viernes, 11 de abril de 2014

Frenesí 04º - Gente enferma


Yui - ¿Yuki-sen? ¡Vuelves a ser normal!

Yukino - Después de unos extenuantes Deseo 06º y 07º de calidad innegable lo he conseguido, sí. Pero a qué precio...

Yui - ¿Qué haces ahí agachada junto al muro, mirando a hurtadillas con tu perrazo de guerra y... encima de Aoi?

Y - [Girándose de improviso]

Yui - Σ(º//ロ///º๑) [Cara a cara]

Y - [Dicha cara le muestra...]

...otro mundo.

Todo va bien...

Yui - [Abrumado] Σ°□°|||

Y - Ah, solo eres tú, Yui.

Mabari - ¡Guof! [Agitando el rabo]

Yui - ¿A qué ha venido esa sospechosa expresión de inocencia? =_=

Y - Con la de recursos que cuesta trasmitir la serenidad absoluta en un solo gesto facial, qué desperdicio.

Yui - ...¿qué estáis haciendo?

Y - Nada. No estamos haciendo nada. De pronto y sin percatarnos siquiera nos encontramos en esta situación. Nos perdimos y nos encontramos aquí. Tengo una relación adultera con esta pared y Aoi es un testigo presencial. ¡Estás soñando!

Yui - ¡Elige una o ninguna!

Aoi - Estamos espiando a una persona insignificante como tú en comparación con mi grandeza con la que hay que tener cuidado.

Y - ¡Aoi!

Aoi - ¡Te lías con las excusas, ama! [Momento de reflexión reflejado en la pose del puño en la barbilla] Será por la distracción que es el escultural Aoi.

Mabari - [Dando vueltas alrededor del recién llegado]

Yui - Sensei, te exijo una explicación lógica...

Y - ¿Tú? No tienes derecho.

Aoi - ¡No lo tiene, no lo tiene!

Yui - ¿Cómo que no? ¡Claro que sí!

Y - Yo soy la única que tiene derecho a exigirte a ti cualquier cosa, por ejemplo explicaciones. A ver, ¿de dónde vienes cargado de cestos?

Aoi - ¡De dónde, de dónde!

Yui - De comprar...

Mabari - [Husmea]

Y - ¿Y qué has comprado?

Aoi - ¡Qué, qué!

Y - Por los huesos secos de La Capilla, Aoi, estás revolucionado. ¿Te quieres callar? Estoy intentando crear cierto ambiente de tensión, no todo hay que decirlo. ¿Qué te pasa, la primavera te altera la sangre?

Aoi - [Enfurruñado y sentado de lado contra al muro] El ama se siente intimidada por el entusiasmo del enérgico Aoi...

Y - No molestes más. ¡Y tú responde!

Yui - Bacalao...

Y - ¿Y qué más?

Yui - Huevos... y patatas...

Mabari - [Estornuda, se indigna y vuelve con su dueña]

Y - [Caricias, caricias] ¿Para eso tanto cesto?

Yui - ¡Si dejaras de recoger a todo bicho viviente, alias personajes, habido y por haber...!

Y - ¿Con qué dinero?

Yui - Con... el tuyo...

Y - ¡Ahí lo tienes! ¡Ya estás volviendo a casa para cocinarnos a mí y a todos algo rico!

Yui - No, Yuki-sensei, no vas a distraerme, ¡eso puede esperar!

Y - No vas a salir en esta entrada más que esto, Yui. 눈ヘ눈

Yui - ¿Qué...?

Aoi - La grandeza del gran Aoi ya ocupa la totalidad del espacio disponible.

Yui - ¡Pero yo...!

Y - ¿Te me quieres imponer? ¿Más aún? ¿Irás más allá de los dispositivos de seguimiento?

Yui - [Líbido]

Y - [Cálida sonrisa] Te acabaré odiando.

Yui - [Grito mental]

Y - [Ha aparecido un fondo rosa]

Yui - ... [Meditación]

Y - [Han aparecido hasta unas coloridas flores florecientes flotantes salvajes] ❀~✿~❀

Yui - [Claudicación] ...está bien.

Y - Buen chico. ♥

Mabari - [Gime y achata las orejas]

Yui - Sí, demasiado. ╥﹏╥ [Alejándose cabizbajo]

Y - [Contempla su marcha]

Aoi - [Contempla otra cosa]

Y - [Percatándose de lo que contempla] ¡Eh! [¡PLAS!]

Aoi - ¡El glorioso rostro que es la gloria del glorioso Aoi...!

Y - [Agita la palma al rojo vivo] Muy bien, ¿cuál es el siguiente paso?

Aoi - Bésame los pies.

Y - Bien dicho: vamos a la mansión de Fenris.

Mabari - ¡Guof! [Vueltas y cabriolas]

Aoi - Y allí se te concederá el gran honor que es la venia de comparecer ante el sacro Aoi y besarme los...

Y - ¡Que no nos vean!

El hogar de un elfo soltero e insolvente.

Mabari - Grrr.

Y - Lo sé. Está fatal. Por aquí no ha pasado nadie ni una escoba ni una fregona en seis años como mínimo. Lo sé.

Aoi - Al estupendo Aoi no le importa siempre y cuando el ama cumpla su promesa. [Descalzándose]

Y - [Entretenida con las telarañas] En el nombre del Hacedor, ¿por qué diantres no se traslada definitivamente a mi finca? [Las rompe con un pie] Desde que Fenris decidió quedarse con... "habitar" en esta abandonada mansión del esclavista que fue su amo, no ha habido limpieza ni un solo día. ¡Hombres! ¡No me extraña que haya enfermado! ¡Cuánto polvo!

Aoi - ¿Un polvo?

Y - ¡Mucho polvo! Claro que yo tengo quien me limpie la mía. Pero no se trata solo de eso. Si solo fuera eso... Ni siquiera ha tirado los cadáveres que dejamos la primera vez que entramos por esta puerta, con lo fácil que habría sido deshacerse de ellos echándolos en la alcantarilla que es la Ciudad Oscura.

Mabari - [Sube corriendo las escaleras]

Y - ¿Cómo habrá ignorado, ya ni digo aguantado, la putrefacción de los cuerpos, la descomposición avanzada de las primeras semanas y meses? Me ilusionaría con que lo ha hecho por la sencilla pero no por ello menos maravillosa razón de que fue la primera cosa que hicimos juntos, nuestra primera matanza (en la que fácilmente habría podido acabar muerta porque ya me tenía embelesada perdida y lo miraba y miraba), nuestra... primera cita. *^*

Aoi - Al gran Aoi no se lo parece.

Y - ¡El gran Aoi puede comprarse un bosque y perderse en él!

Aoi - ¡Al gran Aoi no le hace falta comprarse un bosque para perderse!

Y - ¡Eso no es bueno! Arf. [Inspira. Traga polvo. Tose] ¡Caf, cof! Como iba diciendo, me haría ilusiones, pero el dejado estado general de esta mansión que solo merece y aspira a la definición de fantasma es prueba más que suficiente para hacer añicos todas y cada una de ellas. ¡Puaj! ¡Se han convertido en esqueletos!

Aoi - No es el mejor de los ambientes...

Y - ¡Qué mugrientos están! Y los medios nos engañan convirtiéndolos en un montón de huesos blancos, limpios y perfectos.

Aoi - [Destello ocular] Pero las prioridades superan todo inconveniente, ¡ku, ku, ku!

Y - La ventilación también es malísima. ¡Qué le costará abrir una ventana!

Aoi - ¡El gran Aoi está aburrido de esperar!

Y - Pues empecemos, pero con entretenimiento, o no podré soportar este ambiente. Tengo muchas anécdotas que contar... como por ejemplo, las nuevas asignaturas de este cuatrimestre. [¡Aj! ¡Ha pisado un hueso y se ha partido y han salido bichos y estos...!] ¡Iiih! [¡Y ella se ha subido a la silla!] ¿Te he contado cuáles son? [Y los machacha, y los machaca] Pragmática e Historia de la Lengua Española son anuales, de modo que seguimos con lo mismo, pero además de las susodichas tengo tres nuevas: Renacimiento, Literatura Hispanoamericana del siglo XX y Sociolingüística.

Me encanta Renacimiento, ni me gusta ni me disgusta Hispano y odio Sociolingüística. [¡Pero no todos mueren!] Materia que, por cierto, es casi casi una "María". [¡Y los ahuyenta, pero no hay manera!] Así la definió por lo menos... la profesora... dijo que no lo era, pero la verdad es que el sistema para aprobar la delata como casi casi una "María". ¿Qué es una "María", me preguntas telepáticamente? Pues es una asignatura en la que para aprobar solo necesitas saber escribir tu nombre correctamente. En nuestro caso, solo tenemos que hacer un trabajo en grupo cuyo tema versa sobre "La madre como transmisora lingüística" y luego superar un examen tipo test. Lo que más cuesta es encontrar una madre que cumpla los requisitos del trabajo para entrevistarla... No es mucho... esfuerzo... ¡¡AAAJJJ!! [Pánico]

Sigo teniendo solo profesoras... [Opta por irse corriendo pies para que os quiero a la otra punta de la mansión, con las suelas de las botas haciendo gruñir al suelo y llenando el aire de un crujido pegajoso, desagradable] Las de Pragmática y Renacimiento son especialmente jóvenes, sobre todo la primera, que es casi de nuestra quinta, de nuestra generación. La de Renacimiento es una mujer muy amable, tratable y agradable. Y tiene una voz grata a todo oído humano. ¿No estás muy callado? [Tiesa] Uh.

Aoi - [Como el Hacedor lo trajo al mundo] ¡Oooh! [Y posando]

Y - J... J... ¡Ja, ja, ja, ja, ja, ja, ja!

Aoi - ¡Ama maleducada!

Y - Pfff... [Intenta sofocar el ataque de risa] ¡JA, JA, JA, JA! [¡Imposible!] Ji, ji, ji... ¡Ya estabas tardando!

Aoi - [Eso es un incentivo] ¡Oh, afortunada! La desprendida misericordia del dadivoso Aoi le lleva a condederte una vez más, consentida ama, la repetida pero única, singular y embriagadora oportunidad de regalarte los ojos en privado con lo que es un desperdicio ocultar al mundo... [Pose gloriosa]

Y - [Sujetándose el estómago encorvada, entre ju jus y ja jas incontrolables] ¿Es que nunca tienes frío?

Aoi - El reflexivo Aoi se alegra de que sea primavera.

Y - ¡Bendito sea el buen tiempo! [Lo toma de la mano]

Aoi - [Y lo conduce hacia algún lado. Destellos de arrogancia] El irresistible Aoi...

Y - ¡Calladito estás más guapo!

Aoi - [Cremallera]

¡Puaj! de recibidor.

Y - ¿Sabes qué? [Paso, paso, paso] Mi gran amiga Bestia Parda finalmente ha conseguido su propia bestia, ¡tiene una mascota! Se trata de una bonita perrita mestiza de tres años, mezcla de chihuahua y perro salchicha, dorada como el sol y huraña como su nueva dueña (quien siempre la califica con un "es mala" entre risas, sospecho que de orgullo), que por casualidades del destino hace dos semanas terminó adoptando la familia. Por lo visto, un "amigo" de su hermana pequeña se la dio a esta por alguna razón desconocida y, ¡cosa soprendente!, sus padres no pusieron pegas.

El susodicho amigo se merece mi mayor repulsa, dado que por culpa suya la pobre criatura desconfía de los desconocidos y se agacha con el rabo entre las patitas cuando estos pretenden acariciarla. No sé cómo la tratarían en aquel denunciable hogar, sospecho que la cosa no llegó a la seriedad de maltrato, puesto que es una perra sana y no muestra secuelas, pero el caso es que la pobre criatura conoce lo que es el miedo a algo más que a las ambulancias, y solo ello ya es inadmisible.

Dejando de lado hechos que atentan contra mi sensibilidad animal y más concretamente perruna, ¡el viernes 4 la conocí! Nada más abrir la puerta, salió escopeteada de dónde quiera que estuviese escondida para recibir a su ama, y en cuanto me atisbó ¡grrr! Solo pude pensar: "¡Qué colmillos tan sanos!".

Aoi - [Pasando]

Y - Creo que es la primera vez que me gruñe un perro, o por lo menos una de las pocas. Normalmente ellos me miran y yo los miro, ellos me devuelven la mirada y yo les sonrío, ellos no me sonríen porque son perros ¡y me saltan encima! Y luego amor, amor, amor canino. Con ella habrá que trabajar más para ganarse su confianza, pero me ha dado muy buena impresión. Es la viva imagen de su dueña... sus ojos gritan "¡Te odio!".

El primer contacto con la diminuta versión animal de Bestia Parda fue un éxito rotundo por ¡dos! razones más o menos trascendentales: la primera es que la acaricié y la acaricié hasta que claudicó ante mi pesadez tras olerme bien y me lamió los dedos. La segunda y sin duda más importante es que cuando esa monada está presente se evidencia que a Bestia Parda se le cae la baba con ella. ¡Jamás de los jamases la había visto tan boba con nada! La coge en brazos, la restriega contra su carita, le da besos... ¡ni siquiera está vacunada! Esto va a terminar en enfermedad.

Aoi - ¡La voz del gran Aoi es infinitamente más entretenida, ama!

Y - Entonces quizá te entretenga más saber que una de las cosas que mayor desprecio levantan en los ventrículos del latente órgano que es mi corazón es la desconsideración. No hay cosa peor sobre la faz de la Tierra que una persona desconsiderada. De la desconsideración nacen todos los males. El egoísmo, la maleducada descortesía, la vergüenza propia y ajena, la codiciosa avaricia, el robo, los asesinatos, las faltas de ortografía, todo deriva de ella. Solo con que todos fuéramos considerados con los demás, el mundo sería un lugar no solo mejor, sino incluso perfecto. [Abre la puerta]

Aoi - [Entra aire]

Y - [¡Empujón!]

¡Portazo!

Y - [Dentro]

Aoi - [Fuera]

Y - ¿Qué decías que era un desperdicio ocultar al mundo...?

Aoi - ¡Ama! [Dándole al pomo] ¡Supera de una vez esta timidez absurda! [A la par que aporrea gentilmente la puerta]

Y - ¡Por favor! ¿No ves que no hago si no ser considerada para con la humanidad y compartirte con dicho mundo?

Transeúnte - ¡Hacedor que nos amparas!

Vecina - [Cae fulminada (desmayadamente)]

Aoi - ¿Lo ves? [Golpecitos] El fulgurante resplandor del corporal Aoi ya está teniendo efectos inmediatos, mi ama, veeengaaa...

Moralista - ¡Guardia! ¡Guardia! ¡Dónde está la Guardia cuando se la necesita!

Y - [Por la mirilla] ¿Esto es incómodo hasta para ti?

Aoi - NADA es incómodo para el cómodo Aoi.

Y - ¡Pues aprovecha el público!

Aoi - [Destello ocular decididamente decisivo]

Un Guardia - [Que acaba de llegar] ¿Qué ocurre aquí?

Moralista - [Apabullado por la Guardia que acude cuando la necesita, señala]

Guardia - ¡Oj!

Otro Guardia - [Que es el compañero] ¿Qué?

Moralista y Guardia 1 - [Señalando]

Aoi - [Bailando la danza desnuda de los 80]

Guardia 2 - ¡AJ!

G1 - Exhibicionismo público en mitad de la calle...

G2 - ¡Ven aquí, sinvergüenza! [Saca los grilletes] El frío de la celda te quitará las ganas de enseñar ni un centímetro de piel, ¡canalla!

Aoi - ¡Ama, son unos puritanos! [¡POM!] ¡No toques al gran Aoi, ímpio!

G2 - [Engrilletando y aprovechando para aplastarle el cráneo contra la puerta] ¡Aj, esta perspectiva es incluso peor!

G1 - [Mano al pecho compañero] Espera. ¿Es que no ves lo que yo?

G2 - Demasiado veo.

G1 - Es el hermanastro de la campeona.

G2 - ¡Me da igual! ¡No voy a poderme borrar esta desnuda imagen de la cabeza!

Aoi - ¡Gran! imagen.

G2 - A este me lo llevo al Cadalso. =_=

G1 - [Suspira] No quiero encontrarme luego con la campeona...

G2 - [Agarrándolo] ¡A plena luz del día...!

Aoi - [Se lo llevan a rastras] ¡Amaaa!

La campeona está ocupada.

Y - El detallismo de Bioware no deja de sorprenderme. ¡Mira cómo vive Fenris! ¡Podría hacer un análisis psicológico solo con su rincón privado y la ropa amontonada junto a su cama! Su personalidad se refleja en todo él: su comportamiento, sus movimientos, sus objetos... Como en un buen libro de Clarín. Claro que también se podría decir que es el típico cuarto de un hombre recién emancipado que ocupa ilegalmente una casa deshabitada.

Mabari - ¡Guaf!

Y - ¿Qué, Alistair?

Mabari - ¡Guaf, guaf!

Y - ¡No hago nada malo!

Mabari - [Se tumba]

Y - ¡Oh, venga! Respeto su independencia como hombre libre, simplemente reafirmo mi autoridad como acosadora.

Mabari - [Hace la croqueta]

Y - ...

Mabari - [Expectación]

Y - [PLAS, PLAS, PLAS] A veces ni yo te entiendo.

Mabari - ¡Guau! [A juzgar por la cola, más que satisfecho]

Y - [Voz melosona] ¿Qué hay en ese montón de ropa, chico? ¿Qué hay en esa bola de ropa que dudo que Fenris haya usado jamás? ☆

Mabari - [Se zambulle entre las telas]

Y - ¡Husmea, husmea, mi niño! Yo mientras tanto exploraré el espacio del que es mi mundo. [Vistazo] Ya está. Una espada medio apoyada, medio tirada en la cama, unas cuantas velas y suficientes trapos para que un perro de guerra nade en ellos. Es horroroso. Las sábanas no han absorbido su esencia. [Inspira largamente] Me falta olor.

Mabari - ¡Gurrr!

Y - ¿Eh? Carece de interés. El resto de la sala son una chimenea, un par de bancos al lado en los que supongo se celebrarán las timbas ilegales que Fenris organiza, un laúd salvaje, libros esparcidos por el suelo de baldosas rotas, un poco de vino. Fenris es afortunado en el juego, ¿sabes? Anders le debe tanto dinero que como siga así seguirá pagándole a plazos desde la tumba. Si es que es un portento en todo cuanto hace. ¡Afortunado en el juego y en el amor...! Qué gusto que no estén aquí los chicos para replicarme.

Mabari - [Gime]

Y - ¡Ah, tú también quieres llenarte las fosas nasales con Fenris! Está bien, con los perros no soy celosa.

Pac, pac

Y - ¿No has oído la puerta?

Mabari - [Emerge de los harapos, dobla las orejas]

Y - ¡Ay, cenizas andrastianas, que esto es allanamiento!

Se abre la puerta con un ñiiiii~

¡No estoy!

¿? - ¡Sal de donde estés!

Y - Yukino no está, la campeona no ha estado nunca...

Fenris - ¡Hawke!

Y - [Sale de donde estaba] ¡Amor mío!

Fenris - Vete... de mi casa... [Tose. Tose. Tose]

Y - ¡Fenris! [Corre en su busca] ¿Por qué te has levantado? [Le pasa la mano por la frente]

Fenris - [Está maravillosamente fría]

Y - Tienes fiebre. Creo. En mis manos todos la tienen. Si cierras con tanto gusto los ojos me pierdo a mí misma, te aviso...

Fenris - Vete... de mi casa...

Y - No es exactamente tuya. Anda, ven a sentarte.

Fenris - ¡Deja mis cosas! [Ataque de tos]

Y - [Sujetándolo amorosamente] Qué magnífico estás, luchando contra la enfermedad, enrojecido y sudoroso... Ven a mis brazos y ríndete. =¬=*

Fenris - [Ataque de tos]

Y - [Palmaditas en la espalda élfica y éxtasis en el propio rostro] Como esclavo que has sido comprendo a la perfección que quieras defender tu independencia y vivir libremente, pero lo que es mío es tuyo y tú eres mío: no vas a vivir entre ratas. Bastante he tenido con respetarte este estilo de vida hasta que te rendiste a quererme. =^=*

Fenris - [Mucha tos] ¡Hawke...!

Y - Me pregunto si podré llevarte en brazos. *^* [¿Podrá?] ¡Uixmfurrrgjt...! [No, hay que entrenar]

Fenris - [Suspira]

Y - Lamento haberte contagiado. Aunque he de decir, en mi defensa, que más o menos hasta la millonésima vez que me dijiste que estaba enferma y que dejase de achucharte tanto, creía a pies juntillas que te referías a otra cosa. Ven, deja que te lleve... a la cama...

Fenris - Esta no es tu casa, Hawke...

Y - Espera. No digas nada y siéntate, que tengo que escribir.

Fenris - [Sentado] ¿Qué haces?

Y - Un SOS de toda la vida. Si yo sola no puedo llevarte de vuelta a mi finca, de donde has tenido la desconsideración de irte pese a que dejé claramente explícito que no deberías salir jamás y menos en estas condiciones, voy a necesitar ayuda.

Fenris - [Se calla]

Y - [Silba]

Mabari - [Sin necesidad, porque estaba a medio metro. Se acerca agitando el rabo]

Y - [Le da la hoja escrita]

Mabari - [Se la lleva alegremente en la boca, da media vuelta y desaparece escaleras abajo]

Y - [Adiós, adiós]

Fenris - Espero que no hayas venido solo a cotillear. Te ahorraré tiempo: no tengo nada interesante.

Y - ¿Cotillear, yo? ¡Yo a lo que he venido es a ser considerada!

Fenris - [Risas]

Y - [Animada] Porque soy ¡muy! considerada, ¡no lo dudes ni por un segundo! Como mi amiga Bestia Parda lo fue conmigo un jueves que quedamos el trío habitual (es decir, Smille, ella y yo) para comer pizza y contarnos nuestra vida semanal. Se nos hizo tarde y pese a que ella vivía a cuatro pasos de donde comimos se desvió expresamente de su camino para acompañarme en el mío, porque era negra noche, en las noticias habían dicho que el violador del cúter andaba suelto y según ella soy una completa inútil que en caso de emergencia se olvidaría hasta del mecanismo básico de escape que es el correr. Adorable.

Fenris - ¿...que tú qué?

Y - Que soy muy considerada: siempre pienso en ti. Soy tan considerada como aquella gente que hizo resurgir en mí la fe en la humanidad cuando caí enferma, por contagio de mis señores padres, de esta misma dolencia que has acabado contrayendo. Fue el último fin de semana de febrero que me hizo perderme la clase del lunes.

El martes, que fui a clase ya que no iba a perderme más aún, y estaba yo ahí bajo tierra en el metro, con la mano sujeta a una de esas barras dispuestas en cada vagón para evitar la caída multitudinaria y aplastada por las espaldas de esa gente anónima tan egoísta que en lugar de agarrarse como dicta la mínima cortesía prefieren apoyarse con todo el cuerpo y ocuparlo todo. Estaba reflexionando tan ricamente sobre el fantástico día que hacía para cometer un asesinato y gozando del malestar que produce el resfriado común y las tiritonas, cuando, a solo una parada para mi destino, una desconocida sentada frente a mí me vio la cara y me preguntó por mi salud.

¿Estaría más pálida de lo normal, si cabe? ¡Quién sabe! El caso es que me ofreció su asiento, que yo rechacé con la educación que es de ley. Acto seguido otra desconocida que iba también sujeta a la barra y por tanto a mi lado, una mujer alta y rubia que a todas luces no me habría oído, me preguntó lo mismo. Y contesté lo mismo.

Después reinó un incómodo silencio hasta llegar a la estación... Qué gente más buena, ¿no?

Fenris - Creo que prefiero no hacerte más preguntas.

Y - ¡Pues te las haré yo! ¿Qué te ha hecho venir aquí corriendo con lo malísimo que estás, si tú mismo me has dicho que no hay nada interesante? ¿Tanto aprecias tu privacidad? ¿O me has mentido?

Fenris - ...me has dado un buen susto.

Y - ¿Yo?

Fenris - Antes de que te encontrara, hubo un momento en el que... [Se le corta la voz] No vuelvas a hacer eso.

Y - [¿Eso era..?]

Fenris - Hawke, estás temblando.

Y - [...¿¡una supl...?!]

Fenris - Me estás mareando.

Y - [¡¡ESA VOZ!!]

Fenris - ¡Hawke! ¿¡Qué te pasa?!

Explosión sanguínea
¡CABUUUUM!

Acabo de perder todo mi HP.

Fenris - ¿¡Qué narices...?!

Y - [¡Sécate eso, ¡SÉCATELO!!] Ji, ji. [Gracias al cielo, se lo seca] Je, je. Je, je, je, ¡Ju, ju, ju, JA, JA, JAAAA!

Fenris - Hawke, ¡bébete una poción ahora mismo!

Y - La pérdida de puntos de vida o de flujo vital no es nada comparado con mi amor por ti. *ཀ*

Fenris - [Lo agarran por los hombros]

Y - [Locura] ¿Te das cuenta, Fenris mío, de lo indefenso que te me presentas ahora mismo? ¿De lo mucho que te he echado de menos? ¿De lo que te quiero en todos los sentidos que la amplitud semántica de la palabra ofrece? ¿Te haces una idea?

Fenris - [Traga saliva]

Y - No te amedrentes, valeroso tímido, no vale la pena hacerlo por muy fácil que me sea acorralarte contra el colchón a velocidad vertiginosamente lenta para mi gusto. Lo único que voy a hacer es bajarte la fiebre... haciéndote sudar.

Fenris - [Qué desgracia tener la boca seca]

Y - Qué bueno que te vas a poner~♥. [Encima]

Fenris - [Debajo] Te voy a contagiar.

Y - En la salud y en la enfermedad: así te quiero. [Morritos a ojos cerrados... pero algo le agarra la nuca]

Fuerza invisible - No tan rápido.

Y - [Sudor] ¿Eh?

Fuerza invisible - [Y la lanza hacia atrás]

Y - ¡...! [Rebota contra la pared]

Fuerza invisible - Je.

Y - [¡Qué dolor de espalda y qué aterrizaje más malo!] ¡Hah...! [Alza la cabeza. Mira a un lado]

Médico - [Ahí mismo, con las manos en los bolsillos y la sonrisa subida a los ojos]

Y - ¡Tú...! [Mira al otro]

Fenris - [K.O]

Y - ¡Fenris! [Se incorpora de un salto]

M - Creías que te iba a dejar hacer cuanto quisieras.

Hay que tener valor para interrumpirme tantas veces.

Y - Perdona que me perdone por hacerle cariñitos a mi novio delirante y febril, pero ¿te importa? Estoy asustando al elfo de mi entretelas con mi faceta dominante empujándolo amorosísimamente en su polvoriento lecho del descuido higiénico en un acto de fuerza de voluntad ignoradora de la suciedad sin precedentes. ¡Respeta el esfuerzo de los demás!

M - Lo respeto.

Y - Oh. ¿De verdad? ◕^◕

M - El de los demás.

Y - El mío no. =_=

M - Lista.

Y - Eres un absoluto desconsiderado. Desconsiderado como... bien, no suelo contar este tipo de cosas, pero quiero ejemplificar lo horrible de tu comportamiento y ya que os cuento anécdotas sobre mis profesores y demás, por qué no hacerlo también sobre mis compañeros cuando es entretenida. Verás, resulta que tengo un compañera muy pegajosa que, como sabe que abrazar es mi afición favorita, por no decir lo que más me gusta en el mundo, siempre que podía aprovechaba la oportunidad.

Durante mucho tiempo estuvo haciendo uso del abrazo conmigo pese a que ni había ni hay la suficiente confianza entre nosotras como para que lo hiciera ni tanto ni tan a menudo, hasta que me harté porque no me dejaba ni subir las escaleras sin contacto físico. Después de ese pequeño encontronazo vinieron huelgas y pasaron dos semanas en un suspiro. Fue aquel fatídico lunes... No veas el numerito que me montó.

Dicen que la vergüenza, una vez perdida, se perdió para toda la vida. Y esta la perdió hace tiempo. Estábamos en Pragmática, a primera hora de la mañana. Estaba hablando alegremente con un amigo. Y entró ella, me quiso abrazar y yo la rechacé. Me limité a decirle "Hola...".

¡No veas cómo se puso!

Ahí, en mitad de la clase que al oírla se quedó sumida en un incómodo silencio sepulcral, a viva voz, ¡se puso a decirme unas cosas! "¿A ti qué te pasa? ¡Si te pasa algo conmigo me lo dices y ya está! ¿¡Por qué me rehuyes el contacto desde hace dos semanas?!", casi gritó.

¡Dios! Digo, ¡Hacedor!

¡Se debieron de pensar que era lesbiana!

Y yo ahí, diciéndole muy seria: "Oye, no me montes un numerito". ¡Qué vergüenza! ¿¡Pero cómo se le ocurre hacer esas cosas en público?! Por nada, además. Y mi amigo, el pobre, también sufriendo en la postura de El Pensador, tapándose los ojos por la vergüenza ajena. Es que de verdad, estas cosas se hacen en privado.

M - No me distraerás.

Y - Lo que me estás haciendo no tiene nombre. =_=

M - Lo tiene.

Y - Es verdad: cobarde.

M - No.

Y - Chiquillo. Mocoso. ¡Niño de cinco años! [Le tira un libro]

M - [Esquiva]

Y - [Le lanza la espada del suelo]

M - [¡Casi!] La palabra es: enemigo declarado.

Y - [Le dispara media baldosa rota y desprendida]

M - [Esquiva] Je. Te dejas llevar.

Y - ¿¡Que me dejo llevar?! [Descanzándose las botas a saltitos] ¡A ti te voy a enseñar yo lo que es dejarse llevar! ¡¡Te voy a romper el alma!! [Y se las arroja una detrás de otra]

M - [Atrapa una]

Y - [Se lanza a ella misma]

M - [A lo loco]

8 minutos intensos más tarde...

M - [Lleno de arañazos] Oigo la puerta.

Y - [Medio inmovilizada con la cabeza aplastada entre las baldosas sueltas y dando zarpazos como si no hubiera mañana] ¡Yo solo oigo la sangre que me truena las sienes!

Anders - [En la puerta de par en par, como petrificado por la escena] ¡Hawke! [Agita, apunta y dispara con su bastón]

¡Rayo congelado!

M - [Cubito de hielo]

Y - ºロº [Debajo y boquiabierta. Le da un toque]

M congelado - [Se desliza, se aleja de ella]

Anders - ¡Te he salvado! [Pose dramática del justiciero]

Y - [Horror. Espanto. Pánico] ¿¡Pero qué has hecho, animal?! [Se abalanza sobre el bloque de hielo]

Anders - Salvarte. Siempre es un placer.

Y - ¡Cariño! ¡Cariño! [Se abraza al pedazo helado] ¡Respóndeme! Si lo haces... Si lo haces, te diré las buenas notas que he sacado en lo que llevamos de 2º cuatrimestre, las buenas noticias... ¡cariño! [Gimotea] ¿Por qué no te calientas con mis brazos? ¡He sacado un 10 en el penúltimo trabajo escrito de Pragmática! ¡La profesora me ha felicitado y me ha dicho que es un trabajo impecable, preciso y conciso, que responde con la cantidad adecuada de información! ¡Hasta mis compañeros me han felicitado sin matarme! Algunos de aquella manera, corroídos de envidia... ¡¡Mira las fotos!!

¡Aaaaaaaaaaaah!

¡AAAAAAAAAAAAAAH!

Y - Y... y... [Con la mitad izquierda del rostro literalmente pegada al pedrusco gélido, quizá por las lágrimas y otras sustancias] ¡Cariño...! [Voz rota] ¿Te acuerdas del 9,7 de nota final que saqué en Literatura y Pensamiento del siglo XX? ¿No te lo conté? Pues la profesora me lo redondeó a un 10 redondísimo, hermosamente gordo, lo que lo convierte en matrícula de honor... y eso... ¡hip! ...¡eso significa que el año que viene pagaré menos al matricularme...! [Tragándose las lágrimas entre irritantes sollozos para no pegarse más] Y si eso no te incita lo suficiente para despertarte, ¡he sacado un patético 6,5 en el examen de Literatura Hispanoamericana! ¡Rompe este bloque que te separa de mi integridad física y castigameeee! No te mueras así o será patético... ¡hip, ip, iiiih! [Abrazadita a su bloque de hielo]

Anders - [Suspira] No te preocupes más...

Y - ¡Igh, if, iiiih...! [No se le entiende nada]

Anders - Los amigos se ayudan sin necesidad de preguntas, ¿no?

Y - [Alaridos de agradecimiento]

Anders - ¡No me provoques así...!

Y así, cuando él abrió los ojos...

Todo va bien...

M - [Está tumbado en una carreta]

Fenris - [Está a su lado]

Y - [Vertiendo una poción tras otra sobre sus rostros semidurmientes] Todo, todo, ¡todo!

Anders - [Sonrisilla irónica] Iba bien hace doce tarros.

Y - [Rictus de nerviosismo histérico] ¡Todo va bien!

...y cuando los abrieron los dos...

Fenris - [Está en la cálida cama de Yukino] ¿Hawke...?

Una sonriente Y - [Que solo pretende transmitirle calma] Mundo mío... [Colocándole un refrescante paño húmedo en la frente, pasándoselo por el cuello y el pecho]

M - [Está en el mismo sitio] Yuki.

Una no tan sonriente Y - Estúpido exmarido.

Fenris - ¿¡Qué hace este aquí?!

Y - Han pasado cosas... ಥ^ಥ

M - Tengo frío.

Y - [Le pone una bolsa de agua caliente en los pies y se los frota, frota, frota sobre las mantas] Vais a tener que convivir una temporada.

Fenris y M - ¡Rotundamente no!/No.

Y - Lo que vosotros queráis no importa.

Fenris - ¡No lo quiero...!

Y - ¿Qué, bajo mi mismo techo? Enfermo de mis entrañas...

Fenris - [Dedo en los labios]

Y - Adoro que te pongas celosón, pero ni puedo ni quiero cuidaros a los dos por separado. ¡Ni una palabra! Os voy a hacer un caldo de pollo.

¡Dórate, lechuga del diablo!

8 comentarios:

  1. Hola yukino sempai!!.

    Estas jodida, los dos al mismo tiempo por ahora están enfermos pero ... después.

    A otra cosa... yukino 9 materias!!! 9 materias!! y yo voy 3 y estoy aterrada. Te va tan bien, ahora me concentro en los TP obligatorios pero ya se me viene un parcial, estoy tan asustada.

    Y ultimo tema a tratar, donde esta Fenris, donde esta Anders (que no importa) pero el punto es donde esta Fenris en la encuesta?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Hola, Eve-kohai! XD

      Después se desatará el infierno, pero será divertido y sigue siendo más fácil que controlarlos por separado. Quizá consiga encerrar a mi exmarido en un cuarto el tiempo suficiente para disfrutar de Fenris. XD

      ¡No te preocupes, seguro que te irá muy bien! O preocúpate. Dicen que un examen no es un examen ni un trabajo un trabajo si no te estresas con ellos. También que el nerviosismo es necesario para hacer las cosas. XD

      ¿Fenris? No está. En la encuesta solo está los personajes originales de este mi Otaku Hen. Aunque supongo que podría hacer otra encuesta a parte con los personajes no originales de Otaku Hen más habituales, como Julius, Byakuya, Sebastian, Fenris y demás. XD

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Bueno en pocas palabras Raivaille es una mala traducion y que su verdadero nombre es levi ackerman.

      Eliminar
    2. ¡Aaaaah! ¿Y no me lo podrías haber dicho, mujer? Bueno, está aceptado de las dos formas, no lo voy a cambiar ahora. Además, no es en esta entrada donde sale.

      Eliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas