sábado, 25 de marzo de 2017

Transparente 01 - Esquirla


He intentado resistirme... y he de confesar que me siento orgullosa de mí misma por haber resistido tantos meses, ¡pero ya no puedo más! ¡Desde que vi la película esto es un sin vivir! ¡NECESITO escribir un fanfic largo y salseante de Doctor Strange! Y aquí estamos.

Esto era cuestión de tiempo: adoro Marvel, adoro los cuentos de hadas con desmedida pasión y la capa con personalidad de alfombra mágica me permite demasiado fácilmente meter cuña para añadir todos los cuentos de los Grimm. ¡Lo que me lleva a la sinopsis!

En este inmenso multiverso existen cosas que solo los cuentos saben explicar... ¿Y si el doctor Strange se encontrase con la inigualable reliquia del espejo, espejito mágico?

Las que ya me conocéis ya os imaginaréis lo que aquí encontraréis: ¡humor, romance, misterio, intriga, dolor de barriga...! Y buena escritura, modestia a parte. La única aclaración que me queda añadir es que este fanfic estará basado única y exclusivamente en el Universo Cinematográfico de Marvel (UCM) y no en los cómics.

¿Que por qué Transparente? Pues hace referencia a la protagonista, al igual que Brillante. Muejeje~.

¡Espero que disfrutéis del viaje tanto como yo!

Dentro del espejo...

Érase una vez, hace mucho mucho tiempo, en las entrañas de un lugar cercano o lejano dependiendo desde dónde se lea, una joven atrapada en un tiempo y lugar que no le correspondían.

Abrumada por tan negro contexto, maltratada por la mala fortuna, hizo lo que solamente se atreven a hacer los desesperados y los más tontos que un zapato: un trato con el diablo.

Como suele suceder en estas historias, el diablo en cuestión disponía de tanto tiempo libre como mala leche. ¡Pobre desdichada! ¿Quién no sabe que hay que leer la letra pequeña hasta de un contrato verbal?

Pues el tipo de jovencita que se tropieza con un demonio rojo cual ascua de hoguera y, sin plantearse si tal tropiezo ha sido casual, buscado o destinado, se cree afortunada. No hubo miedo alguno en su limpia mirada al ser testigo de la aparición del ser cornudo cuando este surgió cual fuente de sangre entre la nieve.

No. La muy tonta vio en tan sospechoso monstruo la tela de araña que la esperanza convierte en cuerda cuando una se halla en el abismo, a lo que el diablillo encantado de la vida vio el cielo abierto.

Sin embargo, resultó no ser una presa tan ofrecida como este imaginaba.

- Lo siento, en realidad no vendería mi alma solo por saber cómo escapar de aquí. - confesó la joven, apesadumbrada - Es lo único que me queda.

Por supuesto, el demonio le aseguró que no tenía por qué vender su alma si no quería, pues disponía de mucho con lo que hacer trueque y, siendo sincero como solo un demonio puede serlo, le interesaba más que intercambiara su humanidad. Cuando la asombrosamente serena joven, curiosa y recelosa a partes iguales, inquirió que qué significaba aquello exactamente, el infernal interlocutor batió las alas y se dispuso a ponerse charlatán.

Le narró dilatadamente la dura vida del demonio común, tan lastrada por las limitaciones como la del mítico vampiro. ¡Ah, una vida de burocracia contractual! ¿Que querías un dulce vinillo de B positivo? Pacto. ¿Alimentarte de la desesperanza humana? Contrato. ¿Que te apatecía pasarte una nochecita en blanco? Te invocan. Alas tres de la madrugada. Trueque y labor, prácticamente unos Rumpelstiltskin de la vida.

Resultaba que, para más inri, los demonios no se reproducen, algo completamente comprensible dado el detallín de la inmortalidad... De modo que cuando la demografía demoníaca disminuía no quedaba más remedio que engrosar filas mediante los pactos que rigen la existencia diabólica. ¿Estaba la joven interesada en tan obviamente sospechoso pacto ventajoso?

Ante el silencio reflexivo de ella, el diablo quiso apaciguarle la apetitosa alma garantizándole que su raza era biológicamente incapaz de articular otra cosa que la verdad. Ni que decir cabe que incluso ella tenía clara la paradoja del mentiroso, además de que por más obligado que estuviera a decir la verdad y nada más que la verdad bien podía retorcerla hasta lo irreconocible. De cualquier manera, no se lo pensó tres veces...

- Sí. No tengo nada que perder. - ya que le hacía rebaja, poco que perder, mucho que ganar.

La sombra del demonio pisaba la suya. Tendiendo las pezuñas acarició esas cándidas mejillas, susurrando que habría que apresurarse en cerrar el trato no fuera a venir un ángel a rescatarla.

- Aunque un ángel cayese sobre nosotros aquí y ahora, te preferiría a ti. - dijo ella - No confío en ángeles que esperan a presentarse demasiado tarde.

Estrecharon la mano, sellaron el pacto, la sonrisa del diablo se ensanchó. Ella temblaba, pero se adentró dos pasos en su sombra y se dejó arropar por alas carmesí. Conocimiento por humanidad, ¿qué importaba, cuando la humanidad es más pérfida, cruel y ruin que el demonio que tienes enfrente mil veces mil?

Le descubrió el pecho, que fue palpado por el volcánico pulgar hasta detenerse justo encima del corazón latiente. Allí se hundió el espolón de la garra, de allí se retiró embadurnado, allí volvió a penetrar y escarbar con una esquila de transparente cristal en la punta que poco se tardó en ensartar.

¡Qué dolor! Se le doblaron las rodillas. ¡Qué dolor! Hacia atrás caía, por la nuca la recogía el diablillo. ¡Qué agonía! Y no en el corazón que se enfriaba, no: ¡en la cabeza! Sentía el don de la sabiduría rellenando cada célula, cada neurona, cada vaso sanguíneo y cada hueso. El cráneo estallaba en inmenso enjabre de mariposas...

Vio su piel empalidecer hasta el efecto cromático tiza, vio uñas y dedos volverse translúcidos, vio su cuerpo entero disolverse en humo. Lo último que vio, en su estado molecular, fue el precioso marco circular que la engulló enterita justo antes de cristalizar. ¡Todos los conocimientos del multiverso...! Y un espacio chiquitín para vivir.

Entre la bruma del que ya se instituía como nuevo hogar asomó la enorme sonrisa del diablo. La estaba reflejando.

- Espejo, espejito mágico, dime una cosa...

Y con el paso arrollador del conocimiento perdió su humanidad: olvidó su pasado, su aspecto, su nombre. Todo fue borrado, a gran excepción del pacto que dio pie a su existencia como espíritu del espejo, espejito mágico.

No le guardó rencor al diablo, ¿para qué? En realidad, sus sentimientos eran olas de mar, ráfagas de viento y chasquidos de fuego todo en uno. Al contrario que las hadas, cuyo cuerpo minúsculo no puede albergar más de un sentimiento a la vez, sus sensaciones eran múltiples, insondables. Convertida en límpido vidrio supo desde buen principio que el demonio no le había mentido, pues seguía conservando el alma que era lo único que le quedaba.

Durante algunos años estuvo al servicio del amo demoníaco, hasta que el ser de veleidosa naturaleza se aburrió y deshizo de ella en uno de sus canjes. A lo largo de los siglos pasó de mano en mano y fue utilizada por reyes, pero sobre todo reinas; por príncipes, pero sobre todo princesas; por plebeyos, pero sobre todo plebeyas... hasta que un día se reflejó en ella una fisonomía que no tardó en imitar en su versión femenina, como era su costumbre.

Largos cabellos de ala de cuervo, fino cuello de nacarada piel, labios finos, rosados, cejas esbeltas de grácil delineación y un par de luceros de iris aguamarina... un dios.

- Espejito, espejo mágico, confiesa,
¿dónde está el Teseracto que por las noches me tiene en vela?

Aquí empieza nuestra historia.

Continuará...

¡Aaaah, qué a gusto me he quedado! Para el próximo capítulo... juegos de médicos. (͡ ͡° ͜ ʖ ͡ ͡°)

9 comentarios:

  1. Me has tenido con una sonrisa de oreja a oreja desde el primer párrafo al último. Eso la verdad hacia tiempo que no me sucedia mientras leía. Me gusta tu tono y como reflejas los sentimientos y los contrastes, tu uso de las palabras que no es lo mismo decir algo de una manera que de una cualquiera. Sólo me queda felicitarte por el fanfic.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ay, Davi, que me has llegado al alma. ;^;

      Eliminar
    2. Escribes muy bien Yuki ✌️✌️

      Eliminar
    3. Calla que esto acabará en un "tómame y hazme tuya", bandido. O mejor sigue, que mi vanidad croquetea. XD

      Eliminar
    4. Me encantan las croquetas y espero que también disfrutes de mi humilde prosa cuando la comparta.

      Eliminar
    5. Eso ni lo dudes, mi modesto templario. ♡

      Eliminar
    6. Silvia García Torija27 de marzo de 2017, 11:26

      Sabéis que sois amor, verdad? ��

      Eliminar
  2. Si es que los tratos con el diablo nunca acaban bien a no ser que seas Brendan Fraser...! xD

    Me ha gustado mucho la escena con el diablo, como siempre, describes rápida y ágilmente escenas que se podrían hacer cargantes si fueran sólo a través del diálogo.

    Me ha gustado la referencia a Peter Pan por ahí por medio xD O, mejor dicho, a Campanilla xDD

    Ojojó, se va a liar parda xDD

    Me da que voy a tener que verme Dr.Strange para pillar futuras referencias xDD

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya me has hecho mirar Al diablo con el diablo para entender la referencia. XD

      Jojojó, me parece que se ha notado que lo que más he disfrutado ha sido el diablo y la transmutación. XD
      El demonio solo habla directamente cuando ya estoy sentenciada y en el espejo, muajaja. XD

      En los cuentos de hadas ¡hay que hablar de hadas! XD

      Eso, ¡deberes para casa, ver la peli ya o se te pasa! XD

      Eliminar

Cada vez que no comentas, a Yukino le da tal depresión que se tira por la ventana y lógicamente publica menos entradas