabeza y arquea sus cejas a la par que esboza una maliciosa sonrisa] Vaya por Dios, cariño, parece ser que no queda otro remedio que optar por el método clásico...

M - No.

Y - [Asiendo su brazo con gesto decididamente demente]

M - [Sudor]

Y - Cuando un hombre dice no, quiere decir .

M - Perturbada.

Y - Oh, vamos... ¡uh! [Ambos brazos han sido seleccionados por manos enguantadas. Esto es una cadena de brazos]

SS - Si tanto quieres una hija por el método tradicional, yo te la proporcionaré. Siempre y cuando te comportes.

Ace - ¡Ja, ja, ja! ¡No sabía qué regalarte por Navidad!

Y - ¡...!

Reyes Magos - [Se van con viento fresco]

2 comentarios:

  1. Sebastian cada vez que se encuentra con vos termina transpirando. XD
    Katana-kun es una potencia presa de cualquiera que la encuentre. ¿No te da vergüenza dejarla por ahí tirada? XD
    Siempre son tres en la cama, ¡te olvidas de Alicia! XD
    Tampoco comprendo muy bien por qué Byakuya te dio a Katana-kun. ¿Quizás estaba cansado de escucharlo? ¿Quizas no le agrada? Es que tiene que odiarlo para entregarlo en tus manos. XD
    ¡Qué halagos más extraños! Primero menosprecias a Katana-kun y luego regalas a Yui diciéndole a Sebastian que puede llevárselo de recuerdo. Es normal que se le dé rabia. XD

    Kao se deshizo muy rápido de Aoi. Es muy buena en su trabajo. Una experta. XD De hecho, es hasta divertido imaginar que una chica tan pequeña pueda contra un chico como Aoi, que se cree imparable. XD
    ¡Me da penita Kao! Es manipuladora, ¡pero no sabe quién es! XD

    Yuno-dono debe estar preocupada por tanto gasto en puertas. XD
    Hibari-san duerme mucho, ¿no? Debe estar aburrido o quizas muy cansado de tanta gente haciendo ruido en la casa… XD
    ¿Cómo comprendes que no hay odio en las palabras de tu marido cuando entra tan violentamente en la habitación? XD
    ¡Cuánto nervio! ¿Habrá algún día en el que tu marido no te sorprenda haciendo algo que no deberías? XD
    ¿Tan inocente es Yui que no se da cuenta que ese sueño no es de D-Médico sino tuyo? XD

    En realidad no dijiste nada. Solo te sonrojaste al recordar el beso de Ace y enfrente de tu marido. ¡Qué descaro…! XD
    Me gusta tu atuendo tan navideño, pero ir al desierto tan abrigada… Es un suicidio- XD

    Hacia tiempo que no veía a Alicia. Qué conveniente es su aparición, una vez más se ven tus favoritismos. XD
    ¡Ooooj! Me encanta cuando Hibari-san examina sus manos abriéndolas y cerrándolas. Me recuerda a Ogami. XDD

    ¿Los dromedarios caen de pie? Por cierto, Yui es quien se lleva las manos a la cabeza en su sorprendente reacción. Me parece lindo que se qude en el baño el dromedario. XD
    Pobre Nánana, su vida fue tan triste. Ni un mísero regalo de los reyes recibió en su corta vida. XD
    ¿No te importa la salud de Yui? ¡Qué mala! >w<
    Jujuju, tu marido te corto la diversión en un segundo. XD
    Por lo menos te preocupas por Nánana. Es una chica muy agradable como para que le pase algo.
    Lo que sí me parece raro es que le des plenos poderes Nána-chan, ¿necesitabas darle plenos poderes a Nánana? O.O
    Eso de cantar villancicos me causa curiosidad… Me gustaria escucharte cantar. XDD
    ¿Le tenes mucho miedo a Ace? XD
    Es tan lindo Hibari-san, tan protector. Aunque luego se arrepienta, es adorable. XD
    ¡¡SS!! Tan paranoico como siempre. ¡Qué hombre más exagerado! XD
    ¿Por qué un buen marido debería seguir a su esposa a cualquier lugar que vaya cuando ésta ni siquiera lo tiene en mente? Blood está obsesionado por el amor de alguien que casi ni lo registra. XD
    Jajaja, me encantan las peleas verbales de SS y tu marido. XD
    Fue una lucha sangrienta y dolorosa, ¡pero son tan normales entre vos y Ace esas luchas! Menos mal que estaba tu marido para vendarte. XDD

    Ooooh, es genial que los Reyes tengan una lista de los renegados. ¿Recibirás carbón? Jaja, qué divertido. XD
    ¿Hiciste todo ese lio para pedir un deseo que no se puede pedir a los Reyes? XD Por cierto, ¿vas a ir a visitar a la cigüeña? Tenes que ir hasta Paris. XD

    Pensandolo bien, (después de todos), podrias tener tres niñas. Una de cada uno, ¿por qué no? Te gustan los tres. XDD
    Me gusta la forma en la que se van los Reyes. Me los imagino lentamente en sus camellos, yendo hacia el horizonte- Ah~, la imperceptible brisa y el atardecer- Me encantaron. XDD

    ResponderEliminar
  2. Solo diré que es inevitable. XD
    Reitero lo dicho para el nuevo referente que es Katana-kun/Gerardo. XD
    Alicia últimamente pasa mucho tiempo dentro del espejo. ¡Y cada vez duermo con más gente, debo turnarme! XD
    ¡Qué blasfemia! ¡Me lo entregó en mano para tener a alguien que me aconsejara por la vida y así ahorrarse algo de trabajo! Hum. Ahora no tengo claro a quién le tiene ojeriza. XD
    ¿Yo? ¡Yo no menosprecio a mi espada Orfanata! ¡Yo ensalzo las yaoísticas virtudes de Yui! Si es que Sebastian ya no puede verlo sin quererlo... XD

    Debo recordarte que además de estar armada con todo un arsenal eléctrico, puede modificar su tamaño si así lo quiere. Pero no le hace falta. ¡Es que es muy lista (y Aoi hermosamente estúpido)! XD
    Y ahora no puede ni quiere matar a nadie, ¡porque no sabe quien es! XD

    Estamos comenzando a plantearnos la posibilidad de prescindir de ellas y acostumbrarnos a la vida abierta. XD
    ¡Lo segundo! Ya había aparecido antes, pero entre lo bulliciosos que son los residentes en aumento y con visitas de esta casa y entre que yo me aprovecho cuando duerme por la noche, se pasa el día intentando encontrar una hora en la que descansar. La idónea es cuando caigo rendida. XD
    En la mirada, ¿no? Porque todavía no había abierto la boca (ni falta que le hace XD). Evidentemente digo lo contrario de lo que quiero decir: ¡ironía, eso que nunca uso...! XD
    Mi marido tiene el don de la oportunidad. =^=;
    Es más bonito pensar en esas amables posibilidades imposibles. Eso y que tiene una concepción de mi marido algo tremenda (¡el peooor de los hombres!). XD

    Yo, la más descarada de todas (cromáticamente). XD
    No creas, ¡de noche hace muuucho frío! XD

    ¿¡Q-qué favoritismos?! ¡Dime cuáles! XD
    ¡Mi marido se ha quedado absorto con mi falda! >^< <- qué tendrá que ver
    Pues te aseguro que no tenía a Ogami en mente cuando escribí, la verdad. ¡Pero me alegra que te haya "ojjj" gustado tando! XDD

    POR SUPUESTO que caen de pies. ¡INDUDABLEMENTE, caen de pie! Tienen que caer de pie...
    El lugar que habitaba era inaccesible para iconos navideños. XD
    Es un masoquista, ¡sobrevivirá! XD
    ¿Mencionas eso pero te saltas el beso en la mejilla que le he propinado a Nánana? XD
    ¿Insinúas que me redimo con ella? No te equivoques, ¡es que sin mí moriría! Realmente es un personaje físicamente inútil. XD
    Si quería que se quedase sin ver a los Reyes sin quejarse, algo tenía que ofrecerle. XD
    ¡Qué vergüenza...! >//º<
    ¡No te tengo miedo a él, se lo tengo a amante esposo! Y a sus reacciones al rememorar la escenita del año pasado. >﹏=
    ¡Claro, porque mi maridín es adoraaable! Aunque, bien mirado, todos mis personajes son adorables en algún sentido. XD


    "¡¡SS!!". XDD
    La exagerada paranoia monotemática de SS es precisamente una de las facetas que te gustan de él y te hacen gracia. XD
    ¿No registro mi amor hacia él, su amor (no admitido) hacia mí o el lugar al que iré? Porque SS tiene unos cuantos superpoderes, incluyendo la insistencia como la esencial y principal. XD
    Blood acostumbra a terminar entablando combates verbales con alguien, ya sea mi marido, un tercero o yo misma. ¡Es puñetero! XD
    Otra tradición anual (y medio diaria). ¿¡Por qué nunca gano?! XD

    La lista negra, Debrah. Esa lista la encabezo siempre yo. Y eso que hay gente peor y que empieza por "A". XD
    En efecto. ¿No es genial? XD
    ¿Crees que no hay cigüeñas en España? ¡No, no, no, yo ya he decidido ceñirme al método de concebir tradicional! =¬=*

    No creo que sobreviviera lo suficiente siquiera para concebir a la primera, una vez alguno de ellos escuchara semejante idea: o me molería a palos, o me encerraría en la más alta jaula de la más alta torre o... hum, me pregunto qué haría Ace. =·=

    Me alegra que hayas disfrutado la entrada. ¡Ha valido la pena!
    ¡Ahora, la de cumpleaños! Hacer los Especiales seguidillos va muy bien para no perder el contexto y la trama previa. XD

    ResponderEliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas